Fórmula que explica todo

Los físicos teóricos buscan una fórmula que lo explique todo , una ecuación universal. En Heidelberg acaban de disputar científicos y filósofos.

En la Conferencia de Primavera de la Sociedad de Físicos Alemanes, los “jóvenes salvajes” de la disciplina trataron de explicar sus últimas teorías. Los filósofos presentes ciñeron a menudo la frente.

La teoría de los strings estuvo considerada durante muchos años el futuro de la ciencia. De acuerdo con esa teoría, todas las partículas elementales, tales como electrones y quarks, no son puntos infinitamente pequeños, sino pequeñísimas cuerdas (strings).


Según como vibren esa cuerdas, generan diversas partículas. Con esa teoría, matemáticamente muy exigente, los físicos intentan describir con una fórmula todas las fuerzas de la naturaleza: la fuerza electromagnética, la energía nuclear y también la fuerza de gravedad.

El objetivo es llegar a una única ecuación matemática que explique todo lo que existe, desde lo más grande hasta lo más pequeño. La teoría tiene sus atractivos. Pero también un gran defecto: hasta ahora, la teoría de las cuerdas no ha podido ser ni constatada ni refutada con ningún experimento práctico.

Los cuantos y los bucles

Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift:  Imagen de rayos X de una súper nova: a la búsqueda de una fórmula que explique lo grande y lo pequeño.La teoría de las cuerdas tampoco tiene en cuenta en forma consecuente los espacios curvados conocidos de la Teoría General de la Relatividad. Por ello, los físicos han puesto sus miradas en otro enfoque: la gravedad cuántica de bucles (LQG, por Loop Quantum Gravity), una propuesta que mezcla las teorías aparentemente incompatibles de la mecánica cuántica y la relatividad general.


Con la LQG se intenta ver “cuantizadas” no sólo a las partículas, es decir como pequeños paquetes, sino también al espacio y al tiempo. De acuerdo con la teoría, tampoco el tiempo y el espacio fluyen sin fin de continuidad, sino que dan saltos, de un cuanto a otro, en dimensiones inimaginablemente pequeñas.


Qué significa ello desde el punto de vista filosófico no quedó claro en Heidelberg. Un científico intentó visualizar la LQG con una animación de computadora, en la que se veían triángulos de tiempo-espacio. “Pero cómo ello puede ser relacionado experimentalmente con la física, no entendí”, dijo Brigitte Falkenburg, profesora de filosofía de la Universidad de Dortmund en una entrevista concedida a la radio DLF.


Matemática más allá de la física


En vista de que ninguna de las dos teorías actualmente en boga puede ser verificada prácticamente, Falkenburg se pregunta si los físicos no están desarrollando una metafísica matemática, una cierta arbitrariedad en sus esfuerzos abstractos.


“No van a hallar una fórmula que explique todo”, agrega, “porque creo que la idea de la unidad de la naturaleza no es más que un principio regulador de la propia investigación y algo que nunca encontraremos”.

Pero buscar una fórmula unitaria seguirá abriendo horizontes a la ciencia y continuará siendo un esfuerzo que vale la pena, aunque demuestre sobre todo las propias limitaciones del ser humano, concluye

 

Notas:

http://www.dw-world.de/dw/article/0,2144,2377840,00.html

Hay 1 comentarios

August 31, 2011 - 4:44 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

NOES LA TAREA QUE NECESITO ES TA INCORRECTA

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: