Edgar Morin: un pensador reconocido por la Universidad de Santiago de Chile

Es uno de los filósofos vivos de mayor trascendencia mundial. Nacido en 1921, en París, comenzó muy tempranamente el estudio y comprensión del pensamiento complejo. Pasó por diferentes áreas de interés, como la filosofía, la sociología, la antropología e, incluso, el periodismo y la comunicación.

Su importante contribución a la ciencia, la política, las artes y la espiritualidad será reconocida por la Universidad de Santiago de Chile al otorgarle, el próximo viernes 13 a las 10 horas, en la sala Isaac Newton del Planetario, el máximo reconocimiento de esta Casa de Estudios: el Doctorado Honoris Causa y la Medalla Universidad de Santiago de Chile en su categoría Dorada.

Sus méritos son muchos. A los 19 años, caracterizado por un espíritu acucioso, irreverente y audaz, comienza sus estudios universitarios, pues, según él mismo, su interés era superior a una carrera, más bien lo movía la lectura, el cine, la música y la observación de la naturaleza y la sociedad. Por eso, ingresa a La Sorbonne, en tiempos en que Francia es invadida por el ejército alemán.

Debido a los problemas que afectan a los parisinos, se refugia en Toulouse, donde dedica su tiempo a actividades asistenciales como secretario de la Asociación de los Estudiantes Refugiados. En ese tiempo estudia con avidez, lo que le permite graduarse el año 1942 en Historia, Geografía y Derecho en La Sorbonne.

Fue un decidido miembro de las filas del Partido Comunista Francés. Su espíritu crítico y capacidad de reflexión lo hacen discrepar sobre cuestiones esenciales que lo llevan a denunciar las desviaciones y excesos del estalinismo soviético y la Revolución China, entre otros. Sus cuestionamientos le pasan la cuenta, siendo expulsado de su partido. A pesar de eso, sigue participando individualmente en causas políticas y sociales que le parecían justas.

Edgar Morin es un pensador multidisciplinario. Es conocido especialmente como sociólogo y epistemólogo. Se le considera uno de los pocos grandes pensadores del Siglo XX, figurando como pionero en los estudios sobre complejidad. En los años 60 comienza a dar las pistas para lo que podría denominarse como la ‘segunda cibernética’, que posibilita el análisis de los sistemas autopoieticos, es decir, de las organizaciones entre y por seres vivos.

Su obra permite realizar una síntesis maestra de todos los nuevos desarrollos en teoría de sistemas, teoría de la información, cibernética, reformulando el método de la complejidad donde se reúnen las aportaciones de Prigogine, Von Foerster, Henri Atlan, Maturana, Varela y un largo etcétera. Esta obra supone una gran aportación para la Universidad: por su proyecto transdisciplinario, por su propuesta de la inseparabilidad de los aspectos físicos/biológicos/sociales de los fenómenos.

Por otra parte, la obra de Edgar Morin resulta también muy relevante por su interés actual en la reforma del sistema de enseñanza. Debido al prestigio multidisciplinar de que goza, el gobierno francés le encargó la reforma del sistema educativo en Francia. Sus propuestas han quedado plasmadas en libros como ‘La mente bien ordenada’, o ‘Los siete saberes necesarios para la educación del futuro’.

La vida, obra y misión del profesor francés Edgar Morin son un ejemplo vivo y un faro para las generaciones de jóvenes del mundo que buscan causas nobles, justas y viables que identifiquen al hombre con el hombre, mediante la comprensión humana y la ética. Que identifiquen al hombre con su origen, con la naturaleza; que le permitan, como señaló Morin en una entrevista al diario Le Monde, sentirse parte de una visión planetaria, un ciudadano universal, un habitante de la Tierra Patria.

Notas:

http://www.universia.cl/portada/actualidad/noticia_actualidad.jsp?noticia=131214

by gore

Hay 1 comentarios

July 13, 2008 - 5:11 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

muy interesante, me habria gustado una reseña de morin sobre su estadia en chile

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: