La importancia de lo inútil

Hoy día todo es filosofía en las conversaciones. Desde la filosofía de política hasta la filosofía futbolera, pasando por la filosofía de cierto programa rosa; pero pocos saben lo que es la Filosofía y para que sirve. Y cada día vamos a peor.

Desde mi más tierna infancia he oído que las Letras (Humanidades) eran ciencias inútiles. Estudiar Filosofía y Letras era, cuando menos, misión imposible y los profesores se afanaban en producir ingenieros ya que por el número de licenciados en esa materia se medía la calidad de un centro educativo Después vino la tan manida anécdota del “preclaro” Ministro Secretario General del inmóvil Movimiento, el egabrense don José Solís, en detrimento del Latín y a favor de la Educación Física, tan bien respondido por el catedrático don Adolfo Muñoz Alonso. Pero resulta que desde aquel momento las humanidades han entrado en barrena y sólo sirven para dejar horas libres a otras asignaturas que, desde mi punto de vista son mucho menos útiles. Desde el mío y desde un anunciante del The New York Times, según nos cuenta don Rafael Reig en el diario “Público”, que solicitaba puestos de ejecutivos en una multinacional licenciados en Humanidades pues, siempre según don Rafael,

“Si has entendido cuál es el precio de la ambición de Macbeth o qué errores de juicio cometió Lear, sabrás tomar las decisiones empresariales correctas”.

El Latín desapareció.

¿Porque, para que sirve el Latín?,

se cuestionaba el ínclito Ministro. Pues, a mí, personalmente, para ligar a mis dieciséis años, junto con un amigo, con un par de finesas; y posteriormente para relacionar muchas palabras con un efecto. Por ejemplo, una planta palustre y su actividad homeopática frente a las picaduras de mosquito

Hoy día todo es filosofía en las conversaciones. Desde la filosofía de política hasta la filosofía futbolera, pasando por la filosofía de cierto programa rosa; pero pocos saben lo que e la Filosofía y para que sirve. Y cada día vamos a peor.

La Filosofía, así con mayúscula, la define el Diccionario de la Real Academia como

“Conjunto de saberes que busca establecer, de manera racional, los principios más generales que organizan y orientan el conocimiento de la realidad, así como el sentido del obrar humano”.

Pues este concepto, que tan importante parece a muchos, no lo consideran tanto los legisladores de la educación. Y como lo desconocemos llamamos filosofía a cualquier banalidad.

La conocida frase de don José Ortega y Gasset (un pueblo que desconoce su historia está condenado a repetirla) nos da idea de la importancia de la Historia como materia educativa. No en vano durante los tres últimos siglos tuvimos cinco guerras civiles. Pero tampoco parece suficientemente importante a nuestros bienamados legisladores. Pues conozco a varios chavales que cuando les hablas de la Guerra Civil piensan en la norteamericana.

La Historia es algo mucho más grande, es algo que te enseña a comprender el por qué de las cosas, culturas lejanas que han llegado hasta el puno actual gracias a movimientos, buenos y malos, y que han hecho de los países lo que hoy son. Bueno, tampoco importa mucho porque se aprende más en Salsa Rosa y programas similares.

De la Literatura y el Arte, mejor ni hablar.

¿Para que sirve un libro si no se puede meter en el DVD?

Que los hagan más estrechos! Como no leemos, nuestro vocabulario se reduce a mínimos: tope, guay, demasiao y super. La gente que retende escribir, desde una carta hasta un libro, piensa que para ello sólo se necesita un papel y un lápiz, Bueno, sí; para hacer garabatos en forma de letras. Pero no para escribir. Y si comprendiéramos el Arte, a lo mejor entenderíamos la estética y no veríamos tanto esperpento en el modo de vestir. Sobretodo ahora que viene el verano y nos hartaremos de ver a un montón de Indiana Jones en pantalón corto; no importa la edad. Ya lo dice don Alfonso Ussía, se está perdiendo el decoro.

Al fin y al cabo, la Literatura y el arte, en mucho, son ficción. Pero, querámoslo o no, son una forma de cultura y la cultura, según muchos, os hará libres. Dicen. Y es verdad, pero parece que a la gente ser libres no les importa demasiado.

En lo que tengo que reconocer que se ha hecho un gran esfuerzo Lengua. Se han ampliado horas, se han implementado medidas y se exige más a los chavales. ¿El resultado? Un auténtico fracaso. La razón es muy sencilla. La lengua sin todas las demás Humanidades está coja. Empezando por el Latín del señor Solís y acabando por la Historia, ahora reducida para introducir otras materias, nos hará terminar en un happening tope guay con marcha masiao pal bodi.

Notas:

Fuente: http://www.eldiariomontanes.es/prensa/20080610/opinion/articulos/importancia-inutil-20080610.html

10.06.2008

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: