«Si me pagaran por leer no haría otra cosa en la vida»

GUILLERMO BALBONA

El narrador, último Premio Planeta, que hoy clausura el ciclo de la Fundación Botín, afronta el reto de una historia de la filosofía para niños

¿Cómo trasladar a un niño de 11 o 12 años el significado de la filosofía?

¿Cómo explicar Platón o Aristóteles a un lector infantil?

Fernando Savater se halla inmerso en su particular ‘tarea del héroe’: elaborar una historia de la filosofía para niños, un reto sin precedentes en el que el autor de ‘La Hermandad de la buena suerte’ confiesa estar «prácticamente inventando» todo un sistema de reglas y juegos filosóficos con los que abrirse camino hacia un territorio con muchas incógnitas y desafíos. El filósofo, ensayista, novelista y dramaturgo Fernando Savater, último Premio Planeta, clausura hoy (a las ocho de la tarde) el ciclo de testimonios narrativos, ‘Imágenes y espacios de la literatura’, que se ha desarrollado en la Fundación Marcelino Botín desde el pasado día 24.

«Lector compulsivo», perseguidor entre infinitas lecturas de esos símbolos e imágenes que han alimentado los «mitos universales y personales», Savater interviene en la tribuna de la institución santanderina para recorrer sus universos literarios vertebrados por la figura de ‘El leviatán marino: teoría del náufrago acosado’, ese «hombre desvalido entre las bestias del mar». Un itinerario habitado por escenarios de creación, invención y sueños, «un imaginario, de ‘Moby Dick’ a ‘Tiburón’», a través de novelas e incursiones cinematográficas.

Savater subraya que a la hora de valorar y sopesar la trascendencia mayor de la literatura o la filosofía en su trayectoria, antes deja claro que «lo que más he hecho en la vida ha sido leer; mi función ha sido la de lector, y en realidad si me pagaran por ello, si se contemplara un pago por la lectura no hubiera hecho otra cosa en mi vida». Savater, que se define como «filósofo de compañía», ya plasmó su afán de llevar el conocimiento a los jóvenes en ‘Etica para Amador’ y ‘Las preguntas de la vida’. En su labor incansable asoma la lectura con pasión y emoción, y la defensa de la lectura como contagio, en vez de lección. Contagiar el entusiasmo de la lectura vertebra la mayoría de sus actuaciones. «La literatura es lo que más me ha gustado siempre. En realidad, la falta de una carrera concreta de estudios de literatura me condujo a la alternativa de la filosofía. Además, esta tiene una dimensión literaria esencial que me hizo todo más llevadero».

De Salgari a Stevenson, de las carreras de caballos al terror, de Groucho Marx a Sherlock Holmes, de Cioran a Borges, de Spinoza a Nietzsche, el autor de ‘La infancia recuperada’ se muestra convencido de que «la verdadera labor del escritor hoy es ante todo la de seguir colaborando a que haya libros, seguir contribuyendo al crecimiento de esa columna vertebral de la cultura. Somos hijos del libro, de esa cultura del libro».

Metas y objetivos

Su primera vocación fue la literatura y apunta que probablemente ha leído más literatura que filosofía. «Tengo una ‘deformación’ literaria además de mi interés filosófico».

A juicio del Premio Nacional de Ensayo, «no se puede estar pendiente del pasado, mirando atrás, cada autor debe estar a la altura de los tiempos. Lo que sucede es que a la hora de plantearse uno sus propias metas, después sucede que poco tienen que ver con sus objetivos. En la historia de la literatura hay casos de autores cuya escritura, en principio, respondía a la vanidad o al afán de lucro y luego el resultado se tradujo en obras que han quedado como referentes de la historia. Cada creador -añade-, tiene siempre obras en su trayectoria con un resultado diferente al que se planteó». Savater asegura que al escribir el presente marcado por la crisis no supone nada singular. «Todos los tiempos son de crisis y precisamente la literatura siempre se ha encargado de reflejar esa impresión de que cada época era en realidad la peor». En su opinión, la literatura no ha hecho más que testimoniar que «somos especialmente sensibles a la dificultad de la vida».

En su regreso a Santander, coincidente con el aniversario de los atentados del 11-M, Savater recuerda que en EE UU la experiencia traumática del 11-S sí trasladó de forma más prematura y celérica las heridas a los libros, pero la «enorme conmoción causada por el atentado en España, pese al retraso, antes o después iba a impregnar y a irrumpir en el terreno de las obras literarias», como ya está sucediendo. Savater, quien asume que el Planeta le ha dejado una resaca obligada de «compromisos pendientes, mucho trabajo y un cierto agobio, dada la agenda que durante semanas conlleva la gira del premio», subraya, sin embargo, la experiencia positiva tras haber realizado «la novela que yo quería».

Savater, que publicó recientemente ‘La vida eterna’, un ensayo sobre la creencia religiosa, reclama a través de sus obras, sus autores y mitos, el protagonismo de «esa leyenda vital de la que en realidad somos héroes, en cierto sentido, para cada uno de nosotros».

Notas:

Fuente: http://www.eldiariomontanes.es/20090312/cultura/literatura/pagaran-leer-haria-otra-20090312.html

Santander, Cantabria, Spain. miércoles, 12 de marzo de 2009

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: