Heidegger y Mozart.  Sólo un dios puede salvarnos

Se dice que al escuchar la música de Bach podemos sentir la nostalgia del paraíso, mientras que si escuchamos a Mozart estamos en el paraíso mismo. Heidegger no estuvo exento de interesarse por la música, y aparentemente Mozart era su compositor predilecto.

Eso no haría sino confirmar la naturaleza de su predilección por el neoclasicismo. A Hannah Arendt le escribía cómo cuando escuchaba la Antígona de Orff en vivo, sintió en un momento como si los dioses hubiesen estado allí. ¿Qué dioses? Evidentemente no el de la onto-teo-logía, el dios cristiano, el de la metafísica tradicional que él criticaba y del que Nietzsche hubiese ya advertido su acabamiento, su muerte, su pérdida de sentido vital. ¿Qué dioses entonces? Evidentemente los de Hölderlin (Orff estaba adaptando la célebre y polémica traducción de Antígona que hizo Hölderlin). Quizá también los dioses de los griegos presocráticos, los dioses homéricos, aquellos que se enaltecían con toda esa arbitrariedad que les criticara Platón…

Lo cierto es que hay algo en Mozart que lo hace un músico único, y eso tiene que ver justamente con que uno se siente en presencia de algo sobrenatural pero a la vez muy humano y pleno de serenidad cuando se le escucha. Aparentemente eso mismo le pasaba a Heidegger. Por eso le dedicó al genial compositor una consideración especial en una de sus lecciones sobre el principio de razón suficiente, cosa que no hizo con ningún otro músico. No es en absoluto casual que lo mencione en esas lecciones. Más allá del aniversario del músico, que se cumplía por esos días, ese principio supone ser uno de los pilares fundamentales de la serenidad de la que goza la filosofía leibniziana, muchas veces tildada de optimista. Esa serenidad que es propia del clasicismo está impregnada de modo especial en la música de Mozart y en su modo mismo de composición, con ese don que se daba en él como si fuese una fuente de bellas emanaciones sonoras, como si la genialidad no fuese suya, sino como si fuese el mero instrumento de la divinidad.

Recientemente se ha traducido un libro excepcional: Encuentros y diálogos con Martin Heidegger (1929-1976). En él su autor, Heinrich Wiegand Petzet, da cuenta de esta predilección de Heidegger por la música y por Mozart:

Heidegger y la música: un tema que nos llevaría a una región cercana al corazón de este hombre, aunque conocida por pocos. Así, C. F. von Weizsäcker observó que la música apenas si ocupa un lugar en los discursos del filósofo sobre el arte. Pero sería erróneo deducir de allí que ella le fuera ajena. Al contrario. Su preferido era Mozart. El más bello testimonio de esto lo dio al comenzar una lección que coincidía con el bicentenario del nacimiento del compositor; citó allí un dístico de Angelus Silesius:

Un corazón que se encalma hasta el fondo para Dios como
Él quiere,
es tocado por Él con gusto: es su tañido de laúd.

Y agregó: “El tañido de laúd de Dios: eso es Mozart”.
Petzet, Heinrich Wiegand, Encuentros y diálogos con Martin Heidegger (1929-1976), Buenos Aires: Katz, 2007 p. 29

Notas:

Fuente:  http://philoarte.blogspot.com/2009/07/heidegger-y-mozart.html

5 de julio de 2009

Hay 2 comentarios

July 29, 2009 - 11:12 AM: Antonio Corredor dice:

Interesante articulo, yo tambien soy predilecto de Mozart, la música clasica ayuda a pensar. Me gusta saber, aunque solo fuese por curiosidad, que en la mente de Heidegger estaba Mozart, lo tendré en cuenta siempre que lo escuche. Entiendo que Mozart pudo ser fuente de inspiración para el gran filósofo,y si no de inspiración, aún entonces un vehiculo para que su trabajo avanzase por el mundo de las ideas.

Un saludo

June 09, 2011 - 6:42 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Mi comentario va dirigido a la intervención del Sr. Corredor. Me ha gustado su aportación y por ello permítame sugerirle una atenta lectura de Jankélévitch: “La música y lo inefable”.

En esa obra, el esteta salpica y matiza las ideas que Vd. ha aportado en su comentario como es aquello que nos aporta la música seria o algunas de las sonatas de Mozart y cómo el simple hecho de saber escuchar esta música nos lleva a desenvolver inquietudes que en nosotros permanecían latentes.

Un saludo desde Galicia.

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: