Simon Critchley y las paradojas del fútbol. Por Darío Jaramillo

Liverpool, pasión y después

Abstract

Los simples mortales tenemos una idea de los filósofos calcada de individuos como Hegel, o Marx, o Tomás de Aquino o Kant: tipos que construyeron sistemas coherentes que explican la realidad con una consistencia lógica que seguramente no se le ocurriría a Dios. Leyes cuasi matemáticas, categorías, silogismos, así funciona el mundo, tesis, antítesis, y síntesis, postulados lógicos, lecturas de la historia muy dialécticas y muy causa-efecto. Solo hasta el siglo XIX fueron notables otros filósofos asistemáticos, libérrimos, mucho más literarios, más locos, más atrevidos. El mejor ejemplo es Nietzsche. Después de ese santo hubo otros. Schopenhauer, Kierkegaard. Acaso el modelo de filósofo del siglo XXI corresponde más a ese arquetipo. Aunque cabe admitir que unos y otros, tanto los ajedrecísticos —como Kant— como los caóticos tienen en común el vicio de legitimarse citando a los filósofos anteriores; ah, y hacen fiesta contando cuentos de mitología griega o de personajes de Eurípides y de Sófocles. Pero los asistemáticos son más cotidianos, más cercanos a nosotros y tratan temas de la vida diaria. Como Savater o como el sorprendente Ignacio Castro Rey, autor de un libro excepcional, Ética del desorden.

Notas

EN QUÉ PENSAMOS CUANDO PENSAMOS EN FÚTBOL, de Simon Critchley. Sexto Piso, 2018. Madrid, 168 págs.

Fuente: https://www.elpais.com.uy/cultural/simon-critchley-paradojas-futbol.html

29 de marzo de 2020.  URUGUAY

 



::: 1 hits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *