Recupera y actualiza Fernando Savater a los clásicos griegos

Con una versión cómica y actualizada de la obra clásica del dramaturgo griego Sófocles, el escritor y filósofo español Fernando Savater estrenó ayer aquí a nivel mundial su obra de teatro “Filoctetes. Una historia de mar y guerra”.

En la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, que no lució llena, el autor de “Etica para Amador” atestiguó el debut de su puesta en escena y que le mereció el aplauso del público, para el que solo un sector mereció ponerse de pie.

Con la obra, había señalado Savater en días pasados, “he intentado recuperar esa visión permanente que viene de lo más hondo, de lo más profundo de la cultura occidental; la función de los clásicos es ayudarnos a mirar lo que nos rodea, a darnos una mirada que nos enlaza con el pasado y, a la vez, que nos enfrenta con el presente”.

Sin embargo, lo que se vio sobre el escenario, a través de la dirección de María Ruiz, fue una puesta en la que los sentimientos dramáticos del clásico griego fueron sustituidos por una versión más desenfadada y chacotera, con personajes estereotipados del vándalo torturador, el ambicioso abusivo o el débil redimido.

Representada originalmente en el año 409 antes de Cristo, en la tragedia griega, Filoctetes vive su desventura en la isla de Lemnos, donde sufre los dolores de una herida producida por una mordedura de serpiente y se mantiene de los pájaros que caza con el arco de Heracles.

Sin embargo, Odiseo y Neoptólemo arriban a la isla con el propósito de llevarlo con ellos al sitio de Troya, aunque su verdadera intención es apoderarse del arco.

En la versión del español, la situación es la misma, solo que los diálogos han sido cambiados y de no ser por los nombres que se utilizan, el espectador difícilmente puede enterarse que la raigambre de la obra es de origen clásico, pues en momentos pierde la esencia dramática y filosófica existente en los textos de Sófocles.

A pesar de ello, la versión se desenvuelve de manera fluida y divertida, atrapando al espectador en una argumentación que no deja lugar a la duda y que puede seguirse sin mayor esfuerzo.

Nacido en San Sebastián, España, el 12 de junio de 1947, Savater inició su relación con el teatro desde su juventud cuando era un actor que realizaba ciertos papeles secundarios, no obstante, con el correr de su carrera no sólo se ha desempeñado como autor de ensayos y novelas sino que ha incursionado en repetidas ocasiones en la dramaturgia.

La obra lleva al extremo la situación y ubica a Filoctetes en su isla, donde vive a la manera de un indigente que llena el ambiente con su hedor y que está rodeado de objetos inservibles que recoge por su caminos, a la manera de un arrabal.

Por su parte, los personajes que pretenden llevárselo cargan con el estereotipo del “gandalla”.

Un par de pistoleros al estilo gangster, que brillan por su estupidez y comicidad y un Odiseo ambicioso que saca su puro como muestra de la aparente opulencia de la cual goza, o un Neoptólemo que usa pantalones modernos y tenis “Converse” rojos y que finalmente es tocado en el corazón por la sinceridad del viejo Filoctetes.

La obra cuenta con las actuaciones de Jorge Avalos, Miguel Solórzano, José María Mantilla, Dettmar Yáñez, Israel Islas y Javier Oliván, de la compañía española Olivo, mientras que la escenografía y el vestuario han sido diseñados por Juan Carlos Savater. 

En tanto, la iluminación y adaptación escenográfica fue hecha por Francisco Alvarez, bajo la coordinación general de Antonio Crestani.

Cabe anotar que se había dicho que al estreno de la pieza de Savater se presentaría el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Juan Ramón de la Fuente, lo que no ocurrió. “Filoctetes.

Un drama de mar y guerra” ofrecerá tres funciones más en el Centro Cultural Universitario, hasta el domingo próximo. (Con información de Notimex/SCL).

Notas:

Fuente:  http://www.elfinanciero.com.mx/ElFinanciero/Portal/cfpages/contentmgr.cfm?docId=88894&docTipo=1&orderby=docid&sortby=ASC

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: