“Lo sagrado en el pensamiento de María Zambrano” (Reseña)

Lizaola Julieta, Lo sagrado en el pensamiento de María Zambrano, Ediciones Coyoacán/FFyL UNAM, México, 2008.  323 pp.

image María Zambrano

En 1934 en su primera publicación, María Zambrano planteó una pregunta que revelaba ya el carácter de su obra futura: ¿Por qué se escribe?  La respuesta de Zambrano a dicho cuestionamiento está lejos de querer establecer las causas de la escritura con claridad y distinción y más bien camina por el sendero de lo oculto. Porque escribir, para la filósofa, sirve para revelar secretos, aquello que “no puede decirse con la voz por ser demasiado verdad; y las grandes verdades no suelen decirse hablando”. Escribir es decir “algo, para que alguien, uno o muchos, al saberlo, vivan sabiéndolo, para que vivan de otro modo después de haberlo sabido, para librar a alguien de la cárcel de la mentira, o de las nieblas del tedio, que es la mentira vital”.

Lo que resulta interesante de lo anterior es que dicho posicionamiento acerca de la escritura es propuesto por Zambrano al inicio de una vasta y fructífera obra. Escribir era algo que la filosofa practicaba casi sin descanso y bien cabe preguntarse, en aras de seguir sus ideas, cuáles eran los secretos que descubría, qué la llevaba a ejercitar la pluma tan afanosamente. En otras palabras, ¿qué misterio, qué raíz oculta de la realidad estaba a la base de sus meditaciones y que nacía justamente en el acto de escribir?

Para buscar respuesta a inquietudes semejantes a las que he planteado y en pos del sendero que guió a la obra zambranista, Julieta Lizaola se adentró en el pensamiento de la filosofa andaluza para encontrar el “secreto” que condujo a la pensadora. El resultado es un libro escrito con un estilo ameno, de elogiable mérito no sólo filosófico sino literario, en el que Lizaola propone que a la base de la obra de Zambrano se encuentra una necesidad vital por comprender lo sagrado, por mostrar que a pesar de la secularización inmisericorde de la modernidad, en la profundidad del alma del hombre contemporáneo y todas sus edificaciones, religiosas, políticas y sociales, se encuentra la relación con lo sagrado.

Para lograr su objetivo y con el fin de explicar cómo la noción zambranista de razón poética se encuentra estrechamente relacionada con el pensamiento de lo sagrado, Lizaola divide su trabajo en dos partes: “Nostalgia de la tierra” y “La fuente cristalina”.  En la primera de las secciones mencionadas, Lizaola nos lleva por el camino que María Zambrano recorrió en la formación de su noción de razón poética, desde aquella pregunta inquietante que Ortega y Gasset le heredara en Meditaciones sobre el Quijote: ¿Qué es España?, hasta sus lecturas de Bergson, Schopenhauer y el devenir de su exilio.

La autora se empeña en exponer cuál es el horizonte desde el que nace la idea de razón poética, siempre cercana a la experiencia de lo sagrado. Ve que el pensamiento de Zambrano se erige en la crítica a la soberbia de la razón, en la apertura filosófica a la poesía, al tiempo y los sueños. Para Lizaola Zambrano “coincidirá con la necesidad de salir de la metafísica tradicional por absolutista, soberbia y procreadora de totalitarismo; por revelarse como semilla del nihilismo y destructora de la integridad moral del hombre. Coincidirá también en la necesidad de otro uso del lenguaje (…) que no corresponda a tan sólo un discurso lineal”.

En la segunda sección del libro, Lizaola comienza una exposición minuciosa de los elementos que conforman el acercamiento a lo sagrado en María Zambrano, desde el nacimiento de los dioses antiguos, la relación sagrado-divino, hasta las expresiones modernas de lo sagrado entre las que se incluyen el superhombre, la conciencia desencantada y la famosa afirmación nietzscheana “Dios ha muerto”. El final de la segunda parte de este texto aborda el análisis de una “metafísica de la interioridad”, un saber sobre el alma que culmina justamente en la relación de lo sagrado con la razón poética.

Lizaola insiste constantemente en la relevancia de lo sagrado en la formación de un pensamiento poético, puesto que “para Zambrano la dimensión poética amplía el método filosófico que ella elabora bajo la intención de transformación, de alcanzar un mundo donde no sea necesario sacrificar la carne ni la conciencia de nadie”. La autora misma muestra en su texto esta relación valiosa entre filosofía y poesía propuesta en la obra de Zambrano y acompaña las secciones del libro con pequeños versos bien elegidos que apuntan hacia aquellos lugares en los que la filosofía no puede entrar con su lenguaje conceptual. Pessoa, Hölderlin, Paz y Calderón de la Barca, son sólo algunos de los literatos que Lizaola recoge para enriquecer su exposición filosófica.

A manera de conclusión quisiera citar las palabras de Miguel Morey, prologuista de este libro, cuando dice que el texto de Julieta Lizaola es una “cartografía callada” de la obra de Zambrano, “un camino que el lector recibirá como un don, pero que sólo será realmente camino de conocimiento cuando se lo haga suyo, y hasta allí donde sea propio”.

Notas:

Libro disponible en venta en:
http://www.casadellibro.com/libro-lo-sagrado-en-el-pensamiento-de-maria-zambrano/1254302/2900001317164

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: