INICIACION A LA METAFISICA

Dos problemas influyen directamente en la confusión intelectual característica de nuestra época:

•la falta de conexión de la inteligencia con las verdades profundas contenidas en la realidad, que deberían ser la base del edificio del conocimiento humano,

•y la ausencia de una estructura intelectual que permita ordenar los resultados de ese conocimiento.

Ciertamente hay algunos saberes que pueden conducir a esas verdades profundas, como la literatura y, más concretamente, la poesía, pero al apoyarse en una vía de conocimiento más intuitiva que racional y sistemática, no proporcionan la estructura mental referida.

En el caso opuesto se encuentran los saberes puramente formales, como la matemática pura o la lógica formal, que ofrecen la estructura intelectual ordenada y ordenadora, pero que no tienen acceso a la realidad objetiva precisamente por su formalismo.

La metafísica, en cambio, reúne ambas características:

Proporciona el acceso a la realidad profunda de las cosas y confiere la estructura mental rigurosa donde pueden alojarse ordenadamente los resultados del conocimiento. De ahí su importancia para el momento actual.

Asistimos hoy a una devaluación de la verdad, pero la verdad no tiene sustituto. Sin ella el mismo hombre es quien se devalúa y se hace anodino, al perder el rumbo de su existir:

¿Qué quiero?,

¿A dónde deseo llegar?,

¿Para qué estoy aquí?,

¿Qué sentido tiene mi vida?

La dificultad para contestar estas preguntas puede incrementar la desconfianza en la verdad que previamente se ha devaluado. Y perder la esperanza en la verdad trae también como consecuencia la pérdida de su esplendor -de su belleza-, indispensable para que la vida conserve su luminosidad y su sentido. Sin capacidad para la verdad la persona queda desorientada, porque pierde el verdadero contacto con la realidad.

La metafísica, por el contrario, ofrece la posibilidad de vivir anclado en la verdad del ser, lo cual proporciona a la vida estabilidad y sentido.

El estudio contenido en el libro “Iniciación a la Metafísica”, pretende poner al lector en contacto con la metafísica, de manera que descubra -o recuerde que existe- un camino que permite superar la confusión intelectual propia de la actualidad, porque clarifica e ilumina la mente en su afán por encontrar la verdad. Y es que la metafísica se propone contestar algunas preguntas relativas al constitutivo último de la realidad: 

¿Qué son las cosas?,

¿Qué es lo que hace que cada cosa exista?,

¿Qué es aquello que determina el modo de ser de los entes?

y, en fin,

¿Qué hay en el ente que lo hace ser tal y no otro?

Dicho de otro modo, pretende explicar en profundidad -desde los fundamentos- todo lo que existe.

El filósofo reconoce que la riqueza de la realidad supera ampliamente la capacidad de la inteligencia humana para agotar gnoseológicamente su contenido. Y cuando lo que se pretende conocer es el constitutivo más íntimo de las cosas, la mente humana ha de conformarse con esos diversos intentos de aproximación que progresivamente arrojan nuevas luces sobre el objeto propuesto, sin que consigan apresado definitivamente. Sólo el idealismo, que postula la primacía del pensar sobre el ser, puede proporcionar respuestas acabadas y terminantes a estas cuestiones, porque no se atiene a lo que las cosas realmente son, sino que depende de las elaboraciones apriorísticas que la razón elabora para configurar, desde ella misma, los resultados que obtiene.

El estudio de la realidad, cuando pretende ser objetivo y radical, exige una especial atención a los datos que la experiencia proporciona, y una actitud metafísica que remita permanentemente al fundamento último de aquello que se pretende conocer. Ambos aspectos -atención a la experiencia y búsqueda del fundamento metafísico- son complementarios para profundizar en la constitución de lo real. Cuando se prescinde de alguno de ellos, o se disminuye su importancia, los resultados que se alcanzan son necesariamente insuficientes.

La vertiente de la filosofía realista contemporánea que se ha propuesto destacar la importancia de los análisis fenomenológicos de la realidad, ha ido consiguiendo reivindicar el valor de la experiencia para conocer filosóficamente las cosas, frente al racionalismo que ha caracterizado a una buena parte del pensamiento de los últimos siglos. El afán de liberar los análisis de la realidad de toda mezcla de idealismo y los resultados que esta orientación ha obtenido en el nivel descriptivo de las cosas, han supuesto una aportación considerable para la filosofía. La metodología de esta dirección del conocimiento incluye, además, el atractivo que la inteligencia experimenta al descubrir la configuración de lo real por el contacto permanente con las cosas, pero puede también entrañar una reducción del saber filosófico si renuncia a proporcionar las razones últimas que explican esos resultados. La fenomenología, tomada en este preciso sentido, no es metafísica porque no trasciende el nivel de lo que aparee ce inmediatamente a la inteligencia. Esto no significa que haya que descartar su valor, que resulta indiscutible para conocer las realidades concretas; si, partiendo de este nivel, se logra trascender hasta los fundamentos de lo existente, entonces la fenomenología y la metafísica se convierten en saberes complementarios.

Con la primera parte del presente estudio, que lleva por título Nociones fundamentales sobre el ente y la esencia, se pretende mostrar cómo el análisis directo de la realidad, desde una perspectiva metafísica, conduce a los principios fundamentales que intervienen en la constitución del ente y de la esencia, según la filosofía realista de Tomás de Aquino. En la segunda parte se da un paso más en profundidad, y se desarrolla la Noción filosófica de participación, fundamental para vislumbrar los alcances de esta metafísica de la realidad.

Para ser fieles a esta orientación realista del pensamiento, el punto de partida y de referencia habitual ha de ser la realidad concreta. Más aún, en este nivel introductorio, son los entes corpóreos los que dan la pauta para centrar las nociones metafísicas fundamentales, ya que ellos constituyen el objeto inmediato y directo del conocimiento. Valga, pues, esta advertencia, porque, aunque el ente y la esencia en cuanto tales no implican necesariamente materialidad, serán referidos principalmente a este ámbito.

Notas:

Fuente: Libro: “Iniciación a la Metafísica”, por Francisco Ugarte

Hay 7 comentarios

May 08, 2008 - 6:22 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Espero que no lo tomes como insulto pero defineme dos paralabras metafísica y ente, por que segun yo son dos palabras completamente distintas a lo que escribes


July 01, 2008 - 8:44 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Comprendo que trates de introducir al estudio de la obra “Iniciacion a la metafisica”, pero desde la perspectiva filosofica que lo haces, sin haber leido la obra acepto, no me parece mas interesante en relacion a la obra de Heidegger.
Que piensas del “fin de la metafisica” tal como lo plantea este autor. Porque al parecer lo que dices es todo lo contrario a lo que comprendo de Heidegger y su obra.


July 27, 2008 - 5:19 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

es una buena observacion cuando dice que sin una realidad por delante perdemos el sentido y la estabilidad creo q la metafisica tiene mucha orientacion en ese punto atraves de las leyes naturales de la vida como la ley de la atraccion entre otras nos ponemos en contacto con el universo mismo y abrimos nuestra mente a otras posibilidades y dimenciones es bueno este articulo y ya lo inclui en mi cuaderno de apuntes interesantes.


March 11, 2010 - 2:35 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

felizitarlos por dar conciencia a la poblacion en generl auque no todos alcanzan acomprende y a reflexinar estos temas


decio que me puedan andar mas informacion
san crsistobal de las casas, chiapas. México


May 19, 2010 - 4:32 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

antes no entedia o desdeñaba a la metafisica,pero apartir de una experiencia que tuve,empiezo a comprender que hay algo, mas alla de lo explicable,todavia no puedo adaptarme a esta nueva…


July 13, 2010 - 12:34 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

chicos la metafisica es la forma mas sana de encontrarnos con nuestro inmenso universo interno. Hay que estar felices de que halla gente que halla leido el articulo.Aunque reconosco que ha sido una explicacion bastante basica.
Hay que darle entrada a todo aquello que sano como LA METAFISICA


January 07, 2011 - 6:48 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Me parece muy interesante este estudio ya que creo que nos iniciamos cuando conocemos y realizamos la verdad de quienes somos y nuestro objetivo en este plano terrenal donde muchos se “pierden” al no indagar y meditar sobre nuestra interrelacion entre mente, cuerpo, alma y espiritu, el conocimiento interior es la liberacion de lo exterior,si miramos hacia adentro nos encontraremos con nuestro verdadero YO que permanece en silencio en la espera….Deseo a todos cada dia mas amor mientras nos unimos en la verdad


April 27, 2017 - 1:15 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Estoy haciendo un trabajo de filosofía sobre la metafísica o antropología y todas sus etapas, es muy grato encontrarse un artículo como este para escribir sobre los inicios de esta gran rama de la filosofía.


Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: