Platón y la libertad individual

La Identidad y la Necesidad ¡¡ se diluyen al más ligero roce con la Nada!!

El profesor Carlos Casanova, de la Pontificia Universidad Católica de Chile -en El Universaldigital del 24/04/08- ha hecho críticas, duras pero respetuosas, a mi artículo Aristóteles y Santo Tomás. Según él, nuestra afirmación básica
“es sencillamente falsa”:

no es cierto que Platón y Aristóteles carecieran de intuiciones tales como la Nada, el No-Ser, lo Absoluto, el Infinito, la Existencia y la Creación Exnihilo, es decir, a partir de la nada.

Lamentablemente Casanova, al citar un párrafo mío para criticarlo, deja fuera las dos ideas esenciales contenidas en él: que Platón y Aristóteles carecían de aquellas seis nociones previas (me cito) “que permiten pensar la Libertad Individual y la Capacidad Creadora del hombre”. O, dicho ahora con más contundencia:

¡¡sin las cuales es imposible pensar la Libertad Individual y la Capacidad Creadora del hombre!!

Tal vez sin percatarse de ello, mi crítico evade inexplicablemente el concepto básico de ese párrafo -y del artículo: la noción clave que sin duda no tenían los dos griegos: la Libertad Individual.

Casanova termina su párrafo, reconociendo que al menos en algo tengo razón: Platón y Aristóteles no tenían la noción de Creación Exnihilo. Pero también aquí -de nuevo sin quererlo- me tergiversa un poco. Él señala que la noción de Creación la insertó en Occidente el Judeocristianismo; pero yo no me refería a esa creación, a la que ejecuta Dios, sino a la “capacidad de acción consciente y creadora ¡del hombre!”. Que no tuvieron ni los griegos ni los judíos y que es el cimiento de la Libertad Individual. Esas son -en lo esencial- las dos ideas que los helenos no tuvieron y, sin las cuales, su comprensión del hombre estaba de antemano castrada. Lo cual da pie a una pregunta clave: asumiendo que Platón y Aristóteles tenían ya las cinco nociones previas (la Nada, lo Absoluto, etc.):

¿de qué les sirvió, si no lograron acceder a la Libertad Individual y a la Creación Exnihilo, dos ideas sin las cuales es poco lo que se puede entender del hombre… ¡¡o del Ser!!?

Pero nada de esto es esencial para defender mi tesis de que dichas cinco nociones NO están en Platón y Aristóteles. Casanova sostiene que sí están porque se las puede rastrear en sus textos: en El Sofista, La República o la Metafísica. Cosa que es verdad. Pero el problema no es que en ellos se mencione la Nada; que se aluda a ella. Ni es tampoco que los dos grandes filósofos intuyan -como sin duda intuyeron- que un problema filosófico inmenso, monstruoso, se escondía detrás de dicha noción. El problema es que la Nada ¡¡no podía formar parte -orgánica- de una filosofía centrada en El Ser!! En un Ser racional -Uno, Continuo, Idéntico y Necesario- como el que concibieron los dos griegos. El problema es que las dos nociones básicas de esa filosofía: la Identidad y la Necesidad ¡¡se diluyen al más ligero roce con la Nada!! Y si hubiesen incorporado a ésta en su sistema habrían desembocado necesariamente en la noción de Creación. Un dúo dinámico -y una carencia- que luego de 2400 años, ha terminado destruyendo a la Filosofía Occidental. A 24 siglos de Platón, Heidegger hace el último esfuerzo por conectar el Ser y la Nada… ¡¡y fracasa!! (Porque ese problema sólo se puede abordar desde la Teología y no desde la Filosofía). Sin que nadie pudiese evitar que el bueno de Sartre lo intentara una vez más en El Ser y la Nada.

P.D. Una versión ampliada de este articulo -y el del profesor Casanova- podrán leerse, a partir del jueves, en éticapractica.com. La página de la Cátedra de Ética San Juan de la Cruz.

 

 

Emeterio Gómez

.(JavaScript must be enabled to view this email address)

Notas:

Fuente: http://www.eluniversal.com/2008/05/04/opi_33999_art_platon-y-la-libertad_836873.shtml

Hay 0 comentarios

Deja tu comentario


¿Eres humano o robot?, escribe el código de arriba: