Todorov, filólogo, semiólogo y una referencia

Teórico de la literatura e historiador de las ideas, Todorov nació en Sofía el 1 de marzo de 1939, aunque desde 1963 tiene nacionalidad francesa y dirige en París el Centro de Investigación de las Artes y del Lenguaje.

Madrid.- El filólogo y semiólogo francés de origen búlgaro Tzvetan Todorov, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, es una referencia indiscutible en el pensamiento europeo contemporáneo.

Teórico de la literatura e historiador de las ideas, Todorov nació en Sofía el 1 de marzo de 1939, aunque desde 1963 tiene nacionalidad francesa y dirige en París el Centro de Investigación de las Artes y del Lenguaje.

Se educó en la Bulgaria comunista, donde fue profesor universitario entre 1961 y 1963, y prosiguió su formación en París con la ayuda de un familiar residente en Canadá.

Allí estudió junto al semiólogo francés Roland Barthes y se doctoró en Filosofía del Lenguaje en 1966. Durante esa década formó parte de los estructuralistas en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales.

Todorov fue profesor lector en la Universidad americana de Yale entre los años 1967 y 1968.

En 1968 ingresó como investigador de lingüística general en el Centro Nacional de Investigación Científica francés (CNRS), en el que desarrolló gran parte su actividad profesional en la sección de Filosofía desde 1971 y en el que llegó a ocupar su dirección de investigaciones entre 1983 y 1987.

Desde 1987 dirige el Centro de Investigación de las Artes y del Lenguaje de París.

Entre su primeras obras figura “La teoría de la literatura de los formalistas rusos” (1965), un texto de referencia al que siguieron otros títulos como “Literatura y significación” (1967), “Poética” (1968), “Gramática del Decamerón” (1969), “Diccionario enciclopédico de las ciencias del lenguaje” (1972) y “Simbolismo e interpretación” (1978).

Entre sus estudios sobre la diversidad cultural, que definieron su trabajo durante la década de los ochenta, destacan obras como “Nosotros y los otros”, y en 1991 obtuvo el Premio Rousseau con “Las morales de la historia”.

En sus últimos trabajos figuran “El hombre desplazado”, “El jardín imperfecto” (1998), “Memoria del mal, tentación del bien” (2000) -en el que reflexiona sobre los totalitarismos-, “El nuevo desorden mundial” (2003), “Deberes y delicias. Una vida entre fronteras” -autobiografía intelectual a través de entrevistas con Catherine Portevin-, y “La literatura en peligro” (2007).

En noviembre de 2007 visitó Madrid para presentar su libro “Los aventureros del absoluto” (2006), en el que narra los destinos individuales de tres creadores Oscar Wilde, Rainer M. Rilke y Marina Tsvietáieva.

En aquella visita quedó “tan maravillado” por la belleza de los cuadros que admiró en la exposición del Museo del Prado “Las fábulas de Velázquez” que anunció que intentaría escribir sobre esa experiencia “por si pudiera contribuir a nuestra mejor comprensión”.

“Esas pinturas, al utilizar una lengua universal como la imagen, me han permitido encontrarme con un español”, afirmó el pensador francés, para quien la belleza reside en “una relación humana conseguida”.

Todorov acaba de publicar en España “El espíritu de la ilustración”, editado por Galaxia Gutember-Círculo de Lectores, que lleva a cabo la recuperación de los títulos esenciales del pensador francés, del que sacará a la venta en octubre el volumen inédito “El miedo a los bárbaros”.

Ha sido candidato al Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades (2003 y 2006) y de Ciencias Sociales (2004, 2005 y 2008), y en 1998 fue galardonado con el Premio Europeo de Ensayo “Charles Veillon”.

Ha colaborado con revistas como “Communications” y “Poétique”.

Está casado con la novelista estadounidense Nancy Houston y tiene tres hijos.

Con información de EFE.

Notas:

http://www.economista.com.mx/articulos/2008-06-18-65418


by gore

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: