Un filósofo a contracorriente, lo que no debería ser noticia

El catedrático de Metafísica Alejandro Llano ha sido entrevistado en La Gaceta (29 y 30-XI-2008),  con ocasión de la publicacion de Olor a yerba seca, primera entrega de sus Memorias (Eds. Encuentro, Madrid 2008, 527 p). Entresacamos de esa entrevista algunos párrafos especialmente interesantes -por razón de espacio, no todos los que nos lo han parecido.

El futuro de un país depende de que haya nuevas generaciones bien preparadas intelectualmente. El capital de un país es su natalidad y su educación. En España el déficit humano no lo va a suplir la inmigración. Todo el mundo habla de la sociead del conocimiento, pero en este país, que yo sepa, nadie apuesta realmente por el conocimiento, retórica oficial aparte (…) Hannah Arendt tenía muy claro que lo único realmente nuevo que acontece en este mundo es el nacimiento de un niño o de una niña. Y yo añadiría que también una idea nueva es algo nuevo. Esto es lo único que mueve el mundo: niños e ideas. El que apuesta por el dinero, que no son niños ni ideas, está apostando a perdedor. España es un país que está apostando a perdedor.

El deseo desenfrenado, el deseo por el deseo, conduce a la muerte ¿La muerte de quién? De quien se ponga por medio. Del propio sujeto y de los más débiles. La mentalidad abortista es letal, no sólo para el que sufre el aborto directamente, sino para una sociedad que lo tolera y que sabe perfectamente que lo que se está matando es un ser humano. La extensión de la violencia en España es muy grave (…)

La ideología de género es sexista en el doble sentido de la palabra. Primero, porque reivindica un sexo contra otro; y, después, pone el sexo en primer término. Todas las culturas han sabido que dar rienda suelta a las pulsiones sexuales es peligroso. Todas las civilizaciones han percibido la necesidad de poner límites al sexualismo (…)

La predicción de Alfonso Guerra -que a España no la iba a conocer ni la madre que la parió- no se cumplió tanto entonces como ahora. Los extranjeros que nos visitan están asombrados. Los católicos, tal vez por prudencia, por una actitud a largo plazo, no están teniendo una postura determinante en la dinámica del cambio social. Hay que educar, pero también hay que promover, hay que intervenir, estar presentes. La ausencia se paga demasiado cara.

La actual emergencia de pequeños grupos de jóvenes inconformistas es una señal de esperanza. Pero reciben muy poco apoyo [(...) pequeños grupos independientes y espontáneos, ilusionados con el conocimiento y la orientación ética de la vida ciudadana (...) grupos socialdemócratas no socialistas, grupos católicos no clericales, aulas de poesía, talleres de escritura creativa, jóvenes entusiasmados con las humanidades…(...)] Toda la presunta intelectualidad progresista está subvencionada por la derecha. Así se ha ido aupando a figuras muy mediocres. Yo, desde luego, no me conformo ni acepto la versión oficial de la izquierda, según la cual esto es lo normal; ni la versión oficial de la derecha, de que en el fondo la cosa no está mal. Sí, está muy mal.

Realmente estamos en una situación peligrosa. Todo este vuelco hacia el pragmatismo, el economicismo, el materialismo, se puede predecir los frutos que tiene: violencia, discriminación. Todo esto hay que recapacitarlo, hay que pensarlo ¿Cómo cambiar si no creemos en los fundamentos necesarios para cambiar?

Notas:

Fuente: http://blogs.hazteoir.org/ioannes/2008/11/30/un-filosofo-a-contracorriente-lo-que-no-deberia-ser-noticia/

Publicado por ioannesel 30 Noviembre 2008

Liga para la lectura de articulo asociado: http://www.filosofia.com.mx/index.php?/portal/archivos/la_presunta_intelectualidad_progresista_esta_subvencionada_por_la_derecha_a/

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: