Recuerdan a Jean-Paul Sartre como un férreo opositor a la tortura

El escritor Jean-Paul Sartre, fallecido el 15 de abril de 1980, fue recordado recientemente por su férrea oposición a la tortura, luego que en Francia fue transmitido por televisión una película que muestra la legalización de este hecho.

Se trató de “Henri Alleg, el hombre de La Question”, donde se aborda la legalización de la tortura en un punto extremo.

Este trabajo de Christophe Kantcheff es más literario que político, pero provocó malestar en el gobierno francés y en el alto mando del ejército, al recordar que la tortura fue una práctica cotidiana en la Guerra de Argelia, según circula por internet.

“La Question” es la frase que utilizaba La Inquisición en la Edad Media para designar la tortura.

Entre 1947 y 1949, un nutrido grupo de intelectuales de la época firmaron un documento en el que exigían al Gobierno francés una respuesta a las gravísimas denuncias por tortura realizadas por su ejército.

Este documento estaba encabezado con las rúbricas de dos Premios Nobel: Roger Martin du Gard y Francois Mauriac; así como dos grandes autores: André Malraux y Jean Paul Sartre.

El filósofo, dramaturgo, novelista y periodista político francés Jean Paul Sartre, considerado el padre de la corriente de pensamiento existencialista, murió en París, Francia.

El prolífico creador, férreo defensor de que la libertad y la aceptación de la responsabilidad personal son los valores principales de la vida, nació en París el 21 de junio de 1905.

Sus estudios los realizó en la Escuela Normal Superior de París, en la Universidad de Friburgo, Suiza, y en el Instituto Francés de Berlín.

En 1929, cuando contaba con 24 años, comenzó a impartir clases de filosofía en varios liceos, actividad que tuvo que suspender al estallar la Segunda Guerra Mundial, porque se enroló al ejército.

Para 1940 cayó prisionero de los alemanes, quienes lo dejaron en libertad un año después. Al concluir su cautiverio retomó su actividad como docente e impartió clases en Neuilly, Francia, y más tarde en París, al tiempo que participó en la Resistencia Francesa.

En 1943 las autoridades alemanas le permitieron que representara su obra de teatro antiautoritaria “Las moscas” y que publicara su trabajo filosófico más célebre: “El ser y nada”.

En éste concibe a los humanos como seres que crean su propio mundo, al rebelarse contra la autoridad y aceptar la responsabilidad personal de sus acciones, sin el respaldo de la sociedad, la moral o la fe religiosa.

Un par de años después, Sartre abandona la labor académica y funda, con Simone de Beauvoir, su pareja sentimental de toda la vida, la revista política y literaria “Les temps modernes” (Los tiempos modernos), de la que fue editor en jefe.

Después de 1947 fue considerado como un socialista independiente y la mayor parte de sus escritos producidos en la década de los años 50 destacan cuestiones políticas, incluidas sus denuncias sobre la actitud represora y violenta del ejército francés en Argelia.

Las obras filosóficas de Sartre, que crean una visión única llamada existencialismo, conjugan la fenomenología del filósofo Edmund Husserl, la metafísica de Georg Wilhelm Friedrich Hegel y Martin Heidegger, así como la teoría social de Karl Marx, todos alemanes.

Esta amalgama, que relaciona la teoría filosófica con la vida, la literatura, la psicología y la acción política despertó el interés de la población e hizo del existencialismo un movimiento mundial.

En su teoría del psicoanálisis existencial señalaba que era ineludible la responsabilidad de todos los individuos a adoptar sus propias decisiones.

Sartre puso de manifiesto en obras de teatro y novelas su creencia de que la libertad y la aceptación de la responsabilidad personal son los valores principales de la vida y que los individuos deben confiar en sus poderes creativos más que en la autoridad social o religiosa.

En 1964 rehusó el Premio Nobel de Literatura, alegando que su aceptación implicaría perder su identidad de filósofo.

La última obra filosófica del autor francés fue “Crítica de la razón dialéctica” (1960), en la que trasladó el énfasis puesto en la libertad existencialista y la subjetividad, al determinismo social marxista.

Escribió también las novelas “La Náusea” (1938) y la serie narrativa inacabada “Los caminos de la libertad”, que comprenden “La edad de la razón” (1945), “El aplazamiento” (1945) y “La muerte en el alma” (1949).

Asimismo redactó su autobiografía “Las palabras” (1964) y una biografía del autor francés Gustave Flaubert “El idiota de la familia”, que comprende tres volúmenes. Jean Paul Sartre murió en su ciudad natal el 15 de abril de 1980.

Notas:

Fuente: http://sdpnoticias.com/sdp/contenido/2009/04/14/374809

México, 14 Abr. (Notimex).- 14 de Abril, 2009

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: