El negocio filosófico de acusar a Heidegger

Nunca olvidaremos cuando una muy buena profesora de filosofía, la querida Amelia Podetti, sostenía allá por 1968 desde la cátedra de historia de la filosofía moderna que:“la filosofía ha sido la única disciplina científica que no ha cedido al pensamiento y las imposiciones del stablishment”. Claro está que en aquella época no se manejaban todavía las categorías de políticamente correcto o pensamiento único, que impusieran años después Alain de Benoist o Ignacio Ramonet.

Nunca imaginamos que esta clara y evidente enseñanza: la filosofía es insobornable, se fuera al traste con el correr de los años. En aquella época, donde estudiábamos Heidegger, mañana, tarde y noche, a ninguno de los magníficos profesores que tenía la UBA se le ocurrió afirmar que Heidegger fuera nazi, o lo que es peor que su filosofía llevara al nazismo. Ni los Carpio, ni los Pucciarelli, ni los Prior, ni un marxista como Carlos Correa, ni “paisanos” como Klein, Madanes o Kohan jamás levantaron su voz para condenar al Mago de Friburgo. Incluso entre nuestros compañeros de facultad de origen judío como, Barilko, Jalfen, Abraham, Picoti, Heller, Feinmann, y tantos otros, nunca se escuchó un comentario adverso. Es más Dina Picoti llegó a cursar con Heidegger y tiene a su haber magníficas traducciones del filósofo.

Y esto que pasaba en la UBA sucedió mutatis mutandi en todas las grandes universidades.

Entonces, ¿algo tiene que haber sucedido? ¿Qué sucedió para que a partir de 1975 comenzaran multiplicarse como conejos los libros, estudios, tesis y programas sobre Heidegger y el nazismo?

Nosotros creemos encontrar la razón de peso.

La subordinación de la filosofía a los intereses raza, religión y política más practicada después de la guerra del Yon Kipur 1973, donde se consolida definitivamente el poder de Israel en Oriente Medio y el poder judío en los Estados Unidos, consiste en escribir en contra de Heidegger y acusarlo de nazi. No hay autor por mediocre que sea, que no se vea elevado a los altares de la publicidad y el prestigio mediático cuando publica sobre ese tema.

La falacia, porque de eso se trata filosóficamente, que denominamos reductio ad hitlerum, se extendió luego a todo disidente del pensamiento políticamente correcto.

Por supuesto que este tema está vinculado a otro mayor como lo es la invención de la industria del holocausto, como la denomina Norman Finkelstein, en el libro homónimo, y que nace por esa época. Pues las memorias de los grandes hombres (Churchill, Eisenhower. De Gaulle, De Gasperi,) que participaron en la lucha contra la Alemania nazi, no hacen ninguna mención al holocausto. Industria de las indemnizaciones amañadas otorgadas a falsas víctimas. Industria cuyo sustento político y filosófico es equiparar el sufrimiento de los judíos alemanes al de Cristo en la crucifixión.

Industria que ha hecho exclamar el escritor judío Gilad Atzmon en The wandering who? que “la religión del holocausto es la que los unifica en todo el mundo”.

Pero, volviendo al caso Heidegger, si leemos atentamente los testimonios con los que contamos, sobre todo los libros del filósofo, su Discurso de rectorado y la entrevista de publicación póstuma a Der Spiegel, se desprende en forma evidente que Heidegger nunca fue nazi y que la mayor o menor simpatía que pudo tener con el régimen estuvo en su creencia de que, él mismo, asumiendo el rectorado podía colaborar al resurgimiento de la universidad alemana y no a un asentimiento ideológico como se le pretende endilgar. Como dijo Ernst Jünger: Heidegger pensó que Hitler lo iba a consultar”.

La decadencia de la universidad alemana era tal en la época, que un hombre tan alejado del nacional socialismo como un filósofo de prestigio, Nicolai Hartmann, pudo decir que casi no había cargos en la universidad, tanto administrativos como profesorales, en donde se pudiera encontrar a un alemán nativo.

Desde la filosofía de Heidegger, con su crítica a la razón calculadora y a la técnica, rasgos que el nazismo exaltó a grado sumo, no puede deducirse ningún apoyo teórico al nazismo. De los mejores alumnos y discípulos que tuvo a su lado (Arendt, Marcuse, Max Müller. P. Aubenque, W. Biemel, Pöggeler, J. Patocka, Beaufret, Ricoeur, etc.), de ninguno salió nunca una acusación de nazi o que su filosofía llevara al nazismo.

El nazismo de Heidegger es un negocio de avivados, que al no poder hacer filosofía por carecer de talentos para ello, dedican sus esfuerzos a la alcahuetería filosófica y a la policía del pensamiento. Eso le da renombre, viajes y dinero.

Es mas, a partir de febrero de 1934 es atacado por los ideólogos oficiales del régimen, como fue el caso de E. Krieck.

La frustrada y frustrante experiencia del rectorado, que duró solo diez meses. (se afilia al partido en marzo del 33 y asume el 27 de abril, lo que muestra a las claras que su nacional socialismo era, básicamente, oportunista) es criticada por el propio Heidegger ya en el curso de 1935 titulado Introducción a la metafísica: “lo que hoy se ofrece en el mercado como filosofía del nacional socialismo, y que no tiene nada que ver con la verdad interna y la grandeza de este movimiento-con el encuentro de la técnica planetaria y el hombre moderno- pesca en las turbias aguas de esos valores y de esas totalidades”. Y cuando se edita el curso en forma de libro en 1953 Heidegger se niega a quitar la frase.

Pierre Aubenque, la máxima autoridad contemporánea en Aristóteles, que fue discípulo a partir de 1948 afirma: Tras el fracaso de su imposible aventura de Siracusa, donde creía poder convertir al tirano, Platón escribió La República. Igualmente, tras el fracaso del rectorado, Heidegger, meditó públicamente sobre su error, a su manera elevada y críptica. Esta meditación tuvo influencia en el “giro” a partir del 35, que le permitió pasar de la analítica del Desein a la deconstrucción de la historia del ser, donde el nazismo encontrará su lugar al lado del “fin de la metafísica”. (1)

Walter Biemel en respuesta al libro del chileno Víctor Farías, el inventor del negocio filosófico del Heidegger nazi, afirma que el entorno del filósofo en la Universidad de Friburgo, inmediatamente después de su rectorado, era el único que se permitía una crítica abierta al régimen nacional socialista en el poder.

Con lo dicho queda dicho cuanto había que decir aquí sobre el tema.

Alberto Buela


Filósofo (mejor arkagueuta).

Notas:

(1) Aubenque, Pierre: Otra vez Heidegger y el nazismo, Disenso Nº5, Buenos Aires, primavera 1995.
Integrante del Centro de Estudios Estratégicos Suramericanos. Federación del papel. Escuela de Gobierno Pcia. de Bs.As. Universidad Tecnológica Nacional (UTN)


Fuente:  http://www.rebanadasderealidad.com.ar/buela-14-01.htm

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires

16 de octubre de 2014.  ARGENTINA.

Hay 2 comentarios

October 16, 2014 - 7:32 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Gracias por develar de manera clara y contundente algo que en los corrillos de las facultades nos confunde y genera discusiones sobre el autor y la obra, completamente de acuerdo con usted Maestro.

October 29, 2014 - 10:35 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Seguro, entonces, que esta fotografía es un montaje:  https://1.bp.blogspot.com/_5NR2ricLGKI/TP__Ml4J80I/AAAAAAAABCM/iJVZ3d0ZC8Y/s1600/HeideggerLeipzig1933.jpg

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: