Honestidad, en tiempo de crisis

  Lo honrado, lo real, lo genuino y auténtico, la buena fe se enfrenta en desventaja en nuestro tiempo a lo deshonesto, lo falso, lo impostado, lo ficticio. La honradez, que expresa respeto por uno mismo y por los demás, se opone a la deshonestidad que no respeta a la persona misma ni a los demás. Sin embargo, la honradez tiñe la vida de apertura, confianza y sinceridad y expresa la disposición a vivir a la luz. Por el contrario, la deshonestidad busca la sombra, el encubrimiento, el ocultamiento… Es una disposición a vivir en la oscuridad.

¿Por qué alguien querría ser deshonesto? Es una pregunta que el satirista irlandés Jonathan Swiff expone mordazmente en “Viaje a los Houyhnhnms”, en “Los viajes de Gulliver”. Los Houyhnhnms eran criaturas tan racionales que la deshonestidad les resultaba casi ininteligible. Como uno de ellos le explicaba a Gulliver, “el uso del lenguaje está destinado a lograr la mutua comprensión y a recibir información sobre los hechos; si alguien dice cosas que no son (rebuscada locución de los Houyhnhnms para referirse al decir mentiras) se frustra esa finalidad”.

La deshonestidad no tendría ningún papel en un mundo que reverencia la realidad y que estuviera habitado por criaturas plenamente racionales. Los seres humanos, sin embargo, no son plenamente racionales como Swiff se regodeaba en señalar. Los humanos, a diferencia de los Houyhnhnms, abrigan una variedad de tendencias e impulsos que no armonizan espontáneamente con la razón. Los seres humanos necesitan práctica y estudio para convertirse en personas íntegras y benévolas. Y en el ínterin hacen cosas que la prudencia les aconseja ocultar.

Mentir es una fácil herramienta de ocultamiento y cuando se emplea a menudo pronto degenera en un vicio maligno. La honradez es de suma importancia. “Odio como las puertas de la muerte al hombre que dice una cosa pero oculta otra en el corazón”, exclama el angustiado Aquiles en la Iliada de Homero. Toda actividad social, toda empresa humana que requiera una acción concertada, se atasca cuando los partícipes no son francos. Es la honestidad que buscaba el profeta Jeremías “¡Recorre las calles de Jerusalén, mira en derredor y observa! Busca en las plazas y encuentra una sola persona que actúe justamente y busque la verdad”. Es la honradez que el filósofo cínico Diógenes buscaba más tarde en Atenas y Corinto, una imagen que ha resultado ser notablemente duradera: “Con vela y farol, cuando brillaba el sol, busqué políticos honestos, más no pude encontrar ninguno”.

¿Cómo se cultiva la honradez? Es la pregunta que muchos se pueden hacer a estas alturas. Como la mayoría de las virtudes, conviene desarrollarla y ejercitarla en armonía con los demás. Cuanto más se ejercita, más se convierte en una disposición afincada. Pero además, no sólo porque facilite las relaciones interpersonales y comunitarias, debemos valorar la honradez en sí misma. “La honestidad es mejor que toda política”, como señaló con perspicacia Kant. La verdad se debe mantener como postura ética, no por conveniencia práctica y el desarrollo moral no es un juego, sino que informa la clase de persona que uno es. Jóvenes Volver a Pensar.

Notas:

Fuente: http://www.oem.com.mx/elsoldedurango/

El Sol de Durango
Durango, MEXICO. 22 de agosto de 2009

Hay 2 comentarios

August 23, 2009 - 7:38 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

José Manuel Vigil, de España, escribe el siguiente articulo:

Buen gobierno

23.08.2009 -

Confucio escribió en el Libro XII de las ‘Anacletas’ que cuando el duque de She preguntó cuál era el significado del buengobierno, el maestro respondió: «Los que están próximos se sienten felices,y los que están distantes atraídos». Y Ernest Renau, filósofo e historiador francés lo siguientes: «Lo que constituye una nación no es el hablar una misma lengua o el pertenecer a un mismo grupo tenográfico, sino el haber realizado conjuntamente grandes cosas en el pasado y querer seguir realizándolas en el porvenir». De Platón es esto: «La ruina de un reino no está en la cobardía ni en la falta de experiencia militar de gobernantes y súbditos, sino en el abandono de las normas morales».
Termino con las «Recetas clásicas para la economía y buen gobierno: responsabilidad, seriedad, austeridad, gestión eficaz, criterios claros, decisión, ahorro y trabajo.

Fuente: http://www.elcomerciodigital.com/gijon/prensa/20090823/opinioncartas/buen-gobierno-20090823.html

October 04, 2010 - 12:22 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Estimado Sr. Bermudez:

Le felicito por ser una persona tan acertada en su escrito. Es triste que en la actualidad la deshonestidad rige la vida de muchas personas, las cuales no dimensionan los efectos de su comportamiento. Destruyen y al mismo tiempo se engañan a si mismos…viven en su mundo perverso y falso.

Es importante su escrito por la reflexion tan interesante que podemos hacer al tener contacto con el. Felicidades!!!

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: