Ontología

Ontología significa “teoría del ser” ; en la filosofía podemos hacer dos divisiones, la ontología recién enunciada y la gnoseología (teoría del saber y del conocer).

Pero a nosotros lo que nos importa ahora es la ontología, como ya dijimos se ocupa del ser, no de un ser determinado o especifíco, sino que del ser en la más amplia acepción de esta palabra.

A traves de esto surge nuestra primera problemática;  ¿Qué es el Ser?

la pregunta implica la demanda de la definición de ser, es decir que nos diga qué cosa es el ser. Si tomamos ésta pregunta de ese modo, nos encontramos con una dificultad inmensa, que nos imposibilita la capacidad de contestarla.

Pero ¿Qué es el ser? no es la única pregunta que podemos formularnos, también nos podemos cuestionar ; ¿Quién es el ser? ; ahora ya no se nos pide enunciar qué es el ser, sino que señarlarlo, ver dónde está, saber quién es.
¿Qué es el ser?

Como dijimos anteriormente esta pregunta es incontestable, está pregunta implica que demos una definición de lo que es el ser y una definición quiere decir enunciar los elementos de carácter más general que lo componen, es decir una definición es englobar ese concepto en uno más general que él. Entonces aquí nos preguntamos, ¿Hay un concepto más general que el ser? A lo que podemos decir que no, no la hay.

Para seguir ejemplificando y explicando esto, también podemos decir que definir algo es enumerar una tras otra las múltiples y variadas notas características de ese concepto, es decir mientras mas corto es el concepto, posee más características y viceversa, pero cuando vemos el concepto de ser, vemos que es tan amplio que no hay características que lo definan. Por lo tanto del ser no podemos decir nada. Georg Wilhelm Friedrich Hegel identifica el concepto de “ser” con el concepto de “nada”; Porque del ser no podemos predicar nada al igual que de la nada podemos predicar nada. Y por lo mismo, del ser podemos predicar “todo” que equivalente a predicar “nada”.
¿Quién es el ser?

Esta pregunta no tiende a definir, si no que tiende a señalar, a distinguir el ser entre el ser que es y el ser que no es (como decía Platón). Entonces ésta distinción del ser quiere decir que un ser es el falso cuando se le hace la pregunta ¿Qué eres? , y al analizar su respuesta nos damos cuenta de que éste ser es consistente de otros seres por lo tanto ahí se comprueba que el no es el ser auténtico. En cambio si a un ser de verdad le hacemos la misma pregunta ¿Qué eres?; y al analizar su respuesta, nos damos cuenta de que este ser no es reductible, osea no se puede descomponer en nada más que en sí mismo estamos en la presencia del auténtico ser.

Luego de esto cabe mencionar que la palabra “ser” posee dos significados,el ser en sí  y el ser en otro. (Acontinuación lo explicaremos más detalladamente).


Existencia y Consistencia (el ser en si y el ser en otro, respectivamente)

La palabra “ser” significa, por una parte, existir, estar ahí. Pero por otra parte significa también consistir, ser esto, ser lo otro. Cuando preguntamos ¿Qué es el hombre?, ¿Qué es la tierra?, ¿Qué es el fuego?, no queremos decir si existe o no el hombre, si existe o no la tierra o el fuego, queremos decir ¿Cuál es la esencia? , ¿En qué consiste la tierra? , ¿En qué consiste el fuego?

Anteriormente analizamos las preguntas ¿Qué es el ser? y ¿Quién es el ser?, entonces de esto desprendemos las cuatro preguntas; ¿Qué es existir?  , ¿Quién existe? , ¿Qué es consistir? , ¿Quién consiste? (Vamos a partir por la primera pregunta)


¿Qué es existir? (Imposible de contestar)

Ésta pregunta no tiene contestación por lo tanto la eliminaremos de la ontología. La ontología no podrá decirnos que es existir. Nadie puede decirnos qué es existir, sino que cada cual lo sabe por íntima y fatal experiencia propia.


¿Quién existe? (Ésta pregunta si puede tener respuesta)

A esto se puede responder: Yo existo, el mundo existe, las cosas existen. Y caben combinaciones, tal como yo existo, pero las cosas no; las cosas no son más que representaciones, y así innumeradamente, entonces podemos decir que ésta pregunta tiene muchas respuestas posibles.


¿Qué es consistir? (Ésta pregunta también tiene respuesta)

Puede decirse en qué consiste laconsistencia, porque efectivamente, como quiera yo advierto que unas cosas consisten en otras, y no todas c onsisten en la misma. Hay manera, modos, formas variadas del consistir.


¿Quién consiste? (Ésta pregunta si que no tiene respuesta)

Ésta pregunta al igual que ¿Que es existir? , no tiene respuesta, porque hasta que no sepamos quién existe no podemos saber quién consiste y viceversa.

Dicho esto nos quedamos con sólo dos preguntas ¿Quién existe? y ¿Qué es consistir? , como ya hemos dicho la primera tiene varias respuestas y parte de la ontología es la que se llama metafísica. La metafísica es aquella parte de la ontología que va encaminada a decidir quién existe, o sea quién es el ser en sí, el ser que no es reductible a otro; y entonces todos los demás seres serán seres en ese ser en sí. La segunda ¿Qué es consistir? también hay multiples contestaciones posibles, ésta pregunta da lugar a una teoría general de los objetos, de cualquier objeto, de la objetividad en general(o teoría de la consistencia de los objetos en general).

La ontología se nos queda dividida en dos:

  Metafísica
  Teoría del objeto o de la consistencia en general

Estos dos conceptos en la historia de la filosofía han sido de gran problema. Hay que mantener siempre la distinción entre el punto de vista existencial metafísico y el punto de vista objetivo consistencial. Pero cabe destacar que no siempre nos vamos a tener que atener estrictamente a cada uno si no que no siempre vamos a poder hablar sobre metafísica sin la teoría del objeto y viceversa.

Ya sabemos que la metafísica está dominada por la pregunta ¿Quién existe?; los griegos ya hicieron la distinción planteando la contestación más natural posible, ¿Qué quién existe?  Sencillo: una botella, una vela, libros, cuadernos, etc. Éste modo de pensar es el común en la gente, incluso podríamos decir de todo aquél que no es filósofo.

La palabra latina que designa cosas, es “res” de ahi deriva el “realismo puro”. El realismo partió en Grecia; y empezó discerniendo entre lo que tiene una existencia meramente aparaente y lo que tiene una existencia real, una existencia en sí, una existencia primordial, irreductible a otra. Las filosofías orientales, tales como la india y la china, estas no son filosofías son solo concepciones generalmente vagas sobre el universo y la vida.

Los griegos fueron los inventores de lo que se llama filosofía, ellos fueron los descubridores de la razón, los que descubrieron que con la razón, con el pensamiento racional, se puede hallar lo que las cosas son, se puede averiguar el último fondo de las cosas. Entonces empezaron a hacer uso de intuiciones intelectuales e intuiciones racionales, metódicamente.

Dicho éste breve paréntesis, los griegos hicieron el primer esfuerzo de la reflexión consiste en discernir entre las cosas que existen en sí, y las cosas que existen en otra.

Thales de Mileto dijó que el agua es el principio de todas las cosas, el principio de todo lo demás, no consiste en nada; existe, con una existencia primordial, como principio esencial, fundamental, primario.

Luego Anaximandro denominaba eso esencial como “apeiron” (que en griego significa una cosa indefinida) , y planteaba que de ese “apeiron”, de ese infinito o indefinido se derivaban todas las demás cosas.
Otro filósofo Anaxímenes, que tomo el aire como base de todas las cosas.

Luego Empédocles invento la teoría de que eran cuatro las cosas realmente existentes (el agua, aire, tierra y el fuego, que los llamó “elementos”).

Para Pitágoras la esencia última de todo ser, de los que percibimos por los sentidos, es el número.

Las cosas son números, esconden dentro de sí números. Las cosas son distintas unas de otras por la diferencia cuantitativa y numérica. (Hay que aplicar cierto énfasis aquí porque es la primera vez en la historia que un pensamiento griego sale a relucir con una cosa no material, ni extensa, ni visible, ni tangible.

Heráclito encuentra que ninguno de los filósofos anteriores está en lo correcto, entonces formula que la cosas están constantemente cambiando; que cuando nosotros queremos fijar una cosa y definir su consistencia, decir en qué consista esa cosa, ya no consiste en lo mismo que consitía hace un momento. Proclama entonces el fluir de la realidad. Como él decía “Nunca nos bañamos dos veces en el mismo río”, por lo tanto no hay un ser estático de las cosas.

Parménides de Elea o Parménides el Grande; empujó el pensamiento metafísico en una dirección, y esa dirección ha seguido hasta hoy inclusive.

Notas:

Fuente: http://bluemess.com/home/?page_id=415&lang=de

2 de mayo de 2012

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: