El acervo Basave, a disposición de todos

Legado de Fernández del Valle, fallecido en enero de 2006, pasó a la UANL.

En la casa había libros, no paredes”, ese es el recuerdo que guarda Daniel Salinas Basave, nieto de don Agustín Basave Fernández del Valle, cuando recuerda la extensión de la biblioteca personal del ilustre pensador y catedrático regiomontano.

Ahora, esas enormes paredes de libros no estarán en la casa particular del doctor Basave, sino que se encuentran a disposición de cualquier persona dentro de la sala “Agustín Basave Fernández del Valle”, que próximamente se inaugurará en el segundo piso de la Biblioteca Magna “Raúl Rangel Frías”, de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Volúmenes especializados de filosofía, literatura antigua, historia de México, así como correspondencia personal, todo ello ya puede ser consultado por historiadores e investigadores que así lo requieran, pues aunque no se ha dado la inauguración oficial del sitio, el acervo bibliográfico ya se encuentra disponible.

“Estamos esperando que el rector de la universidad nos indique la fecha de la inauguración, pero no debe pasar de septiembre”, especificó Porfirio Tamez Solís, director de la red de bibliotecas de la UANL.

Por la sala que lleva su nombre sobresalen cerca de siete estantes los que contienen los valiosos libros que el catedrático coleccionó a lo largo de su vida. En la parte final de la sala, cerca de 20 figuras del Quijote aparecen dentro de bases de madera, una pequeña parte de la colección que don Agustín Basave mantenía como afición.

Renato Tinajero Mallozzi, responsable de la sala, señaló que actualmente la mayoría del material bibliográfico está catalogado.

“Una gran parte del acervo se conforma por temas de filosofía, donde también podemos encontrar textos de teología, después hay material importante de literatura antigua, con ese gusto que tenía don Agustín por la obra de los griegos”, señaló el responsable de la sala.

Alrededor de la sala se colocaron mamparas para mostrar una parte de los reconocimientos que recibió Basave Fernández: cuadros, monedas conmemorativas y medallas, de las cuales se exhibirán cerca de 120.

Tinajero Mallozzi señaló que el acervo bibliográfico también contiene correspondencia de don Agustín Basave, la cual se encuentra actualmente en catalogación. “Es un proceso interesante saber de qué escribía y con quién mantenía conversaciones”, señaló.

“Todos podían ir a visitarla”

“Cualquiera que estuviera dentro del mundo de la filosofía conocía y tenía como referencia la biblioteca de mi abuelo. Para los inmersos en la filosofía era como un Disneylandia”.

Daniel Salinas Basave recuerda que en su niñez y juventud era muy común observar que estudiantes e investigadores acudieran a la biblioteca de su abuelo.

También fue motivo de consulta cuando se realizó en 1986 Congreso Mundial de Filosofía, en donde muchos de los que ahí figuraron como ponentes encontraron en la biblioteca personal del doctor algo así como un oasis intelectual.

Según recuerda Daniel Salinas Basave, su abuelo se sentía enamorado de cada uno de los libros que componían sus biblioteca y sabía exactamente en dónde se encontraba cada uno. “Los amaba no por su edición o por su antigüedad, los quería por su contenido, por el aporte que pudieran tener”, detalló.

El año pasado, los descendientes del doctor Basave Fernández acordaron donar su acervo bibliográfico a la Biblioteca Magna, en un signo de gratitud que hiciera su padre a la que consideraba su alma mater.

Notas:

http://www.milenio.com/monterrey/milenio/nota.asp?id=546726

Hay 1 comentarios

October 22, 2007 - 11:38 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Un dia escuche al hijo del DR.Agustin Basave una frase de la Virtud de la GRATITUD…Me gustaria apuntarla…solo recuerdo que decia algo asi…la Gratitud antes de ser una obligacion es…NO la recuerdo…me pudieran ayudar…quiero conservar esa frase y compartirla…muchisimas gracias.

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: