San­tia­go Ko­vad­loff : Los apremios del dia.

Santiago Kovadloff presentó en Mar del Plata ‘Los apremios del día’, su nuevo libro.

Con su peculiar mirada, el filósofo analiza el presente y el nuevo rol de esta añeja disciplina en un mundo decadente, complejo y degradado. Por qué a pesar de los padeceres actuales se define como “un hombre esperanzado”.

Mar del Pla­ta - Sor­pren­di­do por el des­plie­gue que po­see la fi­lo­so­fía en la so­cie­dad ac­tual, San­tia­go Ko­vad­loff ad­vier­te: “La fi­lo­so­fía no cons­ti­tu­ye es­tric­ta­men­te ha­blan­do un re­per­to­rio de co­no­ci­mien­tos que pue­dan po­ner fin a la con­di­ción pro­ble­má­ti­ca de la vi­da, más bien lo que ha­ce es ex­tra­ñar un mun­do abu­si­va­men­te fa­mi­liar, con­tri­bu­ye a li­be­rar al hom­bre la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra que des­plie­gue una ac­ti­tud crí­ti­ca, au­to­crí­ti­ca y más pru­den­te”.
Ko­vad­loff lle­gó a Mar del Pla­ta pa­ra par­ti­ci­par del ci­clo ‘Ve­ra­no Pla­ne­ta’. Fren­te a sus lec­to­res, el es­cri­tor pre­sen­tó su úl­ti­mo li­bro, ‘Los apre­mios del día’, en el que re­co­pi­ló las co­lum­nas pe­rio­dís­ti­cas pu­bli­ca­das des­de 2004 a 2007. En ellas re­fle­xio­nó so­bre los te­mas que atra­vie­san a la so­cie­dad ar­gen­ti­na, siem­pre con una mi­ra­da in­ci­si­va y un dis­cur­so que abre­va en la fi­lo­so­fía y en las cues­tio­nes del ser.
An­tes de ese mo­men­to de en­cuen­tro con sus se­gui­do­res, el es­cri­tor y tam­bién tra­duc­tor se­ña­ló que “la fi­lo­so­fía no es­tá lla­ma­da a triun­far” por­que “nun­ca va­mos a ins­tau­rar un hom­bre que es­té li­be­ra­do del afán de cer­te­za dog­má­ti­ca, ni mu­cho me­nos un hom­bre que sea li­bre en el sen­ti­do de que no es­té con­di­cio­na­do por el tra­to con los de­más ni por su pro­pio mun­do in­cons­cien­te”.
Ex­tra­ña es­cu­char su des­crip­ción agu­da de la con­di­ción hu­ma­na, en la que la de­gra­da­ción y la de­ca­den­cia se ha­cen siem­pre vi­si­bles y, a la vez, ver en su ros­tro una se­mi son­ri­sa siem­pre di­bu­ja­da. “Creo que es­ta­mos en de­ca­den­cia -res­pon­de so­bre es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de su per­so­na­li­dad-. Pe­ro creo que no te­ne­mos el pri­vi­le­gio de es­tar vi­vien­do al­go ex­cep­cio­nal, mu­chas ve­ces el nar­ci­sis­mo es as­tu­to, si nues­tra épo­ca no pue­de ser la me­jor del mun­do, en­ton­ces que sea la peor, pe­ro que sea la nues­tra. Con tal de vi­vir al­go ex­cep­cio­nal so­mos ca­pa­ces de cual­quier co­sa”.
Ni pe­si­mis­ta ni op­ti­mis­ta, en­ton­ces. A pe­sar de de­tec­tar que nues­tra vi­da es­tá atra­ve­sa­da por un em­po­bre­ci­mien­to del len­gua­je, por el de­te­rio­ro am­bien­tal, por la cer­ca­nía co­ti­dia­na con la muer­te trá­gi­ca y por un sis­te­ma po­lí­ti­co al que le fal­ta mu­cho pa­ra ser pu­ra­men­te de­mo­crá­ti­co, el fi­ló­so­fo se des­cri­be co­mo “un hom­bre es­pe­ran­za­do”.
“Hay in­di­cios de la per­sis­ten­cia y de la su­per­vi­ven­cia de una ac­ti­tud esen­cial­men­te poé­ti­ca en el hom­bre, pue­de ser que no cuen­te con gran di­fu­sión y con gran po­pu­la­ri­dad. Hay mu­cha gen­te so­li­da­ria, en el 2001 vi­vi­mos un des­plie­gue de fra­ter­ni­dad ma­ra­vi­llo­so. Ade­más creo que hay in­di­cios in­te­re­san­tes de una ac­ti­tud con­vi­ven­cial. El he­cho de que los cre­dos mo­no­teís­tas bus­quen el diá­lo­go in­ter­con­fe­sio­nal me pa­re­ce aus­pi­cio­so”, enu­me­ra así “las bue­nas no­ti­cias” de la ac­tua­li­dad.

Notas:

Fuente: http://www.laprensa.com.ar/secciones/nota.asp?ed=2658&tp=11&no=86033

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: