Poesía

“La filosofía y la poesía cumplen una función humana igualmente liberadora: la sospecha de que el universo no se limita a ser lo que es. No hay por qué oponer −aunque las hayan opuesto− la filosofía a la poesía, porque en rigor no estamos ante actitudes antitéticas, sino complementarias y convergentes. Filosofía y poesía son dos actitudes igualmente legítimas, sin tener que condenar la filosofía a la poesía o la poesía a la filosofía”(1).
Agustín Basave

Regresa a mi
Por Hernán Manuel Chávez

¡Oh Iglesia, mi Iglesia!
como me dueles Iglesia
tu fin es orientar al hombre
tu fin es alcanzarle a Dios
¿por qué te afanas entonces
en buscar donde no estoy?

¡Oh Iglesia, mi Iglesia!
de pastores descarriados
olvidados del amor
¿por qué no buscas del hombre
verdadera conversión?

¡Oh Iglesia, mi Iglesia!
¿te has olvidado de Dios?
Él es quien te ha hecho una
Santa, pura, Universal.
Deja el sensacionalismo
busca amar a la Verdad

¡Oh Iglesia, mi Iglesia!
¿piensas en modernidad?
no te olvides que tu fuerza
no viene de humanidad.
Deja actuar en ti mi Espíritu
no busques comodidad
que los hombres necesitan
estar en mí en unidad.

¡Oh Iglesia, mi Iglesia!
tus pastores tantos son
que buscan satisfacciones
mutilando la razón.
no quiero yo tus dineros
pon en mí tu corazón
entonces y sólo entonces
me verás como tu Dios.

¿Qué es el hombre?
Por Armando Escalante L. P.

Es el hombre palabra con que sella
el Creador un largo ciclo
que se inicia con el átomo y la estrella
y culmina con el alma su periplo

El hombre es un proceso; resumen y semilla
de ese sueño divino que es el mundo;
un destello de luz que maravilla
al propio Autor que es tan fecundo.

Minúsculo trayecto de un camino; no el final.
Es un ángel su próximo destino,
y al mismo tiempo ser abyecto
que hace mal.

Elhombre es un misterio:
encerrado en la jaula del espacio
mide todo en función de su criterio
y hace así de una jaula su palacio.

¿Qué es el hombre, pues, que es tan singular?
¿Es un proceso? ¿Resumen y semilla?
¿Un destello de luz que maravilla?
Algo hay de eso; más inclínome a pensar
que es solo un beso de Dios sobre la arcilla.

El verdadero hombre
Por Moisés del Cid

El verdadero hombre es aquel que sabe quien es,
cuerpo-espíritu con autoconciencia y libertad.
Con el cuerpo busca el alimento,
con el alma busca la verdad.

El verdadero hombre es libre,
porque tiene dominio de sí,
no porque hace lo que quiere,
sino hace lo que debe para el bien vivir.

Todo hombre tiene alma,
todo ser tiene fin.
Con la sabiduría llega la calma,
con la virtud el pleno existir.

Bellas son las palabras,
hermosas las intenciones son,
pero más bellos son los actos,
cuando se hacen con amor.

De nada sirve vivir,
si no se sabe quien se es.
De nada sirve el triunfar,
Si no se ama lo que se es.

Son amigos el humilde y el virtuoso,
el honesto y el servicial,
del íntegro y laborioso,
aquél que es fiel y leal.

“Ama y haz lo que quieras”,
vive y ayuda a vivir.
Educa con el ejemplo,
con tu pensar y tu sentir.

Si hubiera
Por Siel

Si hubiera valorado mi cuerpo…
Si hubiera aprendido que cubre a un ser humano con grandes capacidades.
Si hubiera desarrollado sus funciones a plenitud.
Si hubiera tomado conciencia de lo grandioso de su capacidad reproductiva.
Si hubiera apreciado la formación de una nueva vida en mi ser.
Si hubiera comprendido que esa vida es independiente y ajena a mi voluntad.
Si hubiera respetado su espacio, aún cuando, éste, estuviera en mí.
Si hubiera valorado mi cuerpo, el inicio de una vida en mí, me habría dignificado.
Si hubiera valorado mi cuerpo, sabría que tendría su propia historia.
Si hubiera valorado mi cuerpo, contemplaría con mi imaginación su maravilloso desarrollo para llegar a nacer.
Si hubiera valorado mi cuerpo, comprendería que yo le serviría como un primer hogar.
Si hubiera valorado mi cuerpo, lo habría cultivado sanamente para tal desarrollo.
Si hubiera valorado mi cuerpo, conocerme como ser, me hubiese evitado caer en lo fatal.
Si hubiera valorado mi cuerpo… hubiera valorado el suyo…
Si hubiera valorado mi cuerpo…

(1)BASAVE, Agustín, “Interacciones y proyecciones de la filosofía y la poesía”, en ¿Qué es la poesía? Introducción filosófica a la poética, México, FCE, 2002, p. 325.



::: 4 hits

7 respuestas a "Poesía"

  1. Me gusta la poesía, especialmente Borges,cuando lo leo, me transforma.
    Me convence E. Kant.
    Cuando leo a Ortega Y Gasset caigo en la cuenta.
    San Juan De La Cruz, me postró de rodillas.
    Con Descartes, dudé,pensé, existí.
    Cuanto me gustaría tener le don de transmitir lo que hay en mi interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *