«Lo que nos distingue es ser animales pasionales»

La novelista gallega Teresa Moure documenta la situación de mujeres adelantadas a su época en ‘Hierba mora’

René Descartes, el filósofo católico, tuvo una hija con una criada de Amsterdam. Él defendió durante toda la vida su propia honra, argumentando que aquella niña era el fruto de un solo encuentro sexual, un desliz muy pequeño. La situación no debía de ser fácil para la madre de la criatura, Hélène Jans, una mujer excepcional para su época ya que sabía leer y escribir. La escritora gallega Teresa Moure va un poco más allá e imagina cómo pudo ser: inteligente, independiente, luchadora… Una filósofa en un siglo, el XVII, en el que las mujeres no tenían razón, ni alma, que venía a ser lo mismo. ‘Hierba mora’ es la historia de Descartes, Jans, la reina Cristina de Suecia y otras muchas mujeres.

-¿Un canto a la libertad?

-Es un canto a la individualidad. A no dejarse arrastrar por las convenciones sociales.

-Y a no separar cuerpo y alma, razón y emoción…

-Sí, esa es siempre la tentación. Descartes es el culmen de una tradición filosófica que opone una serie de cosas: hombre a mujer, alma a cuerpo y cultura a naturaleza. Y siempre hay un término que es bueno, hombre-alma-cultura, y otro que ha de ser malo, mujer-cuerpo-naturaleza. Así que había que intentar demostrar que tal vez las mujeres tuviéramos alma y, si no la tuviéramos, que éramos igualmente humanas.

-¿Las pasiones eran y son tan malas?

-Siempre nos han dicho que el ser humano es un animal racional pero no lo somos en todo lo que hacemos. Y seguro que muchos animales salen de laberintos y ahí son racionales. A lo mejor lo que nos distingue es ser animales pasionales, que no sólo se refiere al amor y al sexo, sino también a la pasión de ser madre, de leer, de conocer… Para nosotras esa siempre ha sido una pasión muy importante porque nos estaba prohibida.

-¿Cuánto hay de verdad y cuánto de ficción en ‘Hierba mora’?

-La novela está documentada, he procurado ser muy rigurosa. Es cierto que Descartes tuvo una hija con una criada, que la mantuvo pero no quiso reconocerla para no enturbir su éxito de filósofo católico. Hélène Jans existió y tuvo que ser una mujer excepcional porque se carteaba con el filósofo y eso, en pleno siglo XVII, era muy raro. Una mujer, una criada, que sabía leer y escribir. A partir de ahí... no hay nada más documentado. He novelado una historia verosímil sobre ella, una mujer que en su tiempo quiso ser autónoma.

Activismo cultural

-¿Y qué hay de Cristina de Suecia?

-De ella hay mucha información: era muy culta, muy ingeniosa; era bisexual y promiscua. Invitó a Descartes a la Corte tras cartearse durante dos años. Él murió allí y dos meses después ella abdicó. No existen datos sobre una relación amorosa, aunque sí sobre una fuerte atracción intelectual y una simpatía especial. Yo he inventado una relación de amor que pudo ocurrir.

-¿Por qué?

-Estaba a huevo, era tan fácil y era tan bonito construir estos personajes. Hélène, en la que he puesto más mimo, es mi reivindicación de la libertad de la mujer.

-Según la novela, Hélène empezó a escribir un tratado sobre una lengua universal, artificial. Usted ha escrito el ensayo ‘Outro idioma é posible’...

-Es una reflexión crítica sobre cómo al movilizarnos ante la globalización nos olvidamos de la cuestión de las lenguas. El activismo cultural se paraliza ante el inglés. Para entendernos entre comunidades sería preferible crear una lengua para ello en vez de quedarnos en el inglés. La diversidad lingüística y cultural debe ser una reivindicación del siglo XXI.

-¿Es posible?

-No creo que sea imposible pero sí justo y es ético: no defiendes las cosas porque sean posibles, sino porque son justas.

-¿Cuánto hay de usted en esta novela?

-Hay muchas cosas de mí. He jugado a hacer una autobiografía en Inés Andrade, y en Hélène, y en Descartes, eso es lo más sorprendente. No te voy a decir qué cosas, porque es muy personal.

-¿Le ha servido, como suelen decir, de terapia?

-Sí. Hay mucho de cómo te estás construyendo, una revisión de modelos de mujer.

Notas:

http://servicios.elcorreodigital.com/alava/pg060920/prensa/noticias/Cultura_VIZ/200609/20/VIZ-CUL-002.html

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: