El camino del conocerse, segun Heidegger

Se debe superar la caída del hombre en el Uno y en la medianía des-ocultando la autenticidad que se halla dentro de sí mismo.

Heidegger en su obra “Ser y Tiempo”, se hace las siguientes preguntas y reflexiones sobre la medianía de seguir el dictamen de los otros y de la moda, cuando se ha caído en el mundo, es decir cuando se vive para el “qué dirán” del mundo: “¿ Cuáles son los caracteres existenciales de la aperturidad del estar en el mundo cuando este estar en el mundo se mueve en la cotidianidad en el modo de ser del uno?”, es decir se mueve en función de la medianía de los otros.

Prosigue Heidegger cuestionándose sobre la presencia del Uno en la vida de los hombres:

“¿ Tiene el Uno una disposición afectiva particular, una forma peculiar de comprender, discurrir e interpretar?”. La respuesta a estas preguntas es decisiva puesto que el Dasein regularmente se deja llevar por la dictadura de la opinión pública, de la cual no se pudo sustraer ni el mismo Heidegger, cuando aceptó la rectoría de la Universidad de Freiburg al régimen de Hitler, y quedó señalado como un colaborador del fachismo.

Dice Heidegger que “en cuanto arrojado en el estar en el mundo, ¿ no está el Dasein arrojado ante todo precisamente en lo público del uno? ¿ Y qué significa este carácter público sino la específica aperturidad del uno? “(Heidegger,“Ser y Tiempo”, Madrid Trotta, 2003, pp190), puesto que lo público representa el vivir ante los otros y para los otros.

Heidegger considera como una característica del Dasein el hecho de buscar ser del conjunto de los otros, permaneciendo oculto e indiferenciado, dentro de esos otros, sin notoriedad. Y este permanecer oculto en el ámbito privado, es como el retiro a la guarida del hogar pero con un ojo avizor a todo lo que implique no desentonar de los otros. Es como vivir en privado pero sin oponerse a los otros y ser tenido como de ellos.

Para Heidegger esta medianía y seguimiento de las modas es la que nos impide ser auténticos, ser nosotros mismos y ocuparnos de nuestro Ser propio para ser nosotros mismos, y no pertenecer al Uno de los otros, puesto que esta medianía nos condena a vivir alienados y descuidados del Ser-Tiempo más íntimo y propio, lo cual nos separa de nuestro propio destino irremediable que es la propia muerte. Esta condición nos hace unos seres amorfos, atados y como caidos en el conjunto de los otros.

El símil de la caida en el mundo de la medianía recuerda el siguiente pasaje de Platón, en “Diálogos, Fedón o del Alma”, México Porrúa, 2007, pp 569 : “Los filósofos, al ver que su alma está verdaderamente ligada y pegada al cuerpo y forzada a considerar los objetos por medio del cuerpo, como a través de una prisión oscura y no por sí misma, conocen perfectamente que la fuerza de este lazo corporal consiste en que las pasiones hacen que el alma misma encadenada contribuya a apretar la ligadura”.

Entonces el alma del verdadero filósofo, persuadida de que no debe oponerse a su libertad, renuncia, en cuanto le es posible, “a los placeres, a los deseos, a las tristezas y a los temores” para buscar la autenticidad que se halla dentro de sí misma.

En este símil el alma en Platón, en cuanto permanece atada al cuerpo, su resultado no tiene nada de verdadero ya que ha caido en los encantos del cuerpo, que le impone unas cadenas, lo que podría corresponder a la medianía de Heidegger que hace caer al Dasein en poder del Uno, desviándolo de su auténtica posición que es el ocuparse de sí mismo, el ser para la muerte.

En el caso del alma, se le aconseja que se encierre y se recoja en sí misma; que no crea en otro testimonio que en el suyo propio, después de haber examinado dentro de sí misma lo que cada cosa es en su esencia, palabras en las cuales resuena el mensaje de Sócrates y del Oráculo de Delfos, que dictaminan conocerse así mismos, puesto que la verdad está en nosotros mismos cuando sabemos descubrir, por nosotros mismos, la verdad que se halla en la aperturidad del Dasien, desde sus inicios.

George Steiner comenta que “Pro-yectados en la proximidad con otros, ejecutando y dándole realidad a nuestro propio Dasein en tanto ser-con-otro-cotidiano no llegamos a ser nosotros mismos”( George Steiner, “Heidegger”, México, FCE,2003, p 170), ya que vivimos en función de una cotidianidad que nos arrastra, pegada a la piel como el cuerpo, sepulcro del alma según Platón, distorsionando la verdadera realidad e impidiendo que el alma vuele hasta el infinito en busca del mundo de las ideas puras.

Entonces pareciera que el hombre común está condenado a pertenecer a la medianía dentro de su caída en el mundo, la cual se haceinevitable en el existir del Dasein, no representando exactamente la enajenación de los oprimidos, según Carlos Marx, ni el pecado de los que no buscan a Dios, según la Iglesia o algunas iglesias, sino más bien un momento desarreglado de lo que debería ser la verdadera condición existencial del hombre, en el camino de la construcción de su propio proyecto de vida, una vuelta o revuelta en el camino de encontrar su sentido y naturaleza auténticas, en una especie de fuera de su ámbito u hogar caluroso e íntimo, en la terminología de Heidegger.

Conclusión

Se hace necesario buscar la autenticidad y ocuparse de la búsqueda del propio Ser siguiendo el camino trazado por la sabiduría que se encuentra en sí mismo, desprendiéndose de todas las ataduras que da el caer en la opinión mediática del Uno, dentro del mundo.
Se trata entonces de despabilarse y realizar un propio esfuerzo para llegar a la autenticidad de buscar el sentido del Ser, sabiendo de antemano y existencialmente, que es una especie de camino romo que debe conducir a la evidencia de que lo único que se encuentra al final de la vida es la Nada, que se confunde con el Ser, pero que determina desde el final cualquier proyecto de vida que sea evidente, tal como Heidegger se lo pasó haciendo toda su existencia, siguiendo un camino de vaivenes, como el camino que llevan los leñadores en el bosque y que siempre lo inspiró, pero que nunca alcanzó a culminar plenamente.

Leer más en Suite101: El camino del conocerse, según Heidegger | Suite101.net http://julian-delgadillo.suite101.net/el-camino—del-conocerse-segun-heidegger-a74596#ixzz1gQA59mLT

Julián Delgadillo


Resumen:

Consultor y asesor, Investigador en el área de historia y filosofía .

Catedrático universitario en áreas de Sociales, Filosofía y Arte.

Investigador de campo, fotógrafo audio visual y dibujante.

Viajero por varios países del mundo, autor de numerosos artículos, detextos universitarios y de varios videos de aficionado

Estudios :

Licenciatura en Ciencias de la Educación - Filosofía y Letras.

Universidad La Gran Colombia, Bogotá, Colombia,1972

Ingeniería Civil, Universidad Nacional de Colombia,Bogotá, Matrícula Profesional No. 7006.

Pintura y Dibujo: Taller de David Manzur. Bogotá, 1971-1973

Estudios de postgrado:

Doctor en Historia. Facultad de Filosofía y Letras Universidad Javeriana, Bogotá,1981.

Estudios de Magister en Filosofía, Universidad Javeriana,Bogotá, 1991 –1998.

Especialización en Docencia Universitaria, Universidad La Gran Colombia,Bogotá, 2008

Especialización en Hidrología, Instituto de Hidrología de Madrid, España, 1972.

Historia y cultura griega, Harvard University Boston,EE.UU.1981

Notas:

Fuente: http://julian-delgadillo.suite101.net/el-camino—del-conocerse-segun-heidegger-a74596

13 de diciembre de 2011

Hay 1 comentarios

February 27, 2012 - 2:07 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Thank you very much.I like this site.


April 14, 2016 - 9:47 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Interesante artículo, me interesaba leer algo sobre la empresa capitalista y me ha servido,

gracias


Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: