Una Navidad Filosófica

Recorriendo las diversas secciones de Boulesis [Boulesis.com], encontré este artículo por de mas interesante. Reúne, con una buena dosis de humor, diferentes miradas filosóficas, del concepto “Navidad”. Por tanto, es curioso poder ver la proyección de las configuraciones mentales de cada uno de los protagonistas principales de la Filosofía Antigua y Contemporánea, intentando dar respuestas subjetivas a la interpretación cultural de un suceso histórico como lo es la Navidad.

Es evidente que nos separan unas cuantas generaciones, pero es rescatable resaltar el formidable poder del cual se poseía para repensar lo “ya establecido”. Y es así, como hemos evolucionado, hemos tocado la punta del everest y hemos sido víctimas de una caida libre insoslayable, hasta sumergirnos en una mediocridad cotidiana, que nos impide ver las cosas desde una óptica diferente y que permita cambiar nuestras realidades.

Por supuesto, todavía quedan algunas mentes brillantes, que nos hacen las vidas mas fáciles. Unos pocos han tomado las riendas, y en el éxtasis, nos hemos dejado llevar por la corriente.

Y la conversación finalmente decía así:

”Se te olvida, querido Alcibíades, que nuestra navidad no es más que una copia imperfecta y material de la Idea de navidad, de la cual todas las fiestas y asuntos navideños pariticipan. Una participación materialista, podría decirse, de aquella otra navidad por la cual podemos llamar “navideño” al turrón, al belén, al árbol o a Papá Noel…” Así hablaría Sócrates en algún diálogo apócrifo platónico sobre la navidad. Y quizás, después de tener estas charlas, se iría junto a otros amigos de cotillón, a hablar sobre el amor humano y divino… Y es que los filósofos, no podía ser de otra manera, también son humanos y hacen, dicen y piensan en las mismas cosas que el resto de seres humanos. Y si Platón se dedicaría, a lo mejor, a entablar enjundiosos diálogos navideños, quizás Descartes admitiría públicamente ser un tipo hogareño y navideño, por aquello de no desentonar con las costumbres humanas y no llamar la atención, aunque en su fuero interno pensara que la navidad no es, en el fondo, más que una ocasión más para poder dormir más por las mañanas…

Y ahí estaría Kant, sin variar ni una sola de las actividades que diariamente realizaba. Preguntado sobre la navidad, el de Königsberg diría que no se puede conocer racionalmente, pero que quizás es posible acceder a través de la experiencia de la razón práctica al “noúmeno” de la navidad, a su verdadero sentido. Hegel, por otros derroteros, diría que la navidad es una más de las manifestaciones del espíritu en ese proceso de autoconocimiento que caracteriza la realidad. Y tanto idealismo sería rebatido por Marx, filósofo que este año os felicita estas fiestas en nuestra postal: la navidad tendría un sentido puramente económico, y sería otra forma más de mantener “distraido” (con bombillas, tiendas, comidas y cenas…) a toda la clase proletaria. La navidad sí que es el opio del pueblo. Freud, hermanado en su sospecha, diría que es un producto del superyo tintado de hipocresía: todos sabemos como somos, y fingimos ser distintos durante dos semanas, diría el fundador del psicoanálisis.

¿Y Nietzsche? ¿Qué haría Nietzsche? Negar la navidad con toda su fuerza. Buscar formas escanadalosas y llamativas de convencernos de que la navidad es un síntoma más de debilidad, una manifestación de la moral del esclavo. Wittgenstein pensaría al principio que de la navidad no se puede hablar, pero quizás evolucionaría después a una nueva idea: la navidad es una palabra más dentro del lenguaje, y hay unas reglas que orientan su uso correcto. En fin, que los filósofos podrían decir y vivir la navidad de muchas maneras, en definitiva como cada uno de nosotros. Eran personas tan formidables y miserables como nosotros, y también merecen ser mirados con una respetuosa falta de respeto, que nos los presente de una forma más humana (mirad si no, nuestra felicitación). Y es que, al final, no dirían ninguna de las extravagancias que escribí más arriba. En vez de ser tan excéntricos, la mayoría de ellos se encontraría con sus familias y amigos y diría con una buena sonrisa en los labios:

¡Feliz Navidad!

Notas:

Fuente: http://gpisani.blogspot.com/2009/12/una-navidad-filosofica.html
Fuente: http://www.boulesis.com


24 de diciembre de 2009

Hay 1 comentarios

December 26, 2009 - 2:32 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

CON TODO Y NUESTRA INTELIGENCIA EN EL SER ,SOMOS HUMANOS CON IDEAS QUE VULNERAN NUESTRAS ALMAS, Y SIEMPRE FESTEJAMOS LA NAVIDAD DEL SER SUPREMO, Y TAMBIEN LA DE CADA UNO DE LOS VIVIENTES Y NOI VIVIENTES

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: