Nietzsche no deja a la derecha

Es su referencia mas significativa y cuando el eufemismo, que es su disfraz más perseverante y el de todos los días, aparece envuelto en la abstracción alejado de la realidad, enrollado en eso, en la virtualidad. No, en lo que es; que se traduce en un desaguisado de órdago, sino en lo que puede ser que será la felicidad total. Es el discurso de la derecha aunque esté en derrota, por eso al filosofo alemán no lo dejan aparte, hacen cuerpo con el con su filosofía

Hay que dejar en la cuneta de la historia al débil, al que molesta, aunque se diga que es la preocupación constante. Por eso y emulando al maestro dicen con él: “A quien no le enseñen a volar, enseñarlo a caminar más deprisa”. Y en parte, de manera muchas veces más soterrada que otra cosa, a eso le llaman progreso. Son los punteros con los que señalan el camino de la historia por donde hay que conducirse.

Esas políticas, que dicen progresistas con ribetes de universalismo, no dejan de ser repetición de aquellas implantadas en las viejas ideologías desde la al Revolución Liberal inglesa de 1608.

Y se hacen pasar por modernos, como el viejo maestro, sin ellos la dinámica del mundo se endentecería, seria mortecina, casi se acabaría y aunque las opiniones sobre ellos le dan a la baja no se arredran y dicen una y otra vez que no podrán con ellos porque les asiste la razón , la lógica de los acontecimientos que aunque no los domine y los arrastren no por ello dejan de recurrir con insistencia una y otra vez al eufemismo, al camuflaje de las palabras vacías y sin olvidarse del viejo maestro. Sin percatarse e ignorando que si Nietzsche no lo consiguió menos lo conseguirán los suyos, aunque se empeñen en ello.

El viejo maestro no fue un hombre, fue pura dinamita, quiso partir en dos la historia universal trastocando radicalmente el proyecto del hombre como un ente inacabado, siempre hacia la superación como espécimen dentro de una biología cada vez más perfecta.

Pues ahí sigue; continúa siendo eso, referencia, y con un montón de dedos señalándolo como el mejor maestro de ceremonias al que hay que pedirle consejos.

Los filósofos que no han pasado de moda y que muchos se rescatan aunque sea de manera incipiente están en los ademanes, en los adiestramientos, en los requerimientos personales para empinarse sobre los demás, para seguir mirando al resto por encima del hombro, confundiendo mayoría con democracia, apuntándose méritos que si en su día los tuvieron fueron bajo el camuflaje de las engañifas y del trapicheo.

Notas:

Fuente:  http://eldia.es/criterios/2014-02-13/7-Nietzsche-deja-derecha.htm

13 de febrero de 2014.  España

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: