Apologética sobre la filosofía willkapasina

Intentar establecer presupuestos teóricos de una filosofía o, al menos, de una lógica (racionalidad u horizonte de sentido) propios del desenvolvimiento de los sucesos del levantamiento de PEDRO WILLKA APASA, no sólo es una tarea difícil, sino además, un tanto riesgosa (desde el punto de vista académico), debido a que hay mitos enraizados profundamente en algunos intelectuales akulturalienados; sin embargo, esto no es óbice para explicar una posible sistematización de la filosofía willkapasina.

Débese considerar, en primer lugar, el contexto de la gesta del levantamiento y ‘rebelión’; deconstruyendo más aún, debe llegarse a la causa causorum de este hecho histórico, que sería la INVASIÓN ALIENÍGENA ESPAÑOLA, que desequilibró la armonía reinante (naturalmente la diferencia entre Waskar y Atawallpa era de tipo ritual). En otras palabras, antes de que llegasen los españoles, el Tawantinsuyu estaba en PACHA (equilibrio en tiempo, espacio, cuerpo y actitud) O ÉPOCA DE CONSTRUCCIÓN; pero después de la llegada de éstos, el Tawantinsuyu se torna en MACHA O ÉPOCA DE DESTRUCCIÓN. Si bien algunos intelectuales pretenden establecer algunas ideas rectoras sobre la lógica del ‘indio’ asumiendo que es pacífica, sumisa, contemplativa, histriónica, etc., deberían ubicarse primero en lo que respecta a si se analiza al ‘indio’ en época de PACHA o MACHA. Se hace esta aclaración debido a que el ‘indio’ convive con la naturaleza y ambos (‘indio’ - naturaleza) se protegen. Consecuentemente, al verse agredida la vida del ‘indio’ por intrusos como los españoles, toda la naturaleza (incluido el ‘indio’) conspira por el retorno del equilibrio. Es a partir de la comprensión de estas proposiciones que puede establecerse un acercamiento a la lógica ‘india’.

Cuando PEDRO WILLKA APASA realiza su levantamiento, la época predominante era la del MACHA; por lo tanto, su actitud beligerante era completamente justificable y justa. Naturalmente, la ONTOLOGÍA willkapasina sería: “Si actúas existes, si no actúas no existes”. Esta actuación estaría relacionada irrefutablemente con la reconstrucción del EQUILIBRIO. Súmase el parangón cósmico respecto de la AXIOLOGÍA y ÉTICA en la explicitación de qué es bueno o malo, qué es bello y qué es no bello, qué es justo y qué injusto, qué es verdadero y qué falso.

Podrían algunos catalogar la lógica Willkapasina como de agresión al estado de derecho vigente en esos entonces y de revuelta irracional contra la alta civilidad superior. Nada más falso resultaría esta apreciación ideológica reaccionaria, puesto que desde el corpus teórico de la filosofía de la otredad, un DISCURSO se constituye en SABER ARGUMENTATIVO, validado a través de algún método, libre de ambigüedad. Y la racionalidad ‘india’ se acerca más, desde la validación, a lo real. Entonces el supuesto nivel prerreflexivo que se le atribuye a la cultura ‘india’ (o si se quiere ‘andina’) tendría como mito fundante generador de una lógica común a la naturaleza-cosmos o PACHA; en contraposición de ‘occidente’ donde el mito fundante es naturaleza-razón, pero al final de cuentas, RAZÓN (debido a su autodeificación monoteísta).

Willka Apasa, entendió su condición y que lo mítico no era conceptual (irreal), sino simbólico-inmediato (real). De aquí desprenderíase que su naturaleza era que era un hombre mítico porque poseía una lógica ontonaturalista y tenía claramente establecidas asunciones axiológicas y ontológicas.

Y en general, luego de lo manifestado, la lógica ‘india’ se acercaría más a lo real y la lógica de ‘occidente’ estaría más lejos porque la razón a través del concepto ofuscarían su camino de aproximación a lo evidente.

En segundo lugar, ha de hablarse sobre la ‘guerra’ que se libró por la libertad del ‘indio’ con la dirección de Willka Apasa.

Willka Apasa, era un ‘indio’ indomable, de temperamento de granito, detestado por muchos caciques que rendían pleitesía a la Corona Española, entre estos se encontraba el traidor DIEGO CHOQUEHUANCA (equivocadamente y traicioneramente hoy se ensalza el nombre de José Domingo Choquehuanca. Éste heredó todas las taras caracterológicas de su padre y abuelo).

La lógica articula una topología y el topos ‘indio’ era el altiplano hecho un desastre, hecho muerte y canibalismo. Todo el furor adrenalínico explocionó colectivamente y la supuesta mansedumbre del ‘indio’ se tornó en ‘pólvora’. El logos postsocrático apenas se mostraba tenuemente en las tropas ‘indianas’. Lo que predominaba era el Illay (alumbración, intuición, voluntad ecuménica) que proyecta una profundidad en la lógica de acuerdo a las leyes de la naturaleza, es decir, era móvil pero inasible discursivamente.

La ‘guerra’, por lo general, se gana con estrategias; pero se doblega exponencialmente con la voluntad emotiva. ¿Habráse referido Nietszche a éste tipo de voluntad dionisíaca? Parece que sí. No perdería efectividad la intuición bergsoniana ni diltheniana. Estaría un tanto más lejos Ortega y Gasett.

Willka Apasa siempre interpretó reflexivamente la ‘guerra’, esta interpretación era ‘ritual’. La experiencia primaria no era pragmática (en el sentido instrumental) ni cognoscitiva (en el sentido representacional), sino celebratoria y simbólica, es decir, Willka Apasa interpretaba constantemente, la interpretación era como el latido cardíaco. Esta afirmación estaría vinculada con la felicidad utópica de la libertad, sin importar la muerte. Entonces lo que se necesitaba era autoridad y disciplina illática, paralelamente la revuelta contra la razón debía convertirse en estandarte, porque como se sabrá, la vida controla la razón, que las grandes proezas son, producto, no de la INTELIGENCIA, sino de la VOLUNTAD heroica, y que el pueblo está a salvo y florece gracias a la INTUICIÓN.

Respecto de la intuición, debe manifestarse que a diferencia de lo que planteaban los filósofos vitalistas, Willka Apasa, era acreedor de una INTUICIÓN ÉTNICA o quizá, incluso, RACIAL. Entonces todas las pretensiones comunistas y marxistas de querer adjudicar la línea de lucha de Willka Apasa hacia sus corrillos no sólo resultan incongruentes, sino hasta insultante a todos los herederos de la etnia cobriza.

Arthur Schopenhauer es quizá el único filósofo que sustenta la INTUICIÓN RACIAL y complementariamente a lo manifestado, alguna vez diría: “Los logros suponen solamente el EMPEÑO RACIAL del hombre en la lucha; entonces, el hombre debe aceptar la lucha con alegría. Los marxistas creen en el cambio social motivado por causas RACIONALES. No se dan cuenta que los partidarios deben inspirarse en una especie de VISIÓN. La visión es una comprensión de la vida, que es absolutamente incompatible con cualquier otra comprensión y que combate a los oponentes duramente y sin escrúpulos. SÓLO LA INTUICIÓN RACIAL puede percibir la realidad”.

Talvez Willka Apasa, logró ganar varias batallas gracias a esta filosofía espontánea (planteamiento de Gramci). Pero también su fuerza caracterológica lo condujo al martirio y al paradigma qichwaymara, en contraposición de Diego Cristóbal Túpak Amaru, quien se desprendió de la vitalidad, y le gano la razón (ese monstruo autodeificado, causa del desastre mundial que debe ser extirpado lo más pronto posible, con un gobierno PACHASÓFICO).

¡GLORIA INCONMENSURABLE A NUESTRO ABUELO PEDRO WILLKA APASA!

“¡LLAQTAMASIYKUNA: KAY INTIRAYKU HINA WAÑUYTA YACHAYCHIS!”

“¡HERMANOS: POR ESTE SOL, APRENDAN A MORIR COMO YO!”

Notas:

Fuente: http://www.losandes.com.pe/Cultural/20090405/20557.html

Peru.  Domingo, 05 de abril de 2009

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: