Del anillo de Giges al Leviatán

Platón busca en La República responder la cuestión básica de la política: ¿qué es la justicia? Tras exponer la tesis de Trasímaco, “es mucho mejor el modo de vivir del injusto que el del justo”, intenta responder esta pregunta planteando cómo surgió la justicia. Dice, por medio de Glaucón, que por naturaleza todos los hombres se interesan solo por su propio bien, y no se ocupan en absoluto del bien de otros, al punto que nadie duda en hacer daño a sus pares cuando esto conduce a su propio bien. Pero cuando se persigue el propio interés a toda costa, se produce una situación desventajosa para la mayoría de los hombres.

Platón ilustra esto mediante la leyenda del Anillo de Giges. Giges, quien encontró un anillo de oro que le permitía convertirse en invisible, elude los castigos normales que están relacionados con la injusticia y, de este modo, obtiene sus ventajas sin las desventajas habituales del actuar justamente.

Platón sugiere que la actitud de Giges es también la actitud común hacia la justicia; todos piensan que la injusticia les resultará más benéfica que la justicia en tanto individuos, y por consiguiente cometerían acciones injustas si se suprimieran las acciones de control social y estatal.

La historia del Anillo de Giges tiene una estructura similar al contractualismo que Hobbes presentó en El Leviatán, e ilustra la idea de que la injusticia será la experiencia de los sometidos, que no son lo suficientemente fuertes para ser los autores de hechos de dominación. El punto de partida de Hobbes es definido por medio de los siguientes elementos: i) el hombre no es apto para la sociedad; es un ser absolutamente egoísta que solo busca conseguir los medios más adecuados para la realización de sus fines; ii) al juntarse con otros hombres quiere su reconocimiento, su admiración, obtener los medios necesarios para su satisfacción, pero no su amistad; iii) al presuponer el egoísmo en la naturaleza humana pretende, a partir de una consideración más realista del hombre, establecer un fundamento seguro para justificar la existencia de un poder coactivo en el Estado. Su idea es que la filosofía política, solo en la medida en que parta de una consideración realista de la naturaleza humana, dará el conocimiento correcto a partir del cual pueda fundamentarse y construirse el Estado mediante un acuerdo contractual que conduzca a la paz civil.

Para Hobbes, la justicia es el resultado del rechazo común del mayor mal, la guerra de todos contra todos. La estrategia de la injusticia es muy riesgosa, representa una opción racional para los más poderosos, pero incluso “el más débil tiene bastante fuerza para matar al más fuerte”. Para la mayoría, la opción de la injusticia generará sufrimiento. Mejor que el sufrimiento y la muerte es la justicia. En comparación con la absoluta injusticia, que es la guerra de todos contra todos, la mejor opción es conformar el Estado, encargado de garantizar la justicia a todos los miembros de la sociedad, fuertes y débiles por igual

Francisco Cortés Rodas

Notas:

Fuente:  http://www.elcolombiano.com/opinion/columnistas/del-anillo-de-giges-al-leviatan-DJ4784252

21 de agosto de 2016.

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: