La triple armonía según Javkin

Natán Bensión Javkin fue el fundador del “vegetarianismo hebreo” y el primer gran promotor del esperanto en Israel.


La calle del esperanto en Tel Aviv

Cuando ideologías provenientes de los terrenos literario o filosófico se articulan con otras paralelas del campo económico o social, pueden dar lugar a originales cosmovisiones. Así, Émile Zola amalgamó el liberalismo social con el naturalismo literario, Jorge Luis García Venturini fusionó el catolicismo con el liberalismo económico, y Gustavo Bueno hizo lo propio con el materialismo y la reivindicación de la hispanidad.

En ciertos casos, las combinaciones ideológicas intentaron encontrar un común denominador que abarcara sus diversos componentes. Ayn Rand inició el objetivismo por medio de entrelazar el individualismo con el racionalismo, y la Escuela de Frankfurt supo combinar los principios de Freud con los de Marx.

El caso que presentamos en este artículo se inspiró en buena medida en la doctrina de León Tolstoi, quien concentró el pacifismo con el cristianismo y el vegetarianismo.

El caso de Natán Javkin (m. 1957) es en varios aspectos singular, en principio porque las ideas que se dedicó a ensamblar: el esperantismo, el vegetarianismo y el sionismo.

La primera de ellas propaga el uso del idioma esperanto, la más difundida de las lenguas creadas deliberadamente. Su objetivo es hermanar a los seres humanos en un habla universal para lo que, no sólo se ufana de la facilidad de su aprendizaje (apenas dieciséis rígidas reglas gramaticales y un alfabeto fonético), sino que resalta especialmente su ventaja por sobre los idiomas espontáneos en que no está atado a ningún un país en particular.

En ese ideal universalista activan varios cientos de miles de esperantistas, y se estima en varios miles los hablantes nativos de esperanto, quienes aprendieron la lengua en el entorno familiar. Existen más de 30.000 libros en esperanto, más de cien revistas se publican regularmente, y hay cine y programas de radio. El esperanto está incluido en el traductor de Google, más de cien países están representados en su Asociación Universal, y la Vikipedio cuenta con unos 170. 000 artículos, cifra muy superior a las de muchas lenguas importantes.


Zamenhof (1859-1917)

El esperanto fue creación del oftalmólogo Eliezer (Lázaro o Ludwig) Zamenhof (1859-1917), cuya fecha de nacimiento es celebrada universalmente por los esperantistas. Sus idiomas nativos fueron el ídish, el ruso y el polaco; supo bien hebreo, inglés, alemán, francés, griego y latín, y tuvo conocimientos de español y algunos otros. Vivió en el barrio judío de Varsovia, y consumió sus recursos en el esperantismo, que llevó a cabo su primer congreso mundial en 1905 en Boulogne-sur-Mer, Francia.

Zamenhof publicó asimismo la primera gramática del idioma ídish (1879) y tradujo la Biblia hebrea al esperanto. En 1909 fue designado Comendador de la Orden de Isabel la Católica por el rey Alfonso XIII.

Los pogromos en Rusia lo acercaron al sionismo en 1882, pero un lustro más tarde se inclinó por el ideal universal del esperantismo. Su artículo decisorio al respecto se tituló “Hilelismo”, por el rabino Hilel de la Judea antigua, cuyas enseñanzas enfatizan la confraternidad humana. En esas enseñanzas basó Zamenhof su filosofía llamada “Homaranismo” (cercano a “humanismo”).

Los descendientes del pensador perecieron en el Holocausto, y cabe agregar que los esperantistas fueron perseguidos tanto por los nazis (que calificaron al esperanto de “idioma para la dominación judía mundial”), como por los comunistas (que lo consideraban “una lengua de espías”). La prohibición del esperanto en la Unión Soviética fue efectiva hasta 1956.

No casualmente, Zamenhof también publicó varios artículos favorables al vegetarianismo, ya que ambas ideas vienen frecuentemente combinadas. Entre los esperantistas hay proporcionalmente un número muy alto de vegetarianos, y la TEVA (Asociación Mundial Vegetariana Esperantista -Tutmonda Esperantista Vegetarana Asocio-) fue fundada en 1908 durante el Cuarto Congreso Mundial de Esperanto (en Dresde, Alemania).

Su presidente honorario fue el mentado Tolstoi, cuyo ensayo El primer paso (1909) hace una apología del vegetarianismo, recomienda el ayuno regular como medida de salud y de autocontrol, y plantea la privación de carne como una cuestión moral.

Dos días después de fundada la TEVA, se estableció, también en Dresde, la Unión Internacional Vegetariana, y entre sus cinco idiomas oficiales incluyó el esperanto. (La primera asociación vegetariana había sido fundada en Mánchester en 1842).

Entre los judíos, el vegetarianismo ideológico abarcó grandes figuras, tanto religiosas como el rabino Abraham Kuk, como laicas como Aarón David Gordon.

En paralelo a lo ocurrido con la Escuela de Frankfurt, que fue complementada por Erich Fromm con la dimensión adicional de lo judaico, así, la dupla vegetarianismo/esperantismo fue complementada con el componente hebreo por Natán Javkin (1874-1957).

En busca de la armonía

Natan JavkinOriundo de Bielorrusia, Javkin se dedicó a la pintura, y retrató a varios escritores judíos con quienes trabó amistad. Uno de ellos, el pionero de la literatura ídish Mendele Mojer Sforim, intentó disuadirlo del sionismo y lo alentó en vez de ello a una actitud cosmopolita. Pero Javkin terminó sumándose al movimiento de restauración judía, participó del Segundo Congreso Sionista Mundial en 1898, y se radicó en Eretz Israel en 1921.

Era especialista en zincografía (la técnica de imprimir dibujos remplazando la piedra litográfica por una plancha de zinc). Estudió en Múnich en el instituto público de arte gráfico, y desde esa ciudad proveía estampados para los libros de estudio de hebreo de la editorial Tushiá. Expuso sus trabajos en la exposición de Múnich de 1908, y sus mejoras en el sistema de estampado fueron patentadas por el gobierno alemán.

Javkin veía en el esperantismo una corrección a la dispersión de los seres humanos según el motivo del bíblico diluvio universal, y consideraba el uso de una lengua universal un paso hacia la reunificación de las naciones.

En cuanto al vegetarianismo, se opuso a la existencia de mataderos y vislumbraba que desaparecerían en el Israel del futuro. En este sentido, la Biblia hebrea le fue particularmente inspiradora, ya que desde el Génesis plantea que “Todas las plantas y los árboles serán vuestra comida” (1:29) y ve en la ingestión de carne transacción posterior: “Todo lo que se mueve y tiene vida servirá de alimento” (9:3).

Corregida la dispersión humana y la alimentación, una tercera corrección fue, para Javkin, el sionismo. Venía a revertir la vulnerabilidad de los judíos en su dispersión.

Las tres mentadas fallas, cada una de las cuales tiene su motivo arquetípico en las fuentes hebreas, estimularon a Javkin a un triple camino de mejoramiento que pasaba por las ideologías señaladas, respectivamente dedicadas a revertir la ingestión de carne, la incomunicación entre los seres humanos, y el doloroso exilio judío.

Sus artículos a favor del vegetarianismo moral (que escribió en el diario de los vegetarianos alemanes a partir de 1912) fueron compilados en 1918 en un libro titulado

Hombre y animal (cabe mencionar que hay en la Biblia hebrea un término para abarcar ambas especies: malkóaj).

A partir de aquel libro comenzó a concentrarse en el vínculo entre el sionismo y el vegetarianismo, y en 1919 fundó una asociación de vegetarianos judíos llamada “Brit Daniel” (o “Pacto de Daniel”, debido a que en el primer capítulo de este libro bíblico un grupo de jóvenes rechazan la comida del emperador babilónico y optan por vegetales). Brit Daniel publicaba un semanario.

Ese 1919 escribió el libro La cuestión del sionismo y el programa de asentamiento de huertas en Eretz Israel sobre una base moral social (hasta hoy continúa parcialmente inédito). Radicado en Jerusalén en 1921, se dedicó a la cincografía, y desarrolló una artesanía ornamental judía original (que combinaba candelabros, estrellas de David, el cuervo de carnero o shofar, y otros símbolos) y continuó con la difusión del vegetarianismo y del esperanto. Fue pionero entre los estudiantes de la Universidad Hebrea en humanidades.

Durante más de veinte años cultivó un jardín en el barrio jerosolimitano de Guivat Shaul, a modo de una hacienda ejemplar en los montes de Judea. Publicó Sionismo y vegetarianismo para el establecimiento judío en las montañas de Jerusalén (1934). Su huerta incluía un patio con pozos para el acopiamiento de agua de lluvia y una gran caverna, que durante la Guerra de Independencia de Israel en 1948, sirvió de refugio nocturno a las familias de la zona.

Entre 1934 y 1938 Javkin publicó la revista El vegetariano y el libro Esperanto. Vale mencionar que el himno de los esperantistas lleva el mismo título que el de Israel: respectivamente La Espero y Hatikva (La esperanza). Trata de la paz mundial y de su logro por medio de una lengua neutral para la humanidad.

Javkin, quien también tradujo al hebreo el mencionado ensayo de Tolstoi, fue único en combinar tres armonías: entre las naciones (el esperanto), entre éstas y el pueblo judío (el sionismo) y entre la humanidad y la naturaleza (el vegetarianismo). Una de sus notables premisas fue que, como el principio fundamental debía ser la armonía entre las personas, él mismo debía respetar a quienes no adhirieran a su credo vegetariano.

Notas:

Fuente: http://www.nodulo.org/ec/2014/n144p05.htm

El Catoblepas • número 144 • febrero 2014 • página 5

11 de marzo de 2013

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: