Hegel y el escupitajo feminista

Hay una lectura feminista de Hegel por el cual lo ubica como el mayor teórico de la mujer dominada por el hombre. En realidad, Hegel es heredero de toda la cultura universalista de la modernidad. Hegel es el máximo teórico de la modernidad, por ende, también será el máximo exponente en la cultura racionalista de occidente. Su sistema intento explicar toda la realizad y sintetizarla en un sistema sujeto-objeto. Pero las feministas tenían razón al criticar la encerrona de la mujer al mundo de la sensiblería por parte de Hegel. Basta leer las primeras paginas de la fenomenología del espíritu, en especial del capitulo VI para entender esta perspectiva critica contra Hegel. Las feministas tienen razón, pero Hegel también. Veremos de qué se trata esta doble certeza.

El modelo de mujer en Hegel es el representado por Antigona. Hegel ve en la “decisión” de Antigona de enterrar a su hermano -contrariando las leyes de la ciudad- al tipoideal de mujer que decide por convicción y relaciones de eticidad natural de parentesco. Desde el plano emocional, Antigona decide en tanto sigue “atrapada” en el mundo familiar de relaciones naturales. Hegel los denomina en el plano de la Epopeya en la contraposición entre dioses Penates y Atenea, es decir, la Familia y la Ciudad, el Pueblo; o también Ley Humana y Ley Divina. La contraposición es clara ANTIGONA Y CREONTE.

La lectura de Hegel del mito de Antigona tiene que ver con el proceso de la conciencia en el despliegue de la individualidad. Ésta va acompañada de la realización de la autoconciencia. Todo el fin de ese proceso es el individuo (Hombre) racional de la modernidad. Pero para llegar a eso, falta la relación entre Hombres y Dioses (Epopeya); el antagonismo entre Hombres y Dioses (Tragedia); y la ruptura entre el mundo de los Dioses y el mundo de los Humanos (Comedia). Aquella célebre cita de Marx del 18 Brumario esta ironizando con esta ruptura entre la tragedia y la comedia que hace referencia Hegel en el plano de la conciencia.

La ruptura entre el mundo humano y el mundo de los dioses queda resuelta en una relación de equilibrio entre desiguales. Pensemos en la Polis Griega y los modelos teóricos-políticos de Platón y Aristóteles. Platón en Republica define a la Justicia como el equilibrio, armonía entre los destinas partes de la Polis, Reyes, Guardianes y Artesanos. Ninguno debía invadir otra función. Eso es injusto. Recordemos el trato en las obras de Platón a Jantipa, la mujer de Sócrates. Siempre quejándose de la filosofía. Decíamos que la desigualdad e el modelo por excelencia en el mundo Griego. La ruptura entre mundo humano y mundo divino queda refle-jada en el rol del Hombre y el rol de la Mujer. El hombre se realiza en la Polis, mientras que la mujer se realiza en la Familia.
En la Familia hay tres tipos de relaciones naturales: Marido/Mujer, Padres/Hijos, y Hermano/Hermana. Apliquemos la dialéctica a esta relación.

Universal Abstracto: hombre y mujer, la unidad en el amor. La media naranja del mito de Aristófanes. La realización de la parte en el todo. El todo es uno en otro y otro en uno.

Particular: El movimiento de la unidad indeterminada deviene en relación entre padres e hijos. Lo otro de sí, es decir, la negación de los padres en un nuevo ser, el hijo. La contradicción dialéctica de la misma unidad indeterminada. No es un externo que viene y choca (visión vulgar de la dialéctica de algunos interpretes de Marx), sino, que la contradicción, la negación, la mediación, es parte del mismo movimiento del ser, es decir, de la primera unidad representada por el Hombre y la Mujer.

Universal Concreto: La negación de la negación, es decir, la relación entre hermano y hermana como producto de la familia.

Es decir, la relación Hermano/Hermana contiene elementos de la unidad pero en otro plano. De esta relación, uno quedara en el mundo divino, es decir,, el decir, la irrealidad, la Ley Subterránea, mientras que otro se desprenderá de la Polis y lograra realizarse en la universalidad de la ciudad. La primera es la mujer, el segundo es el hombre. Cada uno decide sin mediación, determinada por la convicción. Antigona decidía según la convicción, según le dictaba la Ley Divina, y también Creonte pero según la Ley Humana. Esto es la Tragedia.

Es así que Hegel encierra a la Mujer en el mundo de la naturaleza, en el plano de la familia. En la filosofía del derecho (es decir, su texto de teoría política) reforzara esta tesis.

Las feministas tenían razón en escupir sobre Hegel. La mujer ha quedado encerrada en el mundo familiar. Escupir sobre Hegel, también es escupir a la “realidad”. Porque Hegel sigue teniendo Razón (justa o injustamente, no estamos para escupir a nadie). Miremos nuestra historia y preguntemos:

¿Porque no existen los Padres de Plaza de Mayo? ¿Porque no existen los Abuelos de plaza de Mayo? ¿Porque no existen los Padres del Dolor, y sin embargo existen las Madres del Dolor? ¿Porque existe una Susana Trimarco que busca una Hija y no un Padre que busca a una hija? ¿Porque son las Madres las que visitan a sus hijos presos?

El feminismo tiene razón. Pero seria cuestión de pensar a Hegel desde otro lugar. Por lo menos, mientras mujeres le sigan dando razón. La ley divina sigue buscando justicia, porque como dijo Antigona en Diálogo:

¿Quien sabe si allá abajo estas cosas son piadosas?

Notas:

Fuente: http://goliardo-argentino.blogspot.com/2012/02/hegel-y-el-escupitajo-feminista.html

17 de febrero de 2012

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: