Vita activa: El espíritu de Hannah Arendt, por Ada Ushpiz

La banalidad del mal. Los archivos indeseados del Holocausto judío, que siempre te molestan.

Ante un golpe de bayoneta en la cara, cualquiera se tira por el balcón, o huye hasta la Patagonia. Vita Activa, el espíritu de Hannah Arendt, documental de Ada Ushpiz, estricto control de imágenes, Arendt reafirma la condición humana ante los totalitarismos existentes. Se ríe de nosotros en las entrevistas. Toda la intelectualidad neoyorkina se vuelca a la sala del Filme Forum a ver la obra y darse su bañito de inteligencia. Yo fui de la mano de la Voluntad de poder.

La escritora judía de origen alemán, Hannah Arendt, nos transporta a la crítica audaz del Ser y Tiempo (Martin Heidegger),  del motivo y los motivos del pensamiento humano ante la ideología fascista-aria-línea Moscú, a un origen acabadito de hacer. Vivió para contarlo, no así su amigo, Walter Benjamin, que no sobrevivió a su terror.

Arendt huyó a New York, y aquí vivió ansiosa su horror. La bella y la bestia para reírse mejor, sin enajenación sionista, a la que había ayudado hacer. Hannah es el espíritu del judaísmo, llámese kafkiano, celanista, o la contradicción de un demonio exclusivo de los judíos.

Ya se han hecho varios filmes sobre Hannah Arendt, en todos se observa su relación con el filósofo alemán, Martín Heidegger, 35-17 la diferencia de edad, con el que tuvo un romance oculto, y claro, la guerra los separó, hasta que volvieron a verse en los años 50s.

Martin nunca aprobó a su amante judía como escritora, nunca contestó una dedicatoria. Sabía Heidegger que era marxista por su esposo, y él de la élite subjetivista,  pero lo que no sabía el orlado pensador, era de su amante amor, que tenía plena libertad. Tuvo varios matrimonios. Más allá de Rosa Luxemburgo, apaleada como las mártires del siglo 16.

Ella tampoco aprobó que Heidegger fuera líder de NSDAP, a la que pertenecieron varios escritores. Hannah empieza a ver el totalitarismo en todo su esplendor, tanto en Alemania Nazi, Nacional socialismo como en Stalin y la Unión Soviética, hasta la publicación de su libro en 1951. La banalidad del demonio.

El documental, Vita Activa, te lleva a oscuras escenas de archivo, al filo de las barracas, al hambre que carcome la carne, y al perfecto exhibicionismo del judío errante, los gestos de la locura y de la experimentación científica, algo que hoy en día se quisieran las organizaciones narcoparamilitares de Amértica latina.

La fotografía te hiela la sangre, brotas de polución en polución, no era este objetico de la muerte lo que quería Arendt con su filosofía de la vida, en lucha con Heidegger, que al final tendrán la razón. Tal parece que era buen catre, ¿Pero qué era del antisemitismo lo que le engolosaba a Arendt del filósofo enano profeta de todos los tiempos? El ser de amor glorificado por San Agustín.

Por supuesto, el Sionismo ha sacado las uñas, y hoy es otro Totalitarismo. La Filósofa defendió a los palestinos, y quería una equidad, o mejor quería que no existiera la exclusión social como en la Alemanía Nazi. Adoptó a su espíritu el concepto kantiano del Mal radical.

Otra película sobre la filósofa, Hannah Arendt, con la actriz fasbinderiana Barbara Sikowa, 2012, de la aclamada Marguerete Von Trotta. Que se centra en el juicio contra al líder nazi Adolfo Eichmann.  Corresponsal de The New Yorker.


II

En Vita Activa, el leitmotiv es como en filme de ficción, el juicio con el criminal nazi, Adolf Eichmann, en 1963 en Jerusalén, extraditado de la Argentina. Donde la escritora le quita toda responsabilidad al reo, La banalidad del mal, víctima de la ideología del totalitarismo, a veces, pensaba, dice el reo que el fin de semana veré a mi hija caminando. Hannah consiguió muchos enemigos, inclusive entre sus amigos.

Algunos escritores como el poeta Robert Lowell, y el filósofo Karl Jaspers, consideran sus escritos sobre el juicio en Jerusalén de Eichmann como obras maestras sobre teoría política (La banalidad del mal). Su gran momento americano.

No se consideraba alemana pura, sino por la lengua, la filosofía y la poesía. Fue nacionalizada estadounidense. Hannah fue de esos extranjeros molestos que persiguió el nazismo hasta las fronteras de la débil Europa. Toda esa expresión de la cómica dentadura de los alemanes que he conocido me ha llamado la atención, no vaya a ser exclusiva de los judíos alemanes, mezcla desagradable entre estas mezclas furiosas dentro del racismo. ¿Otra vez qué tuvo que ver Carlos Martel sobre este ir y venir del judío sin patria por toda Europa?

Las intervenciones en televisión americana,  gozó de una buena década, los sesentas, las posturas de esta filósofa ha dado saltos teóricos para el feminismo. Con solo tres libros claves del pensamiento de postguerra: Los orígenes del Totalitarismo, 1951, La condición Humana, 1958, y Men in Dark time, 1968, son suficiente advertencia de encontrarnos con una de las más grandes escritoras filosóficas del siglo XX. La seducción total dice Giorgio Agamben.

Con la banalidad del mal, la poesía prende sus brechas, el sol calcina, la imperiosa necesidad de vernos ante un nazi en el espejo, nos quita el sueño, y nos convierte en esqueletos extraterrestes andando por este filme. Y de qué tu, alemán, tengas que ir a ver los Campos de concentración por gusto del Tercer Reich, no es ninguna responsabilidad tuya. Lo mismo parece pasar con esos genocidios del siglo XXI, que gozan de gran audiencia.

A Ranún Oquiedo

Notas:

Fuente:  https://www.viceversa-mag.com/vita-activa-espiritu-hannah-arendt-2015-ada-ushpiz/

2 de mayo de 2016.

Hay 1 comentarios

August 14, 2016 - 8:30 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Comentario crítico EXCELENTE de la peli y de la autora judia antisionista. Flicitaciones al poeta Gajaka o Gabriel Jaime Caro.


Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: