Hannah Arendt, la filósofa del tiempo oscuro

La vida de Hannah Arendt es un paradigma del siglo XX: perseguida por ser judía, emigró a Estados Unidos y brilló con luz propia en un mundo de hombres. La escritora pamplonesa Teresa Gutiérrez de Cabiedes aborda su figura en una biografía novelada

FUE discípula de Heidegger y el eco de su pensamiento sigue vigente hoy en día, pero rechazaba que le consideraran filósofa. Pasó por un campo de concentración, pero fue capaz de denunciar la colaboración de muchos judíos con los nazis y su obra llegó a estar prohibida en el Estado de Israel.

“Hannah Arendt tenía todos los motivos para ser escéptica, pero huyó continuamente del escepticismo”, reconoce Teresa Gutiérrez de Cabiedes (Pamplona, 1977), autora de la biografía novelada El hechizo de la comprensión. Para ello ha dedicado ocho años de su vida a investigar y escribir sobre la pensadora alemana. “Su vida es un paradigma del siglo XX. Siempre dijo que no se dedicaba a la filosofía, sino a comprender”, explica la autora en referencia al título del libro.

Primero dedicó a Harendt una tesis doctoral dirigida por Alejandro Llano, catedrático de Metafísica de la Universidad de Navarra, que ayer intervino en la presentación de El hechizo de la comprensión, así como Ignacio Sánchez de la Yncera, decano de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad Pública de Navarra. En el acto, que tuvo lugar en el hotel Tres Reyes, también participó la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina.

Cuarenta años después de su muerte, en la vida de Hannah Arendt se pueden detectar heridas que siguen abiertas hoy en día. “Fue una “sin papeles” que desembarcó en Estados Unidos con 25 dólares en el bolsillo”, cuenta Teresa Gutiérrez de Cabiedes. Vivió en un mundo en crisis, término al que ella se refería como “tiempos de oscuridad”. Pero estaba convencida de que una vida humana podía cambiar el curso de la Historia. “Por ese motivo no llegó a suicidarse cuando estuvo en un campo de concentración francés, como hizo su amigo Walter Benjamin”, apunta la joven autora.

Su biografía sobre Harendt, la primera publicada originalmente en castellano, está dirigida a un público general. “Merecía la pena que su vida fuese asequible para mucha gente. Además, no sólo transmite un pensamiento interesante, sino también humanamente vivido”, explica. Harendt fue amante de Heidegger, quien la acabó rechazando por ser judía. Aquello hizo que Harendt renegara de la filosofía, ya que no podía entender que un intelectual de la talla de Heidegger se mostrara antisemita. “Como filósofa, ella no quería elaborar un sistema de pensamiento más o menos teórico, sino un pensamiento vital, desde la vida y para la vida”, detalla.

El libro también ahonda en la faceta periodística de Hannah Arendt. “Se considera que lo hizo para ganarse la vida cuando llegó a Estados Unidos, pero es una de las facetas que mejor explican la unidad que existe entre su vida y su obra, porque necesitaba intervenir en la vida pública”. Como periodista cubrió para el New York Times el juicio a un criminal nazi, Adolf Eichmann. “Concluyó que no era un ser diabólico, sino irreflexivo”, comenta Gutiérrez de Cabiedes.

Notas:

Fuente: http://www.diariodenavarra.es/20091211/culturaysociedad/hannah-arendt-filosofa-tiempo-oscuro.html?not=2009121101395766&idnot=2009121101395766&dia=20091211&seccion=culturaysociedad&seccion2=culturaysociedad&chnl=40&ph=17


SPAIN.  11 de diciembre de 2009

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: