William Graham Sumner (1840-1910)
Posted: 05 December 2006 11:56 PM   [ Ignore ]
Moderator
RankRank
Total Posts:  147
Joined  2006-08-30

Nació en Patterson, Nueva Jersey norteamericano, autor de una sola obra importante, Folkways, la cual fue concebida como anticipo de una obra monumental, The science of society, que Sumner había empezado en 1872, pero que no terminó. Albert G. Keller, fiel discípulo de Sumner, la terminó y publicó en 1927 con los nombres de los dos.
Sumner consideraba la sociedad como un sistema de fuerzas sometidas a leyes que la ciencia tenía por misión investigar. Los hombres deben obedecer a leyes sociales lo mismo que obedecen a leyes físicas: hay que conocer y respetar esas leyes.

Además dijo que la ley fundamental es la de la evolución, proceso espontáneo, unilineal e irreversible que no puede ser modificado por el esfuerzo social. La evolución es impulsada hacia delante por la lucha por la existencia, combate que enfrenta al hombre con la naturaleza y con los demás hombres, sin que nadie pueda ser culpado por las penalidades que unos individuos imponen a otros. La supervivencia de los industriosos y los frugales es la supervivencia de los más aptos. Tal es la ley de la civilización. No existe ninguna otra posibilidad. Es igualmente imposible encadenar las fuerzas sociales que producen los monopolios, las guerras y las clases sociales y sus luchas. Esas fuerzas son ante todo la presión que ejercen la población y las condiciones económicas; el papel de las fuerzas morales es secundario. La lucha de clases ha señalado todo el desenvolvimiento histórico; el principal objetivo de esa lucha es la dominación del Estado.

El principal método sociológico de Sumner consistía en reunir una gran masa de hechos comprobados y dejarlos hablar por sí mismos, mediante la aplicación del sentido común preparado y organizado. Más exactamente Sumner empleaba una cantidad enorme de material, pero la organización que le daba era más bien débil.
Según él, puesto que la primera misión de la vida es vivir, los hombres empiezan con actos, no con ideas. Por pruebas y tanteos se seleccionan los mejores y más adecuados modos de obrar entre los varios posibles y de acuerdo con las circunstancias que prevalecen. Esos métodos se repiten, y su repetición produce hábito en el individuo y costumbre en el grupo. Así las costumbres, es decir, las maneras de hacer las cosas comúnmente aceptadas en una sociedad, se producen inconcientemente. Nadie sabe cómo ni cuándo nacen, y crecen como por el juego de una energía vital interna.


arminda moreno

Profile