Filósofos escriben manual de autoayuda a partir de los clásicos griegos

“Diez reglas de oro” traduce los postulados de Sócrates, Platón y Aristóteles en diez reglas básicas para llevar una mejor vida.

La llamada “autoayuda” —ese género que tantos buscan para comprender y sobrellevar las problemáticas propias de la vida misma— ha debido compartir históricamente con el desprecio de quienes la asumen como una literatura menor, como una búsqueda superficial al lado de otras con mayor perfil académico o literario.

Quién sabe si hacer frente a esos prejuicios habrá incidido en M.A. Soupios y Panos Mourdoukoutas, profesores de la Universidad de Long Island, cuando decidieron escribir un manual de vida, pero basándose nada menos que en los clásicos griegos.

El resultado quedó plasmado en “Diez reglas de oro” (Vergara, $10.000), una sistematización en diez principios elementales de los postulados hechos por pensadores tan esenciales como Sócrates, Platón, Aristóteles y Pitágoras. Una traducción para lectores comunes y corrientes, que busquen una forma reducida y sencilla de acercarse a la filosofía de los clásicos, así como revestir con fundamentos algo más serios cuestiones que son elementales.

Porque eso es lo que los autores recogen de los filósofos estudiados: Principios tan básicos como “examina tu vida”, “domínate a ti mismo”, “atesora la amistad” o “no hagas daño a los demás”.

La diferencia está en que esta vez quien los plantea no es el iluminado de turno ni un psicólogo de moda, sino que los mismísimos padres de la cultura occidental, lo que dota al libro de cierta legitimidad de la que sus vecinos de estante normalmente carecen.

Y aunque cada una de esas “Diez reglas de oro” está desarrollada ampliamente de acuerdo con los conceptos de los clásicos, éste no es un manual de filosofía ni está al nivel de quienes se interesen seriamente en la materia.

Sí podría ubicarse como un texto introductorio, que despierte el interés sobre los temas en el lector. Pero es, sobre todo, un manual, un libro de velador que recubre la autoayuda con una estela teórica, pero que no deja de orientarse al mismo objetivo ni de cumplir la misma función.

Notas:

Fuente: http://www.emol.com/noticias/magazine/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=442496

CHILE. 20 de octubre de 2010

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: