La Ética de Doña Leonor

Especialista en Valores y Alumno de la Maestría en Humanidades ICES-UCIME
Leonor nació en una modesta familia que contaba con recursos suficientes para vivir decorosamente en los albores de la revolución, cuando se gestaba en la sociedad mexicana la necesidad de un cambio, situación que considero contribuyó de manera alguna a formar su carácter. No sé a ciencia cierta el lugar exacto de su nacimiento, a final de cuentas el ser humano siempre será tal, independientemente del lugar donde nazca.

La revuelta social de aquellos años trajo como consecuencia que la familia perdiera parte del estatus socioeconómico del que gozaba, lo que obligó a ella y sus hermanos a realizar trabajos rudos para poder sostenerse.

Siendo aún jovencita, Leonor se desposó con Don Tomás, hombre de cuna humilde pero formado en el trabajo rudo, como lo eran en aquellos días las labores del campo, donde no había maquinaria y sólo se contaba con animales de tiro. El carácter de Don Tomás era el de aquellos hombres formados en el medio natural, hombres que descubren a través de lo que les rodea el principio ordenado del mundo, el derecho y el deber de cada ser y en especial el valor de los semejantes.

La primera casa de la joven pareja fue una ramada acondicionada en un punto de los límites de Sinaloa y Chihuahua, ahí llegaron los primeros hijos y junto con ellos dos hermanos de Leonor que quedaron a su cargo a la muerte de sus padres. En ese lugar no había escuela, libros o maestros, no se tenía ninguna de las facilidades que ahora tenemos para la enseñanza de los hijos, la única escuela era el medio natural en el cual se desenvolvían todos los miembros de la familia.

A pesar de no haber tenido instrucción religiosa, de nunca haber leído a Aristóteles, Platón o Santo Tomás de Aquino, por mencionar a algunos de los grandes personajes de la historia de la filosofía, Doña Leonor tuvo siempre una clara conciencia de la existencia de una causa primera de todo lo que le rodeaba; tenia fe en la Providencia de esa Causa Primera. A través del sentido común descubrió la importancia del respeto a los demás, del derecho a ser libres que tienen los seres humanos, su prudencia quedaba en evidencia cuando decía: “No debes entrometerte en asuntos donde no te llamen y si es necesario brindar ayuda no lo hagas más allá de donde el necesitado lo permita, respeta sus decisiones, pero mantente siempre dispuesto a ayudar”.

A través de la crianza de los hijos, puso de manifiesto su amor por la vida y el derecho que tiene el ser humano a vivirla, no por nada la prole llegó a ser de más de 9 hijos. Se afanó siempre por darles de comer y cuidar su salud porque según comentaba: “La vida de cada persona es algo tan grande que no creo que esté en nosotros la facultad de darla o quitarla, debe haber Alguien tan grande que posea tal facultad, por eso una vez que la vida nos es prestada, debemos procurar mantenerla lo mejor posible”.

La vida para Leonor nunca fue fácil, la pérdida de sus padres, de algunos de sus hijos y la ausencia de otros, jamás doblaron su ánimo; estaba convencida de que había que seguir adelante a pesar de las dificultades. Aún cuando la carga resultara pesada había que realizar la tarea, porque con su actitud decía: “Lo que a ti te toca hacer, nadie lo va a venir a hacer por ti, ni Dios hará lo que a ti te corresponde hacer”.

La fortaleza, la templanza y la justicia, no tenían una definición etimológica para ella, simplemente decía: “Después de una oscura y fría noche siempre brillará el sol… Se podrán agotar mis fuerzas pero nunca mis esperanzas…Si alguien te quita algo que es tuyo no vayas y se lo arrebates, espera el momento oportuno para pedir que te lo regrese y verás que el resultado es mejor”.

Y hablando de lo mejor, lo más sorprendente de todo lo que digo que ella decía, no lo decía solo con palabras, con sermones elaborados o discursos, su actitud y sus acciones fueron siempre las que me enseñaron a interpretar y poder plasmar en texto lo que ahora escribo.

Nací y crecí lejos de Doña Leonor, ella vivió también separada por la distancia lejos de mí, sin embargo nuestra cercanía se dio por el afán de encontrar la verdad, ya fuera en el campo o en los libros, ya que quienes buscan la verdad permanecen unidos por lazos no visibles pero más fuertes que cualquier cosa tangible. Porque la verdad es tan sencilla que no se complica para aquellos que realmente quieren encontrarla; este es uno de los lazos que me mantiene unido a ella.

Otro lazo que me mantuvo unido a Doña Leonor fue el hecho de ser mi abuela y hace muy poco tiempo se fue a descansar de las vicisitudes de este mundo a sus bien vividos 97 años.

Su actitud ante la vida nos deja, a los que nos quedamos, una gran lección y una gran tarea: si estás muy preparado académicamente o si nunca has ido a la escuela, eso no es obstáculo para que procures una vida recta, ya que aún en la más pequeña de las criaturas encontrarás la mano bondadosa de su Creador, que lo pone en existencia y la sostiene en ella.

Si tan solo el hombre comenzara por utilizar su sentido común, muchos de los desajustes que ahora vemos no sucederían. La conciencia es inherente al ser humano y no depende de qué tanto estudies o no; lo importante de la virtud no es hablar de ella, sino encontrarla encarnada en las personas, y he de decirlo, yo la vi encarnada en Doña Leonor.

Como decía Aristóteles, “el hombre que no reconoce la grandeza de Dios mediante su actitud hacia Él a través del diálogo interior, o es Dios o es una bestia”; nos toca a nosotros colocarnos en el correspondiente lugar.

Para mis amigos filósofos digo: El hombre cuenta con capacidades suficientes para encontrar la felicidad absoluta, bástele el hecho de estar dotado de razón. Sin embargo, para tal efecto le es menester al hombre hacerse cargo de su voluntad y llevar todas sus buenas intenciones a la práctica, punto principal de la prudencia. Todas las potencias para ser felices eternamente confluyen en la persona, nos toca a nosotros y sólo a nosotros ponerlas en acto.

A la memoria de mi abuela Leonor Ramos Quintana, que Dios la haya recogido en suseno y le dé el descanso de los justos. QEPD.



::: 4 hits

8 respuestas a "La Ética de Doña Leonor"

  1. Estimado Hernán:Realmente fue placentero leer
    tu articulo, ya que atravez tuyo pude
    conocer a esa gran mujer que fué tu
    abuela y que nos dejo la lección de
    que las virtudes en el hombre no
    dependen de los grados de estudios.
    GRACIAS POR COMPARTILO CON NOSOTROS.

  2. HERMAN ,SI ALGUNDIA MIRARAS ESTAS LETRAS , ME ENCANTARIA SABER SI ERES DE MI FAMILIA,MI PAPA SE LLAMABA GASTON DAVID BOUBION CARRILLO,SI TUBIERAS UNOS MINUTOS PARA LLAMARME (520)2696281 O ,
    (520)2896292 TE AGRADECERIA TU TIEMPO ,,,, BUENO RESPECTO A LA HISTORIA DE LA ABUELA LEONOR ESTA ESPECTACULAR MUY BIEN REDACTADA Y MAS POR SER TU ABUELA LA GRAN PROTAGONISTA DE TU HISTORIA ., FELICIDADES POR TUS LETRAS DIOS TE BENDIGA BYE.

  3. Gilda, soy Hernan, he intentado comunicarme a los telefonos que dejaste aquiu pero nadie contesta, no se de que parte del mundo son, tambien intente a tu mail, pero me dice que esta cancelado asi que si puedes comunicate al mail [email protected]

  4. HOLA SOY GILDA BOUBION, RECIBI TU MENSAJE ENMI LATINMAIL , GRACIAS POR ESCRIBIRME EL TELEFONO ES (520)269-62-81., ES EN TUCSON ARIZONA, ESPERO QUE LO TENGAS BIEN PORQUE ESE ES MI TELEFONO DE CASA ADIOS HERNAN,[email protected]

  5. hola soy ruben sabes tengo una inquietud soy de hermosillo,sonora y me gustaria saber algo mi madre cuando yo le hacia la pregunta de que quien fue mi padre ella siempre me decia que que el se llamaba GASTON DAVID BOUBION CARRILLO y la verdad no se si asi sea, tengo otros hemanos que tambien me dicen que asi le habia dicho mi madre lo mismo, uno de ellos se llama gaston, gloria irma, y yo ruben heriberto me gustaria que me contactaras para guiarme solo un poco de ante mano muchas gracias tengo un numero de la oficina que es donde mas me la llevo 662 2594822 de las 3 de la tarde en adelante bye espero respuesta.

  6. las palabras son tan hermosas cuando se trata de disfrasar la verdad,se puede fantasear tan hermosamente que es increible que LA MENTIRA,LA MALDAD,LA ABARICIA LOS CHANTAJES,LOS CHISMES Y LAS MALAS PERSONA EXISTAN,ES TAN FACIL ESTAR TAN CIEGO CUANDO NO SE QUIERE VER,gracias a DIOS que hay tantas palabras para que la verdad sea fantacia ,me da gusto que haya tantas personas que sepan hacer uso de ellas.felicidades hernan escribes muy bonito.

  7. Como hace que no entraba en este sitio, agradezco los comentarios… y saludos a los parientes que se han apersonado por esta via

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *