Stephen Hawking: Los significados del Tiempo y el Espacio

¿Qué es el Universo? ¿Cómo fue creado? ¿Dónde inicia y dónde termina? ¿Cuál es la forma del Universo? Esas fueron justamente las preocupaciones teóricas de Stephen Hawking,

Foto propiedad de: Internet

Una de las ideas básicas que debieran enseñarse sobre la ciencia en la escuela, y en otros escenarios sociales, es que en este campo de conocimientos resulta más importante formular una buena pregunta que muchas afirmaciones insostenibles. Para lograr esto, hay que ejercitar o ejercer el pensamiento creativo, innovador, el de la curiosidad, y adoptar, sobre todo, una actitud desafiante ante las “verdades absolutas”.

Con una actitud de ese estilo, Shahen Hacyan, investigador del Instituto de Física de la UNAM, afirma que “Kant postuló la existencia de cosas inaccesibles a los sentidos, a las que llamó cosas-en-sí, que forman parte de una realidad que existe independientemente de la conciencia. Las cosas-en-sí no son directamente perceptibles, pero producen sensaciones en nuestra mente, con las cuales ésta reconstruye la realidad. La tesis de Kant es que el espacio y el tiempo no se encuentran en el mundo de las cosas-en-sí, sino que forman parte de nuestro aparato de cognición. El espacio y el tiempo son formas de percepción. El espacio nos permite la intuición del mundo exterior, mientras que el tiempo nos permite ordenar el mundo interior de nuestros pensamientos.” (1)

¿Existe el tiempo? ¿Qué es el espacio? ¿Cuáles son sus significados? Son preguntas no sólo de orden filosófico, sino también científico. Preguntas que históricamente se han relacionado íntimamente con otras interrogantes igualmente simples, pero a la vez profundas y complejas: ¿Qué es el Universo? ¿Cómo fue creado? ¿Dónde inicia y dónde termina? ¿Cuál es la forma del Universo? Esas fueron justamente las preocupaciones teóricas de Stephen Hawking, quien se desempeñó como científico en el campo de la Física y como divulgador de todas estas preguntas y sus intentos de explicación.

“Si Kant tenía razón es algo que todavía está sujeto a discusión. Por ahora, sólo podemos decir que su concepción del mundo no está en contradicción con la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica. Estas dos teorías fundamentales de la física moderna, que, desde perspectivas distintas, cambiaron radicalmente nuestras ideas sobre el espacio, el tiempo y la causalidad, parecen confirmar la tesis de Kant hasta cierto punto.”, afirmó Hacyan en 2001.

Recuerdo que uno de nuestros queridos maestros de Secundaria, nos decía que la noción de tiempo es singular en la Física, y que por lo tanto tiene un significado vinculado con la idea de movimiento, o es relativo, a diferencia de lo que piensa la gente en la calle. La idea de “tiempo” es producto del movimiento, porque nuestra construcción social del tiempo tiene su traducción en los movimientos que realiza nuestro planeta sobre su propio eje (una vuelta, un día) y alrededor del sol (una vuelta, un año). Pero también el profesor afirmaba que, más allá de nuestro sistema solar, “el tiempo” se vuelve una noción compleja, que genera preguntas pertinentes y deriva a menudo en interesantes teorías.

“Es sólo desde el punto de vista humano que podemos hablar de espacio, objetos extendidos, etc.”, escribió Kant. La física cuántica no contradice esta afirmación: los objetos del mundo atómico no tienen dimensión o extensión, sólo algunos parámetros específicos como la masa, la carga eléctrica o el espín; son objetos que a veces se comportan como partículas y a veces como onda, dependiendo de cómo el sujeto decide observarlos. Electrones o fotones pueden estar simultáneamente en varios puntos del espacio e influir unos en otros como si el espacio y el tiempo no existieran para ellos; como fenómenos, sólo existen para nosotros, que los percibimos con nuestros sentidos, con el intermedio de aparatos de medición que extienden nuestras posibilidades sensitivas en forma extraordinaria”, esto según la conclusión del investigador Shahen Hacyan.

Para el físico de la UNAM, “Kant no podía prever los avances de la ciencia moderna, pero seguramente le habría gustado ver cómo la física cuántica y la teoría de la relatividad lograron penetrar en un mundo cuyos objetos recuerdan tanto a las cosas-en-sí. Un mundo donde tiempo, espacio y causalidad no tienen el carácter que les asignamos comúnmente.”

Por otra parte, Néstor Valadez, en una nota al pie, a manera de reseña sobre un libro de Hacyan, “El descubrimiento del Universo” (2), propone, sobre la discusión en torno al origen del Universo, que: “Stephen W. Hawking demostró que la teoría general de la relatividad predice un Big Bang, además llegó a la conclusión de que el espacio-tiempo es finito pero sin fronteras, lo cual implica que no hubo principio, ni tampoco creación” (3)

Valadez Pérez dice en su texto que: “Ahora el espacio y el tiempo dejan de ser absolutos, para convertirse en variables dinámicas. Ahora existen cuatro coordenadas que describen la posición, tres son espaciales y una temporal y no existe diferencia entre una y otra. Las cuatro pueden ser expresadas en términos de “c” (velocidad de la luz en el vacío). En 1916 Einstein incorpora a su teoría el efecto de la gravedad y del movimiento acelerado en los marcos de referencia para postular la Teoría General de la Relatividad. Según esta teoría el espacio es deformado por la acción de la gravedad. Consecuencia de esto es que los planetas siguen una línea recta en el espacio-tiempo, pero la gravedad del Sol hace que el espacio-tiempo se curve y parezca que se mueven alrededor de él. El espacio que Einstein propone es muy diferente del espacio euclidiano que conocemos, sigue en realidad una geometría de tipo hiperbólico, en general es finito, pero sin fronteras.”

El justo homenaje que podemos rendir hoy a Stephen Hawking, consiste en leer su obra y divulgar o difundir, sus ideas entre los niños, los jóvenes y los adultos. La escuela, los medios de comunicación y la sociedad civil en su conjunto, podríamos hacer una gran labor al reconocer las aportaciones del desaparecido científico británico, en un sentido pedagógico, al decodificar sus conceptos científicos en palabras sencillas.

Notas:

@jcma23

(1) Hacyan, Shahen. (2001). Espacio, tiempo y realidad. De la física cuántica a la metafísica kantiana. Ciencias 63, julio-septiembre, 15-25.

http://www.revistaciencias.unam.mx/pt/91-revistas/revista-ciencias-63/794-espacio-tiempo-y-realidad.html

(2) Hacyan, Shahen. (2001) El descubrimiento del Universo. México: (SEP; FCE; CONACYT, La Ciencia para todos; 6)

(3) Valadez Pérez, Néstor Enrique Reseña de “El descubrimiento del Universo” de Hacyan, Shahen Acta Universitaria, vol. 16, núm. Sup, 2006, pp. 12-15


Fuente: https://www.sdpnoticias.com/nacional/2018/03/14/stephen-hawking-los-significados-del-tiempo-y-el-espacio

15 de marzo de 2018.  MÉXICO

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: