Tendiendo puentes con el diablo

El filósofo Ignacio Castro desarrolla en un libro de conversaciones su visión radical de la contemporaneidad.


El filósofo compostelano Ignacio Castro / anxo iglesias

Para Ignacio Castro escribir es algo tan natural, cotidiano e inevitable como respirar. “Escribo hasta en las servilletas de los bares para que no se me escape ninguna idea, algo que leo o que le oigo a alguien. Luego lo llevo a los textos y ya no recuerdo si es mío o lo he cogido de alguna parte”, confiesa. Ahora mismo, asegura, “tendría material para tres o cuatro libros”, además de otra obra de mayor alcance en la que está trabajando. “Si no lo publico es porque no hay más editoriales”, bromea el filósofo (Santiago, 1952), que además mantiene una colaboración semanal en la revista digital Frontera D, dirigida por otro gallego, el periodista y dramaturgo Alfonso Armada. Pero en medio de esa escritura torrencial, también hay tiempo para la conversación y el debate, como atestigua su libro recién salido de la imprenta, Pontes co diaño (Corsárias), que presenta este miércoles en la Fundación Granell de Santiago (19,30 horas).

El libro recoge 12 conversaciones o entrevistas con otros filósofos, periodistas o amigos de muchos años de discusiones. En la más antigua, que se remonta a 2008,  el conocido ensayista César Rendueles (Sociofobia) se interesa por una de sus obras más celebradas, Votos de riqueza. Las cinco últimas son mucho más recientes, de 2014. Las charlas discurren por los caminos más variopintos: de las nuevas tecnologías al turismo, de Los Soprano a la guerra de Ucrania, apuntes que asoman en medio de largas incursiones en territorios más convencionalmente filosóficos. El hilo que une todos los recorridos y todas las conversaciones es una mirada radical, una crítica demoledora del mundo contemporáneo y del capitalismo entendido como sistema de organización de la existencia (ojo, porque, según su interpretación, del capitalismo participan también una buena parte de la izquierda, incluida la más contundente, y hasta rasgos del propio Marx)

Castro, como prescribía uno de sus autores más queridos, el viejo Nietzsche, filosofa a martillazos y busca premeditadamente la hipérbole. Al criticar el mesianismo que impregna las nuevas tecnologías, por ejemplo, se puede permitir una arremetida contra “esa nueva raza aria de los nativos digitales”. A menudo lo tachan de apocalíptico y él no rehuye la etiqueta: “Es que el propio mundo capìtalista es apocalíptico. Escribir y conversar es exagerar. Yo lo hago, aunque siempre con una mirada irónica”.

Dentro de esa radicalidad se inscribe una cierta posición filorrusa que también le ha granjeado sus críticas, sobre todo a raíz de su participación en un acto organizado por la embajada de ese país en Madrid para analizar el conflicto de Ucrania. “Occidente tiene un problema con lo exterior, con lo que está fuera de la muralla que ha construido, no sabe cómo enfrentarse a lo eslavo, a lo musulmán, incluso a lo lationoamericano, y lo sataniza. Resulta increíble que ni Alemania ni Francia calculasen que una buena parte de la población de Ucrania es rusa por tradición, por cultura, por lengua. En la sociedad occidental hay un racismo latente, aunque solo lo exprese de modo grosero la extrema derecha”.

Frente al consumismo y la comunicación permanente, frente al “discurso de los medios y la consigna”, Castro busca la conexión con la tierra, con la vida, con lo oscuro, la sombra, la negatividad… Un pensador muy citado en sus conversaciones más recientes es el ensayista coreano asentado en Alemania Buyng Chul-Han, pese a que no deje de considerarlo un “autor menor”. De él dice que es un “conservador antropológico”, definición que no desagrada al propio Castro: “Para conservar lo que merece la pena hay que ser radical. Lo vemos en Pasolini, en Heidegger, en Nietzsche, en John Berger…”

Notas:

Fuente:  http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/02/24/galicia/1424802139_616675.html

25 de febrero de 2015.  ESPAÑA

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: