El Hombre, animal de costumbres.
Posted: 06 October 2006 01:57 PM   [ Ignore ]
Discipulus
Rank
Total Posts:  6
Joined  2006-10-02

El Hombre, animal de costumbres.
Por Hernán Manuel Vladimir Chávez Boubión

En la concepción filosófica de la existencia de los seres, tenemos que existen diversos grados para clasificar las formas de ser en la cual la realidad nos los presenta. Existen los seres animados y los inanimados.

Dentro de los entes animados tenemos a seres tan sencillos como las esporas hasta los más complejos y perfectos como lo es el ser humano, aun cuando algunas corrientes traten de demostrar lo contrario respecto de la humanidad.

La vida vegetativa la encontramos representada en las plantas y los vegetales y sus características operaciones principales son, la nutrición, el desarrollo y la generación, sus facultades son limitadas.

Todo ser vivo se caracteriza por el hecho de que realiza por sí mismo una serie de funciones fundamentales: se alimenta, crece y perece según su naturaleza.

El hombre posee características y facultades que corresponden tanto a la vida vegetativa como a la vida sensitiva, sin embargo su constitución es más perfecta porque cuenta con la capacidad de percibirse a si mismo como una entidad y de percibir a los demás seres que están a su alrededor, es decir el hombre posee la facultad de razonar, cosa que ningún otro ser vivo posee.

¿Que tiene que ver todo esto con el nombre de mi exposición?, es muy sencillo, dado que el hombre comparte en cierto grado características que son inherentes a las plantas y los animales tiende en ese mismo grado a comportarse como ellos.

Aun cuando la actividad primordial del hombre, la cual lo hace distinto de todos los demás seres, es el raciocinio, este se ve afectado en cierta medida por los apetitos y pasiones que a través de los sentidos son captados por él, obligado el hombre a razonar sobre tal, deja de lado esta actividad y se dedica más a desarrollar sus capacidades sensitivas primarias, que como ya señalamos son aquellas en las cuales se asemeja al vegetal y al animal.

Cada vez más, el hombre va avanzando en los campos de la tecnología, de la informática, de la ingeniería, de la medicina, en una palabra, el hombre se mantiene en constante movimiento, de tal manera que en el paso del tiempo nunca volverá a ser el mismo.

Sin embargo, estos avances no lo han acercado al descubrimiento de su razón de ser, de su fin último, al contrario, parece que el grueso de la humanidad a dejado en unos cuantos la facultad de razonar y de opcionar, de tal manera que el hombre moderno cada vez razona menos y se animaliza más, somos más vegetales que antes, baste el ejemplo de un domingo de programas deportivos.

En razón de lo que a nuestros sentidos les parece placentero, confortable y deleitable es que vamos haciendo a un lado aquello que nos cuesta más trabajo obtener, por ello no es raro encontrar en cualquier parte, hombres entregados a la bebida, irresponsables en su quehacer, drogadictos y demás, de tal manera que nuestra voluntad queda totalmente atada a lo que dicta nuestro sistema nervioso sensitivo y nos abandonamos él.

Pero no se trata solo de la intervención de los sentidos por lo que el hombre realiza actos repetitivos, sino que en ello interviene la interpretación de la información que a través de ellos recibimos, es decir lo que nuestra actividad intelectual determina como cierto a partir de la interacción con el mundo sensible, luego entonces convertimos a las cosas sensibles en el fin cuando realmente es el medio.

Tanto los hábitos como los vicios, se encarnan en el hombre a través de la repetición de actos ya sean buenos o malos, por lo que en uno o en otro sentido tenemos que la costumbre esta inherida a la actuación del hombre orientándolo a su perfección o a su destrucción.

Quiero concluir el presente ensayo, señalando que si bien es cierto el entorno condiciona nuestra actuación (sociedad, amigos, familia) en ningún caso es determinante de nuestra opción, ya que cada uno somos libres de decidir que camino tomar aun cuando tengamos que repetir los actos que nos lleven a alcanzar el fin que queremos.

Profile