Descubriendo la filosofía: El Ágape

Hoy hablaremos del ágape, otra manifestación del amor que, a diferencia del eros (amor) y la filia (amistad), es el amor que se pone en comunión con el otro invitándolo a compartir la misma mesa; es el amor consagrado a los demás, considerándolos en su cualidad fundamental de ser humano.

El primer rasgo que distingue el ágape del eros y de la filia tiende a que el amor no está anclado ni ligado al deseo, siendo que el amor al otro debe ir más allá de toda relación interesada o condicionada en la reciprocidad.  El ágape no exige reciprocidad, nada espera a cambio, excepto el compartir, recomendando incluso amar a aquellos que nunca podrían corresponderle a semejante sentimiento. Un segundo elemento propio del ágape es que los actos que inspira no están determinados por el hecho de que seamos amados, puesto que el amor se ofrece independientemente de la historia que une al que se ama y al amado; quien es amado no estará en disposición de saber si es amado ni por quién. En general, el ágape es entendido como el banquete al que se nos convida a la comida fraternal, destinada a estrechar los lazos que los unían.

Y si la mesa es misa, el ágape mantiene un sentimiento religioso, de vínculo y participación.  De ahí el concepto de caritas, o caridad, que traduce el ágape griego, retomado por santo Tomás para definir, siguiendo el modelo griego de la filia, la amistad del hombre hacia Dios. San Agustín señalaba que el amor a Dios es la más esencial y la más completa de las formas de amor, entendiendo el concepto cristiano del amor de Dios a partir de la concepción de eros platónico como búsqueda de perfección absoluta y deseo de unión con Dios.  En suma, si el ágape es comunión con Dios, siempre estará asociado con el amor al prójimo.  Pero el prójimo no es un simple medio de amar a Dios, es el término verdadero del amor, allí donde se enfocan las actitudes y las acciones, porque el ágape conduce a desear la felicidad y el amor al prójimo como a sí mismo. 

Esta idea de amar al otro como a sí mismo, la podríamos relacionar con la segunda fórmula que Kant ofrece del imperativo categórico:

“Obra de tal modo que trates a la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de los demás, siempre como un fin, y nunca simplemente como un medio”

(Fundamento de la Metafísica de las Costumbres, II, IV,p. 429).  Kant nos explica cómo averiguar cuales son las reglas morales obligatorias.  No las descubrimos preguntándonos lo que nos gustaría hacer sino usando nuestra razón.  Nos pide que imaginemos lo que ocurriría si universalizáramos lo que queremos hacer, asegurándonos siempre de que tratemos a las personas como fines nunca como medios.  Kant recalca así mismo la importancia de la imaginación moral.  Para ser morales, hemos de imaginarnos o mejor de ponernos en los zapatos del otro.  Será por eso que nuestras malas decisiones o el obrar incorrectamente se deban a nuestra poca imaginación.

Podríamos concluir que el ágape se refiere mucho más al deseo de unión con los demás, ya que el amor para la especie humana es la garantía de su perduración y de su progreso en cuanto sociedad organizada para lo individuos. Este amor, aparte de ser un estímulo de su constante perfeccionamiento moral e intelectual, es lo único que le eleva en su caso a la mayor felicidad que pueda darse en esta vida.

.(JavaScript must be enabled to view this email address)

Notas:

Fuente: http://cronicadelquindio.com/index.php?module=Pagesetter&func=viewpub&tid=3&pid=28995

Hay 7 comentarios

August 19, 2008 - 9:31 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

esta ma omenos

February 12, 2010 - 5:30 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Muy buena explicacion del Agape

April 05, 2010 - 7:46 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

... Es interesante ... Sería valioso que se hable más de los ejemplos prácticos de este amor ...y cómo tiene estrecha relación con la figura de Cristo.

April 11, 2010 - 10:38 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Me ha dejado un poco más claro lo que es el Ágape; según el autor Paulo Cohelo; definía el Ágape como “el amor que devora”, un amor tan intenso que aún cubría a aquellos que no correspondían o que no se enteraban de su existencia.

October 19, 2011 - 12:27 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

otro ejemplo puede ser el de un libro no muy famoso: la paradoja, en ese menciona las actitudes qe caracterizan el amor como ágape, aunque se supone que es para superación empresarial o algo así me ha ayudado muchoa comprender más qe es ágape

March 30, 2012 - 2:12 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Siimplemente esS muy cierto0 to0do0 lo0 ke diicen, por que sii no0 lo0 kiieren ver de forma reliigiio0samente cato0liica…pueden verlo0 co0mo0 la fo0rma de subsiisStenciia para la raza humana…y co0mpartiiendo0 lo0 que me dejo0 es co0mo0 una espesiie de filia y ero0s unida…

March 30, 2012 - 2:16 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Para tii mii queriido0 amigo0 mario0 sii de verdad kieres saver que tiiene que ver el Ágape con la fiigura de Criito0…te recomiento0 que, te iintereses po0r conocer to0do0 lo0 que mas puedas so0bre la Sagrada Liiturgia…y un ejemplo sencillo0 para tii seriia la frase que el mismo0 Cristo0 diijo0: “so0lo0 un mandamiiento0 dejo0…amense lo0s uno0s a lo0s o0tro0s co0mo0 to0 lo0s he amado0”...

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: