La jerga del filósofo

Alegoría
Recurso retórico (metafórico) por el que se pretende dar a un texto (o a una imagen) un significado distinto del que parece tener de forma evidente e inmediata. En la alegoría el significado real de un texto permanece, pues, oculto a la lectura ingenua e inmediata alejándose de la interpretación literal del texto.

Apolíneo
En general, propio de la naturaleza atribuida al dios griego Apolo, (dios de la medida, de la luz, de la belleza), o relacionado con ella.
Más estrictamente, el término “apolíneo” fue introducido en el discurso filosófico por Nietzsche, en su obra “El origen de la tragedia”, para referirse al componente luminoso, mensurado, racional que, en la tragedia griega, (y en las de Esquilo, principalmente), armonizado con lo dionisíaco (que poseía caracteres opuestos), contribuía a hacer de ésta la expresión serena y elevada de la relación de los griegos con la vida y con la naturaleza.

Aporía
Término griego que, etimológicamente viene a significar incertidumbre, y que remite a la perplejidad del entendimiento ante dos argumentos opuestos, pero igualmente defendibles.

Areté
Término griego con el que se designaba la excelencia de alguien o de algo, y que especialmente desde los sofista y Platón, y luego también por Aristóteles, fue utilizado con el significado de virtud.

Arjé
Término griego (también transcrito como “arkhé” y como “arché”) que viene a significar etimológicamente principio, fundamento, comienzo, y que fue utilizado por los primeros filósofos para referirse al elemento primordial del que está compuesta y/o del que deriva toda la realidad material.

Ascesis
Del griego “áskesis” (ejercicio, preparación para una prueba). Término procedente de la práctica gimnástica que Platón aplicará al ámbito de la moral para referirse a la actividad del alma en pos de su liberación de lo corporal, a fin de regresar a su lugar de origen. Los estoicos lo utilizaron en un sentido similar, como ejercicio de abstinencia del al alma para controlar las pasiones y el pensamiento.
Esta característica de la ascesis, como ejercicio de abstinencia, de privación, de alejamiento de lo sensible, es común también a varias religiones, como medio para conducir al alma a la unión con lo divino, o como simple ejercicio de expiación y purificación.

Ascetismo
Doctrina filosófica o religiosa que propone la ascesis como modo de purificación del alma, en vistas a su salvación, o para liberarla de las pasiones y/o controlar la actividad del cuerpo y del pensamiento.

Aseidad
Término que los escolásticos aplicaban a lo que es per se, por sí mismo.

Cortesía de www.webdianoia.com



::: 17 hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *