El ensayo de Cassirer sobre Kant, Rousseau y Goethe

I. Además de pensador, Ernst Cassirer (1874-1945) sigue siendo uno de los más acreditados conocedores y divulgadores de la herencia neokantiana a través de la escuela de Marburgo, que presidió Hermann Cohen, y de la que fueron integrantes el mismo Cassirer, Pablo Natorp y muchos otros; y a cuyos cursos asistió como estudiante el celebrado autor de Doctor Zhivago, Boris Pasternak. A Ernst Cassirer le debemos libros como la monumental obra El problema del conocimiento; así como Filosofía de la Ilustración; El mito del Estado; Kant: vida y doctrina, entre muchos otros. Ahora se publica su ensayo Rousseau, Kant y Goethe. Filosofía y cultura en la Europa del Siglo de las Luces. Quienes lo han leído en alemán aseguran que este autor es, además, un literato tratando temas filosóficos que parten de la interpretación kantiana de quien enseñó no una doctrina, sino a filosofar, es decir, a reflexionar metódicamente sobre los problemas para proponer soluciones.

II. Todo eso en la dirección de la escuela de Marburgo. Ese oficio del buen escribir, resultado del mejor pensar, ha permitido que los traductores de este pensador nos ofrezcan recreaciones con una claridad meridiana. Esto es lo que pasa con este ensayo que vertieron al español Roberto R Aramayo y Salvador Mas, siendo Aramayo el autor de una extraordinaria introducción sobre Cassirer que no puede ni debe dejarse de lado (como pasa con otras introducciones que para nada sirven). Ernst Cassirer divide su ensayo en tres partes: “El problema Jean-Jacques Rousseau”; “Kant y Rousseau”; y “Goethe y la filosofía kantiana”. Son agudas reflexiones particularmente sobre la obra de Rousseau; tan disperso como si su volcánico pensamiento y actuar no tuvieran un hilo conductor. Y sin embargo Cassirer pone orden para lograr comprenderlo mejor.

III. En seguida aborda el nexo que lleva la segunda parte: “Kant y Rousseau”. En ella pone de relieve cómo Kant rescata la moral-ética del ginebrino, sustentada en la búsqueda de lo más auténtico del hombre-humanidad. Y, finalmente, entra al rechazo-atracción de Goethe por Kant. El genial autor de Fausto no se dio a la tarea (a diferencia de Schiller) de meterse de lleno al pensamiento kantiano, pero en sus muy superficiales acercamientos, Goethe comprendió que la obra kantiana podría cambiar su concepción del mundo y especialmente de su vida, aunque finalmente se negó a dar el paso. Este triple ensayo de Cassirer tiene, pues, un rastreo de cómo esos tres pensamientos se entrecruzaron y donde Kant fue el factor común. De Rousseau porque Kant lo rescató de sus giros excesivamente románticos, bucólicos y utopistas para darle el título del “Newton de la moralidad”. Y de Goethe porque a pesar de que éste anduvo por la periferia kantiana, leyó y estudio la Crítica de la razón pura y la Crítica del discernimiento; además de sus conversaciones con Schiller, el kantiano entre los poetas. Ernst Cassirer nos brinda una investigación suprema y nos muestra al Immanuel Kant que leyó a Rousseau y al Goethe que leyó a Kant.

  Autor: Ernst Cassirer
  Título: Rousseau, Kant y Goethe
  Editorial: Fondo de Cultura Económica, colección Breviarios, 561

Notas:

Fuente:  http://www.voltairenet.org/article186572.html

Fuente
Contralínea (México)

27 de enero de 2015.

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: