Lipovetsky: Necesitamos una ecología de existencia para relativizar consumo

El filósofo francés Gilles Lipovetsky abogó hoy en Murcia por la puesta en marcha de ‘una ecología de la existencia’ para relativizar el ‘hiperconsumismo’ que caracteriza a la sociedad actual

‘Es crucial inventar nuevos modos educativos y laborales para encontrar una nueva identidad que no sea la de los paraísos superficiales del consumo’, afirmó Lipovetsky, para quien es necesario encontrar ‘el equilibro’ entre lo superficial y lo profundo, ya que ‘no es el consumo lo criticable, sino su exceso y el vivir para consumir’.

Lipovetsky (París, 1944) impartió hoy una conferencia junto al también filósofo italiano Gianni Vattimo sobre política y sostenibilidad, en el marco del festival multidisciplinar SOS 4.8.

El profesor de filosofía de la universidad gala de Grenoble dijo que la única manera de reducir el consumo en la sociedad actual es llevar a cabo ‘una pedagogía de las pasiones’, es decir, ‘ofrecer a los ciudadanos tareas capaces de movilizar sus vidas’ fuera del consumo, desde ‘el trabajo, la creación o el compromiso público’.

Según el filósofo francés, se ha pasado de un consumo familiar a uno individual, y de éste al que impera actualmente, ‘el hiperindividualista’, para fabricarse ‘una vida a medida’, basado en la compra de objetos, no por su utilidad, sino para satisfacer necesidades ‘puramente hedonistas’.

Para el autor de ‘La era del vacío’ o ‘El imperio de lo efímero’, ‘todo se centra en un mundo de afectos, de sensaciones, de búsqueda de experiencias’, ya que ‘el consumo funciona como un viaje, una experiencia que permite romper con la rutina diaria’ y ‘escapar de la cosificación’.

Los valores hedonistas que imperan en la sociedad capitalista actual han llevado a los ciudadanos a ‘tener miedo de no disfrutar de la vida’, por lo que utilizan el consumo como ‘paliativo’ o ‘compensación’ por ‘las frustraciones íntimas y profesionales’, ya que ‘cuesta menos que un psicoanalista’, bromeó el filósofo francés.

‘Todo se basa en la búsqueda del bienestar cualitativo, que es más emocional’, afirmó Lipovetsky, que apuntó que cada vez consumimos más, pero eso no nos hace más felices, porque la felicidad es efímera, es ‘lo que no poseemos ni controlamos’, porque depende de la relación con el otro, ya que somos seres sociales.

A este respecto, el italiano Vattimo destacó que para que la sociedad se desarrolle hay que llevar a cabo ‘un proceso de espiritualización’ para evitar tender cada vez más a lo estético.

El filósofo italiano dijo que el mundo cada vez es más intolerante, que los países desarrollados se están convirtiendo en ‘fortalezas’ donde ‘todo lo que está fuera del sistema es malo’ y que las relaciones entre países pobres y ricos cada vez son más insostenibles.

 

Notas:

Terra Actualidad - EFE


By gore

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: