Es Antonio Caso abogado, filósofo

Maestro y ejemplo de innumerables intelectuales que dieron una valía a nuestro país por lo enorme de sus pensamientos y la grandeza de sus actos.

Uno de los grandes filósofos que México puede llegar a presumir, pues sus pensamientos y letras llegaron a tener un eco a nivel internacional, donde sus ideas llegaron a retumbar entre las mentes de los más grandes intelectuales y filósofos de la época.

Vivió y murió en la ciudad de México; maestro y ejemplo de innumerables intelectuales que dieron una valía a nuestro país por lo enorme de sus pensamientos y la grandeza de sus actos, como lo fueron Alfonso Reyes, Pedro Henríquez Ureña, Carlos González Peña, además de ser gran amigo de otro grande del pensamiento mexicano: José Vasconcelos.

Antonio Caso realizó sus estudios superiores en la Escuela Nacional de Jurisprudencia, terminando la carrera de licenciado en derecho.

Aunque su especialidad era la abogacía, poco a poco la marea de las letras y la brisa de la literatura fueron acercándolo al océano de la filosofía.

Su nueva afición, la de las letras, le llevó a fundar la revista literaria “Savia Moderna” junto a Vasconcelos, Alfonso Cravioto, Luis Castillo Ledón, además de contar con la participación del Regiomontano Universal, Alfonso Reyes, Ureña y González Peña.

Muy poco tiempo duró aquella revista, que era pan y agua de todos aquellos que gustaban de la literatura por aquellos años, sin embargo, este grupo de jóvenes intelectuales, comandado por Antonio Caso forman el colectivo “Ateneo de la Juventud”, el cual es nombrado así por el gusto de todos los miembros por la cultura griega y cuyo ensamble duró cerca de un año.

“Ateneo de la Juventud” luchó abiertamente contra la corriente del positivismo, corriente de la que la Academia solamente podía entender y enseñar; por medio de conferencias y escritos, tendiendo en la figura de don Antonio Caso una voz potente, ideas elocuentes y una atención excesiva que el público prestaba a cada uno de sus diálogos.

Su pronta gama de conocimientos le abrieron las puertas para que desde muy joven tuviera la oportunidad de impartir clases en distintas instituciones, ofreciendo las cátedras de filosofía, lógica, ética, estética, filosofía de la historia y sociología, en escuelas preparatorias, la de Jurisprudencia y en la de Altos Estudios, que años después pasaría a convertirse en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de donde fue director de la Facultad de Filosofía y Letras de 1930 a 1932.

Su obra literaria y filosófica es abrumadora: “Problemas filosóficos”, “La filosofía de la intuición”, “La existencia como economía, como desinterés, como caridad”, “El problema de México y la Ideología Nacional”, “El peligro del hombre”, entre mucha otras más.

Fue el primero en dar a conocer el intuicionismo filosófico de Bergson, las tesis de Spengler, la fenomenología de Husserl, el neotomismo de Maritain, el existencialismo y el historicismo de Dilthey.

Murió un seis de marzo en el año de 1946 en la misma ciudad de México que lo vería nacer 63 años antes.

Notas:

http://www.elporvenir.com.mx/notas.asp?nota_id=102213

Hay 1 comentarios

January 18, 2007 - 1:55 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

El articulo es muy breve y aùnque contiene elemntos importantes, considero que se deberìa de escribir mas sobre don Antonio Caso y en General de los llamados cuatro grandes del Ateneo de Mèxico (Henriquez Ureña, Josè Vasconcelos y Alfonso Reyes).

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: