Las diferentes realidades

La mecánica cuántica nos ha proporcionado dos niveles de realidad que aún coexistiendo, son enteramente diferentes, una cosa es lo que sucede en el mundo submolecular y otra las leyes que rigen el mundo de la macrofísica, ambos niveles constan de sus propios sistemas y maneras de organización, coexisten y se interrelacionan, todavía la ciencia no ha podido determinar y menos aún, describir como se interconectan ambos sistemas, hay una discontinuidad entre ambos mundos pero, como muy bien lo expresa Basarab Nicolescu, esta ignorancia no previene que estas dos realidades existan, de hecho, el ser humano, nuestra propia existencia, es prueba de estas dos realidades interactuando.

Lo que sucede en la realidad cuántica desafía la manera, que por más de dos mil años, teníamos de aprehender el mundo; nuestro sistema de razonar, basado en una lógica formal, pierde sentido al enfrentarnos con conceptos mutuamente contradictorios y excluyentes que coexisten simultáneamente (onda y corpúsculo, continuidad y discontinuidad, reversibilidad e irreversibilidad, causalidad local y global, por mencionar algunos).

El axioma de identidad conocido en la lógica formal, postula que A es A, y se rompe si se admite que A es no A, pero tal y como lo describió el matemático Stéphane Lupasco en su extraña Lógica del Medio Incluido, A puede ser noA y T (que es a su vez A y noA), todas al mismo tiempo, lo que echa por tierra el principio de la no contradicción. Esto demuestra que la naturaleza es mucho más prolija y desconcertante de lo que muchos creían y que el concepto de un multiuniverso, que solo era posible en las especulaciones metafísicas, existe en la realidad cotidiana.

Ya Edmund Husserl venía hablando de los diferentes niveles de la percepción de la realidad en base a la relación sujeto-observador, estas especulaciones filosóficas se vieron confirmadas en 1930 con la Mecánica Cuántica y los subsecuentes trabajos de lógica cuántica realizados por Birkhoff y Von Neumann. En el mundo cuántico, la tensión entre contradictorios (A y noA) construyen una unidad (T) que incluye y va mas allá que la suma de sus términos, el panorama se complica cuando T existe en un plano y A y noA existen en otro.

Los que intentan darle una coherencia a estos diferentes niveles de realidad se enfrentan con unas preguntas importantes ¿Es necesaria una unidad o coherencia? ¿Es posible que el entendimiento humano las abarque?, la búsqueda de Einstein por una Teoría Unificada de las diferentes fuerzas que actúan en el universo, pudiera convertirse en una quimera, por supuesto, es innegable que hay una consistencia en el universo, la maquinaria cósmica tiene una capacidad propia de generar y regenerarse en los diferentes niveles, sin necesidad de una causa externa, desde lo más mínimo a lo más grande, de lo que dura un instante a lo que dura un largo tiempo, hay un flujo constante de información que se transmite de un nivel de realidad a otro en el universo físico.

Kurt Gödel el gran matemático que desarrolló el teorema que lleva su nombre, demostró que los sistemas complejos tienden a dar respuestas inciertas y hasta contradictorias, fue a partir de sus descubrimientos que se empezó hablar de sistemas abiertos, que aunque no explicaban la unidad de los diferentes niveles de realidad, permitieron avanzar en la comprensión de cómo se transmitía la información de un nivel a otro. El Teorema de Gödel es una de las razones por las que los modelos matemáticos que pretenden describir realidades complejas terminan generando grandes contradicciones, sucede con los modelos climáticos y también con los económicos, como esos que se desarrollaron durante el estalinismo y que pretendían incluir todas las variables deseables para controlar una economía socialista, luego con el surgimiento de las computadoras y sus poderosas capacidades de procesar números de manera digital y automática creyeron que habían dado con la posibilidad de hacer realidad el modelo económico centralista socialista, que tanto promueve el teórico del socialismo del siglo XXI, el mejicano Heinz Dieterich, es simplemente un imposible cuyo resultado solo puede ser… catastrófico.

El pensamiento marxista trató de darle al mundo una visión unificada, totalizadora de la civilización, metiendo en un mismo saco la economía, la sociología, la política, la biología y la historia para explicar la dinámica de los pueblos y sus culturas, este sistema rígido y cerrado basado en la dialéctica hegeliana, resultó falso e inoperante en las diversas manifestaciones del comunismo real. De hecho, la posición del teniente coronel Chávez de tenerse como un provocador de cambios en la realidad (en lo que él entiende por realidad) es un ejercicio fútil, pues no hay en la realidad, una idea total del mundo, ni el mundo se comporta como una totalidad (porque es un sistema abierto), por lo que su voluntad de cambio será solo sobre una mínima parcela, la más inestable de todas que es el comportamiento humano, si es que puede lograrlo. El neomarxismo, por medio de las corrientes postmodernistas trata de romper con esta visión del mundo sobre la base de que es imposible ser objetivo sobre una realidad en particular, ya que todo es relativo, tratan de falsear el axioma mismo de la existencia con la pretensión de querer cambiar el mundo, incluyendo las conexiones causales a las que quieren darle interpretaciones que nada tiene que ver con la verdadera naturaleza de la realidad y del hombre, por ello descalifican lo material, el propio esfuerzo, la inventiva, el lucro, la industria, la ciencia y todo lo que tenga que ver con la vida y su vitalidad creadora, encerrándola en un dogma inamovible y de muerte (aunque lleno de mucho sentimiento).

Los avances de las ciencias serían imposibles si este postulado tuviera algún sustento, los neomarxistas confunden la relatividad cuántica con los múltiples niveles de realidad. En la física, cada sector de la realidad tiene su propia coherencia, cada nivel tiene sus límites, uno superior y uno inferior, y la información fluye siguiendo una dirección determinada, un ejemplo basta; en nuestra realidad, como personas, quien se lance de un quinto piso irremediablemente terminará estrellado en el pavimento y morirá, las leyes de Newton no pierden vigencia en este plano, nunca. No importa si en el nivel de realidad cuántica, en el interior subatómico de nuestro cuerpo, una partícula de menor tamaño puede atravesar a una de mayor tamaño sin problemas, creer que lo que es verdad en un plano puede ser verdad en el otro traerá sus consecuencias, algunas irreversibles.

.(JavaScript must be enabled to view this email address)

Notas:

fuente: http://www.eluniversal.com/2009/10/05/opi_art_las-diferentes-reali_05A2833091.shtml

VENEZUELA.  5 de octubre de 2009

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: