Antonio Machado, filósofo (Llanos LOZANO)

Autores como poetas, pero poco frecuentados como prosistas, como el caso de Antonio Machado mismo escribe que «no debe confundirse con el poeta del mismo nombre»

Releer es mi pasión actual. Después de haberme dado un atracón, en mi pobreza, de lecturas clásicas, vuelvo a la modernidad con algún arrebato, pasando por alto a ciertos novelistas actuales, de hoy mismo, como Maruja Torres, con los cuales he padecido decepciones.

Vuelvo, por ejemplo, a viejas lecturas de autores que son amados míos como poetas, pero poco frecuentados como prosistas. El caso de Antonio Machado reconozco que es aparte. Él mismo escribe que

«no debe confundirse con el poeta del mismo nombre»

cuando se torna en ´Juan de Mairena´. Dice Juan Abellán:

«El primer aspecto que debemos resaltar de este nuevo Antonio Machado, es que es un revolucionario? Porque lo que intenta ahora es no sólo una comprensión e investigación de la realidad, sino una transformación radical de la misma».

Y yo aprendí ya en la Facultad de Murcia, presidida por el único catedrático que había entonces en España (el otro era Ortega y Gasset, que aun siguiendo en nómina ignoro si cobraba o no) que era un tomista acérrimo. Nos daba clase de Metafísica, de Crítica y a veces se colaba también en Ética, para acabar la faena. Menos mal que éramos solamente dos alumnos oficiales y dos libres. Con lo cual, después de las dos horas y media continuas de clase que nos daba, nos dejaba para el arrastre (hasta le dábamos pena y algún día nos invitaba a café). Pues según aprendí en Murcia, en mi tomismo a ultranza, cada vez que oyéramos hablar de ´transformación de la sociedad´, debíamos entender ´marxismo´ como conceptos análogos, o muy próximos.

En este contexto, Abellán dice que Juan de Mairena es el poeta de la comunidad:

«Al poeta no le basta con sentir honda y fuertemente y expresar su sentimiento», «porque el sentimiento no es siempre una creación del ´yo´ individual. Hay siempre una colaboración del ´tú´, es decir, de otros sujetos».

Cuando se habla de

«mis sentimientos, no quiero decir simplemente mío, sino más bien ´nuestro´. Este es precisamente el problema de la expresión lírica, que lo sea también de los demás».

En este sentido, la guerra civil española es básica para entender qué quiere decir Mairena/Machado, en los últimos quince años de sus vida, cuando habla de «lo apócrifo», porque la inserción de su historia biográfica en la historia colectiva del pueblo español es más que evidente: sustituye la lírica moderna por un lírica comunista, «expresión de los sentimientos populares». Va de la superación del culto del ´yo´ y de la conciencia individual, para instalarse en una conciencia colectiva (la del pueblo en armas), vivida en la zona republicana».

La influencia de la revolución comunista de 1917, como en toda Europa, parece evidente. De ahí que

«difundir la cultura no es repartir un caudal ilimitado entre muchos, sino despertar las almas dormidas, y suscitar en ellos la espiritualidad».

Notas:

Fuente: http://www.diariodeibiza.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009041900_3_322379__Opinion-Antonio-Machado-filosofo-Llanos-LOZANO

Ibiza/Eivissa, Baleares, Spain. 19 de abril de 2009

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: