Dos dualidades: mente-cuerpo en Platón y forma-materia en Aristóteles

Hemos repasado el arranque de las concepciones antípodas de una sola realidad del cosmos en dos civilizaciones primordiales: el idealismo absoluto en la India y el materialismo griego de los filósofos presocráticos. A diferencia de estas dos tesis monistas, en el periodo clásico de la cultura griega el ateniense Platón (428-348), considerado con frecuencia el mayor filósofo de la antigüedad, planteó que alma y cuerpo son dos elementos verdaderos y distintos, lo cual instituye el dualismo de sustancias o esencias, es decir, una dualidad ontológica o metafísica. Es patente que, para este coloso del pensamiento occidental, el mundo de las ideas impera más allá de los objetos ordinarios y, en referencia al problema mente-cuerpo, nos atañe examinar esta tesis con cierto detenimiento.

Más allá de la naturaleza visible, en un ámbito sobrenatural independiente de la realidad física, se hallaría el mundo platónico de las Ideas o Formas Eternas. Éstas son ideales y arquetipos inmateriales, mientras los cuerpos y las cosas visibles son sus copias efímeras e imperfectas. Esa realidad eterna sin distintivos físicos sólo es accesible mediante la Razón, lo cual supone que las Formas no sólo hacen posible a los objetos, sino que estos sean inteligibles. El ser humano es entonces de naturaleza dual: percibe el universo material con los sentidos de su cuerpo y sólo puede avizorar el prístino ámbito de las Formas con su intelecto.

Platón propone además que existen tres almas en cada ser humano, una racional ubicada en el cerebro, otra irascible emplazada en el pecho y una tercera concupiscible en el abdomen. La más excelsa, la racional, es semejante a los dioses y es capaz de albergar y utilizar el conocimiento. Esta alma inmortal pugna por elevarse al ámbito afín de las Formas Eternas y por ello el deseo de saber es para el ser humano una sed permanente que sólo se satisface con el conocimiento verdadero.

Al proyectar esta distinción rotunda entre alma y cuerpo, Platón puede ser el promotor más remoto del dualismo. Su influencia ha sido enorme, no sólo por la sistemática y racional argumentación que establece como método filosófico indispensable, sino también porque la noción de un alma eterna prisionera de un cuerpo material y efímero fue adoptada y adaptada por el cristianismo. Pero el platonismo no sólo impacta a la esfera religiosa o teológica de la cultura occidental, sino que aflora de manera inusitada en uno de los campos más fundamentales y formales de las ciencias: el de las matemáticas.


Leonardo da Vinci, Dodecaedro

José Luis Díaz Gómez

Notas:

Fuente:  https://elsemanario.com/colaboradores/jose-luis-diaz-gomez/209647/dos-dualidades-mente-cuerpo-platon-forma-materia-aristoteles/

17 de junio de 2017

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: