Jürgen Habermas denuncia en la UPNA que los derechos humanos son hoy “palabrería hueca”

El filósofo alemán recibió ayer en la UPNA el Premio Brunet pro Derechos Humanos. Habermas fue distinguido por propugnar la democracia como modelo de organización política

“Una doble cara moral y jurídica que nos sitúa en una inaudita tensión entre lo ideal y lo real”, explicó el germano, quien, como plano negativo, denunció que los derechos humanos “se han convertido en palabrería hueca que brota fácilmente de nuestras bocas. Son materia de charla dominical”.

Habermas, sin embargo, rechazó el pesimismo al recordar que los derechos humanos “surgieron de la resistencia política contra la arbitrariedad, la represión y la humillación”, y que su sentido sigue hoy vigente. “A partir de las revoluciones constitucionales del siglo XVIII han ido incorporándose paulatinamente a todas las naciones y a todos los idiomas. Desde entonces han sido violados pero también ratificados con mucha frecuencia”, expuso. “La lucha por la instauración de los derechos humanos continúa en China, África, Bosnia o Kosovo, y también en nuestros propios países. Cada una de las repatriaciones de un solicitante de asilo al que se le cerró la entrada en un aeropuerto, cada uno de los barcos repletos de fugitivos de la pobreza que naufraga en la ruta entre Libia y la Isla de Lampedusa nos interpela a nosotros, los ciudadanos europeos. Desde nuestra perspectiva, la lucha por el reconocimiento de las minorías religiosas, raciales y culturales, por la protección del menor, por el trato igualitario a las parejas homosexuales y por la igualdad de condiciones laborales entre hombres y mujeres sigue su curso; sin olvidar a las mujeres jóvenes de familias inmigrantes que tienen que liberarse de la violencia de un código de honor anclado en la tradición”.

La candidatura de Jürgen Habermas al Premio Brunet fue presentada por los profesores Daniel Innenarity y Marta Rodríguez. El jurado ha concedido el galardón al pensador alemán por, según detalló ayer el secretario de la Fundación Brunet, Francisco Javier Blázquez, propugnar a lo largo de su trayectoria científica “una racionalidad comunicativa orientada hacia el entendimiento mutuo y la búsqueda del mejor argumento”, y abogar para ello por “un contexto democrático como modelo de organización de la vida política, en el que los ciudadanos formados participan, debaten y dialogan sobre distintas alternativas”.

Habermas, que acudió a Pamplona acompañado por su mujer, se congratuló de que la entrega del premio tuviese lugar el mismo día en el que se cumplían 64 años del fin de la Segunda Guerra Mundial. “La fundación de las Naciones Unidas y la declaración Universal de los Derechos Humanos del 18 de diciembre de 1948 constituyeron una respuesta a aquella guerra y a los crímenes masivos perpetrados bajo el régimen nazi”, indicó el filósofo.

36.000 euros de premio

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, la presidenta del Parlamento, Elena Torres, y el rector de la UPNA y presidente de la Fundación Brunet, Julio Lafuente, entregaron a Jürgen Habermas los componentes del premio: el diploma acreditativo, un cheque de 36.000 euros y una réplica de la escultura de Jorge Oteiza Homenaje a Sáenz de Oiza, respectivamente. Junto a la de ellos, destacó la presencia en el acto de la delegada del Gobierno central en Navarra, Elma Saiz; la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina; el consejero foral de Educación, Carlos Pérez-Nievas; el senador Francisco Javier Tuñón; el presidente del Consejo Social de la UPNA, Jesús Irurre; el presidente del Consejo de Estudiantes de la universidad pública, Iker Berjano; parlamentarios y concejales del Ayuntamiento de Pamplona.

Miguel Sanz dio las gracias al premiado “por sus aportaciones al mundo de las libertades y los derechos humanos; por emplear su extraordinaria inteligencia, su gran capacidad de análisis y su creatividad desbordante en forjar un pensamiento innovador al servicio de los ciudadanos; y por su compromiso social y su visión cosmopolita del mundo”. Elena Torres destacó que la deliberación, el acuerdo y el consenso defendidos por Habermas a lo largo de su trayectoria “se corresponden con la idea de democracia y con la defensa que, entre otras instituciones, debe asumir el Parlamento para favorecer una mayor participación ciudadana en las decisiones que afectan a todos”.

Por su parte, Julio Lafuente dijo que “sería difícil encontrar otra figura en la que se conjuguen de un modo tan excepcional el aporte a la promoción de los derechos humanos y la labor universitaria”. “Sirva la concesión de este premio a tan digno galardonado, continuador de la tradición filosófica de Kant y Hegel, para sensibilizar a los ciudadanos y extender su pensamiento”, concluyó el rector.

Notas:

Fuente: http://www.diariodenavarra.es/20090509/navarra/jurgen-habermas-denuncia-upna-derechos-humanos-son-hoy-palabreria-hueca.html?not=2009050902065969&idnot=2009050902065969&dia=20090509&seccion=navarra&seccion2=politica&chnl=10&ph=8

Pamplona, Navarra, Spain.  09 de mayo de 2009

Hay 1 comentarios

June 05, 2012 - 6:38 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Habermas se merece este premio y mucho más, gracias a su pensamiento y a los aportes que ha realizado a travéz de sus obras. En este mundo tam complicado se están empezadon a ver resultados, y a pesar de tanta corrupción que existe en la mayoría de los países de tercer mundo, estamos empezando a ver un poco de luz al final del camino
por sus aportaciones al mundo de las libertades y los derechos humanos.

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: