Interpretaciones filosóficas

Sócrates, un maestro.  Es el fundador del concepto y a partir de ello el precursor de la lógica. Practicante de la maestría del diálogo, sistemáticamente crítico en un contexto de libertad, en la búsqueda de la Virtud como condición para la vida, y con ello para la política, inescindible en el pensamiento del ciudadano ateniense de aquellos tiempos.

Fue sin duda un gran maestro, que enseñó sin escribir y murió trágicamente por la coherencia crítica hacia la decadencia de la polis ateniense y la ambición desmedida de su dirigencia, en una elección existencial entre su pensamiento expresado en libertad y su vida.

Fue inmortalizado por Platón en sus diálogos, primero en el “Protágoras” donde se traducen sus cuestionamientos a la educación sofística, donde pone de manifiesto la indefinición moral de los que practican este método. Para Sócrates carecía de sentido cualquier razonamiento que careciera de definiciones morales. Luego el “Gorgias”, donde en el debate con Gorgias, luego con Rolo y finalmente con Calicles, pone en cuestión el valor de la retórica como instrumento de conducción de masas cuando ésta no resulta precedida de un juicio moral, que en todo caso resulta abierto, pero cuyo objetivo es el Bien como valor social en oposición al poder discrecional y arbitrario del gobernante.

Todo el desarrollo del pensamiento occidental tiene un factor diferencial a partir de su metodología, de su metafísica y de su ontología. El pensamiento socrático fue uno de los que abrió el camino a los posteriores avances en teoría del conocimiento y el desarrollo del conocimiento científico. En este sentido la colaboración de un discípulo de la magnitud de Platón fue escencial, ya que fue capaz de armar un sistema entero de pensamiento, sometido al juicio crítico de sus contemporáneos y la posteridad.

Banalizar a de uno de los protagonistas más valiosos del desarrollo del pensamiento critico y humanista del mundo occidental es peligroso. Quizá una de sus características más valiosas es que fue uno de los pilares de la occidentalidad y a la hora de cualquier comparación con las otras grandes culturas del mundo, no es posible menospreciarlo.

Si bien hay una gran ignorancia en la educación moderna, respecto de los precursores intelectuales del mundo que vivimos, los íconos de nuestra cultura ideológica deben ser preservados. Para presentar a Sócrates hay que conocerlo y respetarlo, y si no se lo conoce, más vale no presentarlo.

Notas:

Fuente: http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2009/10/29/opinion/OPIN-02.html

ARGENTINA.  29 de octubre de 2009

Hay 0 comentarios

January 30, 2014 - 7:38 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

que buena investigacion fue de mucha ayuda muchas gracias saque un 5.0 en la tarea gracias muchas muchas gracias

September 08, 2015 - 12:34 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

fue un sarcasmo o que jajaja

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: