La filosofía como arma de la revolución

Tenemos que empezar a entender que la filosofía y la historia son armas para enfrentar y detener paso a paso la marginación.

Haciendo alusión al inolvidable maestro y filosofo francés Louis Althusser, el hablar de revolución no es sólo señalar a un proceso violento o armado, es más bien enfocada a revolucionar las sociedades desde el punto de vista intelectual, político, social y educativo, concretamente en este punto relativo a la educación, toda sociedad debe basar su desarrollo para cambiar las estructuras, pero sobre todo las superestructuras, la educación en México ha perdido el paso, llamémosle los pasos perdidos, toda vez que la formación educativa en el bachillerato y no digamos el sistema básico, ya no contempla ni se le da la importancia a materias humanistas y científicas, se están empecinando en formar individuos carentes de formación crítica evolutiva en lo humano, científico y cultural, las evaluaciones como ENLACE, EXANI, etc., no tienen la capacidad de medir objetivamente lo que deben aprender niños y jóvenes, pero sobre todo de analizar, solucionar y la formación crítica de no aceptar un solo concepto, es fundamental que los alumnos de los niveles básicos los lleven poco a poco con conocimientos sólidos a su formación media superior y superior, es necesario que cambien los esquemas de una sociedad como la nuestra que tanta falta le hace a nuestro país inmerso en una profunda crisis de valores y no sólo esto, la falta de formación objetiva y crítica para cambiar lo que hemos perdido en mucho tiempo, con crisis recurrentes y décadas perdidas para transformar la estructura económica y también lo socio-político-educativo para bien de un país inmerso en la pobreza no sólo económica.

El Dr. José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional, nuestra querida UNAM, ha manifestado en todos los foros que se presenta que le debemos dar una importancia y agregar a los programas de estudio materias que se han dejado a un lado como la Filosofía, la Historia, el Civismo, la Ética y Estética entre muchas otras como lo científico, dando paso a formar una generación que se encuentra desorientada y no encuentra la salida, tenemos que formar el presente para construir el futuro con una verdadera vocación y ver en la Filosofía como materia importante en los planes de estudio para cambiar el sentido a la vida, a la idiosincrasia, pero sobre todo a la formación ideológica de cada persona para transformar este territorio aún fértil en luchas para la emancipación de la pobreza, la marginación y la ignorancia que han prevalecido por siglos en la gran mayoría de nuestros antepasados pero sin dejar a un lado el presente, pero que hay que recuperar para transformar este México nuestro y en el que nos toca vivir.

Procesos electorales van y vienen pero no nos dejan una verdadera herencia para transformar el actual estado de pobreza, tenemos que empezar a entender que la filosofía y la historia son armas para enfrentar y detener paso a paso la marginación, ya que al fundarse la Ciencia de la Historia se creó al mismo tiempo otra disciplina científica: el Materialismo Dialéctico donde interviene una diferencia de hecho, Carlos Marx logró ampliamente desarrollarla y en cuanto a ésta, solamente fijó las bases, pero fueron necesidades de lucha ideológica en el terreno de la filosofía las que llevaron a Federico Engels a desarrollar más ampliamente los principios contemplados por Marx del Materialismo Dialéctico.

El Materialismo Dialéctico lo podemos considerar como una disciplina científica distinta pero cercana al Materialismo Histórico, la diferencia de estas dos disciplinas científicas esta en distinguir sus objetivos: el objetivo del Materialismo Histórico está constituido por los modos de producción, cómo se constituyen y cómo se van transformando a través del tiempo, el objetivo del Materialismo Dialéctico está constituido por lo que se llama la historia del pensamiento o la historia del paso de la ignorancia al conocimiento, o lo que podemos llamar la historia de la producción de conocimientos, o bien la diferencia histórica entre la ideología y la ciencia o la diferencia especifica de lo científico , problemas todos que abarcan en general el dominio llamado en la filosofía clásica del pensamiento, teoría del conocimiento de las condiciones formales del conocimiento, una, la teoría de Descartes o Husserl o las teorías a priori del espíritu humano de Emmanuel Kant o la teoría del saber absoluto de Hegel, pero desde el punto de vista marxista, sólo puede ser una teoría de la historia del conocimiento o sea las condiciones reales del proceso de producción del conocimiento, entendida de esta manera como condiciones internas a la práctica científica.

En el Materialismo Dialéctico se puede esquemáticamente considerar que es el materialismo el que representa el lado de la teoría y la dialéctica el lado del método, pero cada uno de estos dos términos incluye al otro, el materialismo expresa condiciones efectivas de la práctica productiva del conocimiento, en particular la distinción entre lo real y teórico, o sea la diferencia de la realidad y afirmamos que la dialéctica es la ley de la transformación de los procesos reales, tanto de las naturales como de las sociales, por tal motivo la dialéctica marxista no puede ser sino materialismo ya que no nos expresa la ley de un puro proceso imaginario o pensado, sino la ley de los procesos reales, que son distintos y relativamente autónomos, pero que están fundados en última instancia en los procesos de la naturaleza material.

No quiero dejar de pasar lo anteriormente expuesto, por ser un concepto altamente valorado por los teóricos de la filosofía materialista que es la concepción real de la historia la que nos da validez y nos permite reflexionar del por qué de los conceptos teórico-prácticos que nos conducen a interpretar nuestra realidad, por tal razón es aportar a la educación tradicionalista lo que se requiere para la formación de personas pensantes, considerando que la miopía de los abanderados de la educación oficialista desechan estas materias que deben aplicarse paulatinamente desde la educación básica, fortalecerse en la media superior y aterrizar en la educación superior, con la finalidad de formar generaciones pensantes para poder transformar paso a paso nuestra triste realidad y cambiar los esquemas retrogradas de los emisarios del pasado, hablando del obscurantismo de la historia que parece ser lo que vivimos en el presente, historia y visualizaremos algunos rasgos históricos que no hemos podido desterrar.

Por mi raza hablará el espíritu

Notas:

Fuente: http://lajornadaaguascalientes.com.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=13162:ruben-c-rojas&catid=94

MEXICO.  8 de mayo de 2010

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: