El hombre unidimensional

Una de las obras más subversivas e influyentes del siglo XX.

Considerada por algunos como el punto de partida de la Nueva Izquierda.

En el año 1964, se publicaba una de las obras ideológicamente más subversivas y transformadoras del siglo XX: “El hombre unidimensional”. Su autor, Herbert Marcuse, fue uno de los miembros más destacados de la primera generación de la Escuela de Frankfurt.

En esta obra analiza las sociedades industriales avanzadas, de las que considera que, bajo una apariencia democrática y liberal, guardan rasgos de totalitarismo y control efectivo de masas. En el contexto de la Guerra Fría en que se inscribe el libro, Marcuse critica las dos corrientes predominantes del momento: el Capitalismo Occidental y el Socialismo Soviético.

A través de sus páginas, el filósofo plantea los mecanismos de control utilizados por estas sociedades. Por un lado, el establecimiento de un pensamiento único y sin capacidad crítica gracias al uso de los medios de comunicación de masas, la publicidad y el propio sistema industrial. Por otro lado, la creación de falsas necesidades que integran al individuo en la sociedad de consumo y producción. El resultado, un “hombre unidimensional”, incapaz de desarrollarse personal y culturalmente fuera de los marcos estructurales de la sociedad.

Para Marcuse, son varias las consecuencias. Por un lado, el consumismo conlleva una mercantilización de la cultura y una cosificación de la conciencia, y la integración de la clase trabajadora le hace cuestionarse su capacidad innata revolucionaria, defendida por el marxismo clásico.

La búsqueda de enemigos exteriores, la imposición de normas culturales o la exaltación de valores patrióticos, son algunos ejemplos del control de masas expuestas por el autor.

En una época de gran convulsión ideológica, el autor niega que los intelectuales y lo que él denomina “subproletariado” puedan ser el ansiado sujeto revolucionario, y en su opinión, la emancipación social sólo sería posible a través de un despertar de la sociedad que, unida y organizada, se oponga a la explotación del hombre por el hombre. En esencia, configura la denominada Teoría Crítica, con un compromiso social emancipatorio de las estructuras establecidas en la sociedad moderna.

La enorme capacidad crítica de este libro fue objeto de duras críticas, tanto por parte de los capitalistas como de la ortodoxia marxista. Sin embargo, supuso una enorme influencia para la creación de la, posteriormente, denominada “Nueva Izquierda”. El conjunto de los planteamientos de Herbert Marcuse tuvo una enorme influencia teórica luchas como la liberación de la mujer o en movimientos como el hippie.

En estos tiempos de cambio político, de sacudidas en la estructura del sistema, una lectura recomendable para comprender mejor el funcionamiento de nuestra sociedad.

Notas:

Fuente:  http://diariodigitaldeleon.com/cultura-leon/mas-que-libros-leon/el-hombre-unidimensional-16397

2 de marzo de 2016

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: