Una con Sócrates”...¡si te atreves!

El filósofo londinense Robert Rowland Smith pone a trabajar a los grandes nombres de la Filosofía en nuestra vida cotidiana, y en su libro “Desayuno con Sócrates” invita a compartir las tostadas matutinas con el gran pensador que se preguntaba por todo lo que ocurría en su entorno.

“¡A ver si te atreves, pues lo envenenaron!”, desafió irónico al despedirse de la entrevista de EFE por la aparición de este libro, que publica Espasa con traducción de Inés Belaustegui y cuyas páginas sorprenden por su desenvoltura, y por la presencia y fuerza que adquieren lo poético, los sueños y lo inconsciente en su travesía por la historia del pensamiento.

Y es que este autor -que ha enseñado en universidades del Reino Unido, Francia, Noruega y California, que ha colaborado en libros de filosofía para niños y en programas de la BBC, y cuyo trabajo resulta “excelente” para Jacques Derrida-, intenta “corregir el prejuicio de que la historia del mundo y del pensamiento se haya limitado a contar sólo una parte, la que entra en nuestro entendimiento”.

“Lo que hace el mundo interesante y fértil no es lo que está al alcance de nuestra mente consciente -arguye-, sino lo que se escapa.., lo misterioso y lo extraño, donde vivimos cada día”.

Y “cómo pasamos el día es, por supuesto, cómo pasamos la vida”, anuncia una cita que abre el volumen, cuyas páginas recorren luego momentos de la vida en la oficina, el gimnasio, el baño, la comida familiar, las tiendas, la tele, el sexo, la fiesta y hasta las discusiones con la pareja.

Descartes, Kant, Hegel, Foucault, Adorno, Marx, Maquiavelo, Levinas, Buda, Platón, Aristóteles, Nietzsche, San Agustín o Barthes, entre muchísimos otros, son convocados en el intento del autor de “encontrar el vínculo entre la grande y la pequeña filosofía”.

Porque la Filosofía “no es nada intelectual” -recalca- y su razón de ser consiste en “preguntarnos acerca de nuestra vida para mejorarla”.

El ir al médico, reunirse con los amigos o disfrutar los momentos de ocio son así punto de partida para analizar conceptos que el autor extrae no sólo de la filosofía, sino del arte, la literatura, la política, la psicología y el psicoanálisis.

Los poetas Auden, Hölderlin o Schiller, Simone de Beauvoir, Silvia Kristeva, Ovidio, Freud, Jung, Eva (de la Biblia) o los Monty Pyton, recorren estas páginas, desde la perspectiva rompedora de muros entre disciplinas reclamada por este autor, que vivió muchos años en Oxford, Francia y Los Ángeles y hoy combina su actividad de consultor independiente con la de escritor en su ciudad natal, Londres, donde reside con su mujer y sus tres hijas.

Requerido por Efe, Rowland Smith elige a tres pensadores, Nietzsche, Bajtín y Montaigne, que considera de gran ayuda en el presente además de Sócrates, al que pone por delante para enseñarnos a “salir del exceso de imposiciones”, pues él nos advirtió que “una vida que no se examina, no merece la pena ser vivida”.

Nietzsche nos ayuda a “salir de la fantasía que nos impide mejorar nuestra vida” -destaca- mientras que Mijail Bajtín nos propone “convertir el cuerpo en un lugar de liberación”.

Michel de Montaigne también nos da una importante clave al enseñarnos a reconocer “la antítesis de la amistad” en esos eventos del ‘networking’ donde “el contacto humano se aleja de todo posible encuentro entre iguales, siempre en busca del beneficio económico o poniéndose por encima o por debajo de la otra persona”.

Una preciosa canción, “Alive” (vivo), de Mara Carlyle, cuya voz somnolienta cobra poco a poco vitalidad, imitando el paso del sueño al estado de conciencia, abre este “Desayuno con Sócrates”, que se cierra con el capítulo “Quedarse dormido y soñar”.

Y es que “ser humano implica un interludio que denominamos sueño, entre ser tú y ser otra vez tú”, destaca Roland Smith.

Notas:

Fuente: http://www.adn.es/cultura/20100219/NWS-1347-Socratessi-Desayuna.html

SPAIN.  19 de febrero de 2010

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: