De libre albedrío, nada

Schopenhauer, Nietzsche, Marx, Hobbes, Hume o el propio Einstein han reflexionado sobre ello. La teoría del libre albedrío, la certeza de que el hombre es libre a la hora de tomar sus decisiones es una constante en la historia de la filosofía y este lunes, en el curso ‘Hombres y animales: ¿qué hemos aprendido de Darwin?’ ha sido uno de los temas que se ha abordado, en especial por el catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Uned, Jesús Zamora Bonilla.

El ponente ha partido de la base de que el ser humano procede de una evolución similar a la del resto de animales, por lo que no tiene sentido afirmar que “el ser humano tiene una capacidad tan abstracta y metafísica como la del libre albedrío”.

Zamora Bonilla ha expuesto que “para tener libre albedrío tienen que existir varias posibilidades, que podamos elegir entre ellas y que la causa fundamental por la que elegimos entre ellas seamos nosotros mismos y no algo”. Con esa base, el filósofo ha intentado “demostrar que las dos tesis son falsas” y que “si se acepta una no se acepta otra”.

Para sintetizar tan magna afirmación, el profesor ha recurrido a “la física, que dice que sólo existe lo que ocurre” y al hecho de que todo lo que acontece “lo hace por una causa, por lo que cuando se toma una decisión, ésta ha ocurrido por causas que a su vez tenían causas anteriores”. El condicionamiento del ser humano a su entorno y a los acontecimientos que lo han rodeado durante toda su vida hace, además de los factores que influyan en el contexto que lo rodean impiden, según el ponente, la libertad de elección que supone el libre albedrío.

Sin embargo, el experto ha reconocido que parte de su intervención ha tratado de responder a la pregunta “si está tan claro que no existe, ¿por qué está tan claro que existe?” y ha ejemplificado esta duda filosófica con un lance de la semifinal de España contra Alemania en el recientemente concluido final de fútbol: “¿Por qué Pedro se arrepintió de no pasarle la pelota a Torres si no podía hacer algo distinto a lo que hizo?”.

Zamora Bonilla ha explicado esta cuestión desde un prisma evolutivo tratando de encontrar una explicación en la aparición del arrepentimiento dentro de una especie animal y sus ventajas en los homínidos que la adquirieron, ya que “nuestros antepasados que desarrollaron la capacidad de arrepentirse ponían más cuidado a la hora de decidir y tomaban mejores decisiones”. Este hecho les permitió dejar más descendencia “que los animales que no tenían dicha capacidad, que cometían más errores y dejaron menos descendencia”.

Notas:

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/07/12/andalucia_malaga/1278959143.html

SPAIN.  12 de julio de 2010

Hay 4 comentarios

July 13, 2010 - 10:07 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Si existiese el libre albedrío, sería como que un individuo no estuviese sujeto a absolutamente ningún otro objeto ente o cosa, ni siquiera a su propia consciencia, es decir, no existiría, puesto que el libre albedrío en su naturaleza pura, sería la nada ya que es imposible de conocerse u acceder a ella. Pero el algo, la concatenación del cosmos - incluyéndonos a la humanidad como eslabones- somos la negación de la nada. O sea, somos todo menos libre albedrío, puesto nos negamos a desaparecer.

July 15, 2010 - 6:00 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

Yo creo que hay una grave confusión de discursos acerca del libre albedrío. No existe la ética en el mundo natural, es una construcción social, así mismo lo es la voluntad de acción. Se puede decir sin temor a equivocarnos que no existe el libre albedrío en el discurso científico acerca del mundo natural, es todo biología. Pero de la mima forma se puede decir sin temor a equivocarnos que existe el libre albedrío en el discurso social.
El problema es cuando se discute confundiendo discursos y tratan de encontrar una verdad que está más allá del concepto de verdad de cada disurso.

January 16, 2012 - 9:17 PM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

no me sirvio para nada esta basura

March 18, 2012 - 2:13 AM: .(JavaScript must be enabled to view this email address) dice:

El libre albedrío no existe por más que nos ilusione tenerlo. Se puede demostrar por medio de la filosofía, física o psicología. La moral no necesita del libre albedrío, pues sigue siendo útil en el determinismo o el azar (indeterminismo). La discusión se debería centrar en cómo debemos vivir sin libre albedrío, cómo podemos ser felices sin libertad. Todo eso es lo que analizo en mi libro: “Cómo vivir feliz sin libre albedrío” que podéis descargar gratuitamente en www.janbover.org.

El libro analiza todos los aspectos debatidos sobre el libre albedrío y más (con bastantes ideas propias). El libro está dividido en 5 apartados: un Estudio filosófico y un Estudio psicológico que analiza la imposibilidad del libre albedrío analizándolo desde todos los ángulos posibles, un Estudio moral que demuestra que la moralidad no tiene nada que ver con el libre albedrio, y un Estudio estadístico y Estudio práctico que analiza de qué modo podemos actuar sabiendo que no somos libres, y a pesar de todo ser felices.

Espero que os interese y, si fuera así, que me devolváis algún comentario al finalizarlo.

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: