Ausencia de reflexión

“Todo envejece en mí. Menos, mi capacidad para el asombro”, escribió el genial Gilbert Keith Chesterton. Mi asombro de hoy consiste en tu falta de asombro.

Me pregunto que pasaría si se les pudiera colocar a las noticias una suerte de “lomo de burro” que obligue a sus consumidores a detenerse para examinarlas, para contextualizarlas, para reflexionar sobre ellas. La velocidad de la transmisión de los sucesos contribuye y mucho, paradojalmente, a la pereza mental. El gran público recibe cantidad de información que no suele procesar. Así, cualquiera se informa con crónicas berretas cuyo único mérito es su capacidad de llegada. Escucho la radio que mejor sintoniza la señal (no sea cosa que deba esforzarme en girar el dial y buscar otra). Veo el canal de TV que me llega. Leo este diario porque es gratis. Hegel nos enseñó que la síntesis es buena como resultado del contraste de la tesis y la antítesis, no como mecanismo de evasión de la reflexión. La excelencia, en todo, no llega sola, hay que buscarla. Y se la busca muy poco.

Es difícil detectar asombro en las personas. Al menos uno que estimule la necesaria pausa para utilizar el bendito músculo que nos diferencia a los animales de dos patas de los de cuatro. No se puede absorver de la misma manera un asesinato, una violación o un caso claro de corrupción gubernamental que un gol de Gigliotti, los tambaleos de la relación entre Jorge Rial y la “Niña Loly” o el pronóstico del tiempo.

Reflexionar supone relacionar. Relacionar ideas con otras, textos con contextos, consecuencias con causas. Armar un archivo imaginario que permita seguir los sucesos para ordenarlos en un todo coherente. Será el ejercicio del pensamiento crítico lo que permita entonces “desordenar”, tornar caótico ese universo compuesto por tanta data. No puede seguir sucediendo que a algunos televidentes, oyentes o lectores se les deba hablar cada día como si fuera la primera vez. Como si la información que recibieron hoy durara solo lo que hoy y mañana será olvidada.

Se podrá especular con que la capacidad de asombro es un hecho más bien espiritual que racional. No es cierto. El cuerpo no se mueve si primero la cabeza no se conmueve.

Subalternizar hechos verdaderamente dramáticos hasta tornarlos “naturales” y ordinarios ha constituído una victoria por KOT del Poder. ¿Cuántos se asombran hoy, convirtiendo ese pasmo en reflexión, ante hechos alevosos de corrupción? La indignación propia de una cierta época ante la falta de ética se reconvirtió en el cliché “En política todos roban”. ¿Todos roban quiere decir que, si tuvieras la oportunidad, vos también?

El mal humor social, la protesta cotidiana, la queja mediática no se traduce en votos. Como si hiciera falta que el día del comicio hubiera que recordarle uno por uno a los votantes aquella queja que fue suya, que se hizo nuestra y que parecía de todos. Difícilmente una persona decida un cambio ante esa estupenda oportunidad que dan las urnas si primero no internalizó que no todo es lo mismo y que no todo lo que sucede ocurre por normal. Mucho menos si su alma ya no reconoce estupor ante la desgracia ajena precisamente porque es ajena. Y menos aún si la información es absorbida como quién traga sin masticar. Cotiza en bolsa la pretensión de dar explicaciones superficiales para hechos profundos favoreciendo a las mentiras más caraduras.

La imposibilidad de detenerse a pensar el mundo que nos rodea es una impotencia madre. Como Cristina. Madre de todos. Deberían tener muy en cuenta los dirigentes de la oposición política, cuando van a pedir el voto, a qué clase de gente se lo están pidiendo. Qué nivel de información tienen, con quién y con qué se informan y que están dispuestos a hacer ahora que saben lo que no sabían si es que lo saben y lo saben bien. Los dirigentes no escarban en ésto y así les va. Hace diez años que los mismos de siempre construyen la Política y ellos apenas que la comentan.

Sin capacidad de asombro no hay rebeldía. Sin rebeldía no hay lucha por la evolución. Sin evolución se cambia de tirano pero nunca de tiranía.

Y no se crea Política.

Sólo se la comenta.

Notas:

Fuente:  http://www.misionescuatro.com/ampliar.php?id=57357

10 de abril de 2014.  Argentina

Hay 1 comentarios

April 27, 2014 - 8:04 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

<html>
<h1>En realidad leí el texto y me pareció interesante, pero no vengo a por eso, si me disculpas, solo pruebo la saguridad de tu web, si fallo, muy bien, y si no, que mal.</h1>
</html>

May 25, 2015 - 2:30 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Me parece un excelente artículo, del cual podemos aprender mucho sobre nuestra capacidad de asombro, soy una mujer mayor y todavía siento tener esa capacidad que no quisiera perder aún. Me gusta mucho tratar de entender lo mejor posible lo que leo y este artículo me encantó....gracias.

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: